11 de octubre 2012    /   CREATIVIDAD
por
 

Las impresiones cotidianas de Polkka Jam

11 de octubre 2012    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Las cosas sencillas también son inspiradoras. Las situaciones cotidianas construyen la realidad. Esa realidad es, en el caso, de Polkka Jam, el mejor vehículo para expresar su creatividad. Kristiina Haapalainen y Sami Vähä-Aho comenzaron a reflejar su vida desde su estudio en Finlandia, Polkka Jam. Allí componen escenas con elementos pequeño, comunes, terrenales de clara influencia vintage.

Ella es diseñadora textil. Él, diseñador gráfico. Comenzaron poco a poco, con el sosiego que otorga arrancar un proyector sin presiones ni exigencias externas. Lo único que querían hacer era bellas impresiones que miraran a los orígenes del pop art. «Hace una década no era muy común tener una pequeña empresa independiente que ilustrase y fabricase los productos», señala Sami Vähä-Aho. Comenzaron a inspirarse en su hogar, en la ciudad, en la naturaleza o en la música que escuchaban. Se sienten felices porque «el diseño independiente está experimentando un florecimiento y es genial».

Polkka Jam se empapa de las influencias de los carteles de Europa del Este, de la gráfica de los cuentos infantiles y de ilustradores y artistas como Harley Harper, Esteri Tomula, Didier Comès, Jim Flora, Hugo Pratt o Tove Jansson. «Aprendemos de la gente que hace vive de la misma manera que siente, gente que ha encontrado su camino y han seguido a su intuición».

Comenzaron fabricando sus propios productos con sus propias manos. Ahora han crecido y se dedican a diseñarlos. «Hemos creado una buena red de personas a las que podemos encargárselos. Antes hacíamos todo desde Turku, donde estamos, pero ahora lo manejamos todo a través de una tienda web y tenemos distribuidores que envían nuestra colección», cuenta el diseñador.

Haapalainen y Vähä-Aho piensan que hacer las cosas por sí mismo es la única manera de hacerlas -«tenemos un background DIY»-. Aceptan, eso sí, que si siguen creciendo de manera natural, en algún momento dejarán totalmente la venta de los productos a alguien pueda hacerlo mejor. «En muy sencillo comenzar con tu propia tienda web y vender directamente a los usuarios pero consume mucho tiempo. Tienes que organizarte muy bien para mantenerte centrado en la parte de diseño», declara Vähä-Aho. «Es clave encontrar buenos partners».

Las cosas sencillas también son inspiradoras. Las situaciones cotidianas construyen la realidad. Esa realidad es, en el caso, de Polkka Jam, el mejor vehículo para expresar su creatividad. Kristiina Haapalainen y Sami Vähä-Aho comenzaron a reflejar su vida desde su estudio en Finlandia, Polkka Jam. Allí componen escenas con elementos pequeño, comunes, terrenales de clara influencia vintage.

Ella es diseñadora textil. Él, diseñador gráfico. Comenzaron poco a poco, con el sosiego que otorga arrancar un proyector sin presiones ni exigencias externas. Lo único que querían hacer era bellas impresiones que miraran a los orígenes del pop art. «Hace una década no era muy común tener una pequeña empresa independiente que ilustrase y fabricase los productos», señala Sami Vähä-Aho. Comenzaron a inspirarse en su hogar, en la ciudad, en la naturaleza o en la música que escuchaban. Se sienten felices porque «el diseño independiente está experimentando un florecimiento y es genial».

Polkka Jam se empapa de las influencias de los carteles de Europa del Este, de la gráfica de los cuentos infantiles y de ilustradores y artistas como Harley Harper, Esteri Tomula, Didier Comès, Jim Flora, Hugo Pratt o Tove Jansson. «Aprendemos de la gente que hace vive de la misma manera que siente, gente que ha encontrado su camino y han seguido a su intuición».

Comenzaron fabricando sus propios productos con sus propias manos. Ahora han crecido y se dedican a diseñarlos. «Hemos creado una buena red de personas a las que podemos encargárselos. Antes hacíamos todo desde Turku, donde estamos, pero ahora lo manejamos todo a través de una tienda web y tenemos distribuidores que envían nuestra colección», cuenta el diseñador.

Haapalainen y Vähä-Aho piensan que hacer las cosas por sí mismo es la única manera de hacerlas -«tenemos un background DIY»-. Aceptan, eso sí, que si siguen creciendo de manera natural, en algún momento dejarán totalmente la venta de los productos a alguien pueda hacerlo mejor. «En muy sencillo comenzar con tu propia tienda web y vender directamente a los usuarios pero consume mucho tiempo. Tienes que organizarte muy bien para mantenerte centrado en la parte de diseño», declara Vähä-Aho. «Es clave encontrar buenos partners».

Compártelo twitter facebook whatsapp
Mi holograma se va de manifa
Puzzles tridimensionals procedentes de discos de vinilo
¿Por qué vistes como vistes?
Muebles diferentes para gente creativa
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *