fbpx
16 de noviembre 2009    /   CREATIVIDAD
por
 

¿Por qué el design thinking es más competitivo?

16 de noviembre 2009    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

portada

Hubo un tiempo en el que la mayor parte de los problemas en una empresa se resolvían con una calculadora pero “el mundo de los negocios está cansado de los ejércitos de analistas”. “Las empresas han llevado el pensamiento analítico tan lejos que se ha vuelto improductivo. Ninguna idea en el mundo se ha probado de antemano con razonamiento inductivo o deductivo”.

Todas estas ideas proceden de The Design of Business: Why Design Thinking is the Next Competitive, un libro escrito por Roger Martin en el que habla de las ventajas del pensamiento de diseño o design thinking en los negocios.

Martin asegura que la mayor parte de las compañías tratan de ser innovadoras pero el enemigo de la innovación es el mandato “Pruébalo”. El profesor de la Universidad de Toronto asegura que una idea no se puede probar para ver si funciona antes de implantarla mediante razonamiento inductivo o deductivo.

El académico asegura que la ciencia se ha impuesto en la forma de gestionar las compañías. El pensamiento lógico ha dominado durante muchos años las directrices de las empresas y, para que se produzcan nuevas ideas, tienen que haber un nuevo tipo de pensamiento. Y ahí es donde entra el pensamiento de diseño, un tipo de pensamiento que establece un equilibrio entre la exploración y la explotación, la invención y la administración de un negocio, la originalidad y la maestría.

El design thinking es un proceso destinado a resolver asuntos de forma práctica mediante la combinación de empatía, creatividad y racionalidad.

En tecnología también se ha introducido la palabra diseño con un significado que va más allá de las formas y la estética. Se utiliza para hablar de funcionamiento y supone un paso más allá de la usabilidad.

Tim Brown, presidente de la consultora de diseño Ideo, comentaba hace unas semanas en un artículo de The New York Times que el pensamiento de diseño es una forma de crear nuevas opciones que no se basan en lo establecido y poner en práctica un pensamiento divergente.

Brown explica que “la mayoría de los procesos empresariales se basan en hacer una elección entre las alternativas existentes. Si tu competencia hace lo mismo que tú, es difícil diferenciarte. Para innovar, debemos considerar nuevas alternativas y nuevas soluciones para los problemas. Eso es lo que el diseño puede hacer”.

portada

Hubo un tiempo en el que la mayor parte de los problemas en una empresa se resolvían con una calculadora pero “el mundo de los negocios está cansado de los ejércitos de analistas”. “Las empresas han llevado el pensamiento analítico tan lejos que se ha vuelto improductivo. Ninguna idea en el mundo se ha probado de antemano con razonamiento inductivo o deductivo”.

Todas estas ideas proceden de The Design of Business: Why Design Thinking is the Next Competitive, un libro escrito por Roger Martin en el que habla de las ventajas del pensamiento de diseño o design thinking en los negocios.

Martin asegura que la mayor parte de las compañías tratan de ser innovadoras pero el enemigo de la innovación es el mandato “Pruébalo”. El profesor de la Universidad de Toronto asegura que una idea no se puede probar para ver si funciona antes de implantarla mediante razonamiento inductivo o deductivo.

El académico asegura que la ciencia se ha impuesto en la forma de gestionar las compañías. El pensamiento lógico ha dominado durante muchos años las directrices de las empresas y, para que se produzcan nuevas ideas, tienen que haber un nuevo tipo de pensamiento. Y ahí es donde entra el pensamiento de diseño, un tipo de pensamiento que establece un equilibrio entre la exploración y la explotación, la invención y la administración de un negocio, la originalidad y la maestría.

El design thinking es un proceso destinado a resolver asuntos de forma práctica mediante la combinación de empatía, creatividad y racionalidad.

En tecnología también se ha introducido la palabra diseño con un significado que va más allá de las formas y la estética. Se utiliza para hablar de funcionamiento y supone un paso más allá de la usabilidad.

Tim Brown, presidente de la consultora de diseño Ideo, comentaba hace unas semanas en un artículo de The New York Times que el pensamiento de diseño es una forma de crear nuevas opciones que no se basan en lo establecido y poner en práctica un pensamiento divergente.

Brown explica que “la mayoría de los procesos empresariales se basan en hacer una elección entre las alternativas existentes. Si tu competencia hace lo mismo que tú, es difícil diferenciarte. Para innovar, debemos considerar nuevas alternativas y nuevas soluciones para los problemas. Eso es lo que el diseño puede hacer”.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Los 7 arcángeles de José Manuel Hortelano-Pi
El artista que perdió el interés por los pinceles en la escuela
Mamá, de mayor quiero ser 'hacker'
Tipografías desde Tailandia para abrir mentes
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 5
  • Creo que en estos tiempos en donde todos nos tenemos que «reinventar», las empresas han de ver misiones, objetivos, estrategias con una óptica distinta a la del enfoque «tradicional» de cara a estar presentes en la siguiente década. Ya no basta ver la hoja de cálculo para analizar el lanzamiento de un nuevo producto, sino que también hay que ver la repercusión en su entorno, su posicionamiento, como va afectar la vida de sus usuarios, etc….Desde mi punto de vista, el pensamiento ciéntífico, no ha de ser la pieza fundamental para gestionar exitosamente un proyecto, como había sido hasta ahora……..y celebro que así sea.

    • ¿Y como consigues ver la repercusión en su entorno, su posicionamiento, como va afectar la vida de sus usuarios, etc…. si no es usando el modelo científico de algún modo… ?

  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *