fbpx
12 de noviembre 2010    /   IDEAS
por
 

¿Por qué la educación actual no funciona?

12 de noviembre 2010    /   IDEAS     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

El sistema educativo está en tela de juicio. En ocasiones entrar en un aula se convierte en el acto más parecido a introducirse en el túnel del tiempo… aunque la gran mayoría del mundo no sea consciente de ello. El pasado ha dejado de funcionar y el reconocido experto en educación Ken Robinson lo explica de forma magistral en una charla de TED que ha animado RSA.

“El sistema actual fue diseñado y concebido para una época distinta”, dice Robinson. “Se inventó en la cultura intelectual de la Ilustración, en el XVIII, en la revolución industrial”. En aquella época no había educación pública e implantarla resultaba una idea revolucionaria. Los sectores más conservadores se oponían a la idea. La clase trabajadora no debía estudiar.

La sociedad se dividía entre los que estudiaban y los que no. Los primeros eran «los listos» y los segundos «los no listos». Un modelo que, según Robinson, ha llevado al caos. En la sociedad y también en el arte, que se ha convertido en «víctima de esta mentalidad».

Las cosas han cambiado radicalmente. Ninguna generación en la historia ha vivido rodeada de tantos estímulos de información como la de los niños de hoy. Pero eso no se está reflejando en la educación.

Los niños reciben una educación basada en los intereses de la industrialización y, además, es un reflejo de ese modelo. ¿Por ejemplo? La organización de los colegios. La entrada la marca un timbre, los baños de niños y niñas están separados, se enseñan asignaturas diferenciadas por temáticas, se educa en la especialización y los niños se agrupan por edades. «¿Por qué hacemos eso?». «El dato que buscamos en común entre ellos es su edad». El modelo se basa en la estandarización.

Robinson propone ir en sentido opuesto. Apuesta por un modelo que utilice el pensamiento divergente para encontrar varias respuesta a una pregunta, para que un enunciado no tenga una única solución. Esa capacidad de ofrecer múltiples propuestas ante un problema la tienen la gran mayoría de los niños en la guardería. Pero conforme van creciendo, conforme van estudiando y el sistema educativo los va modelando, esta capacidad se reduce progresivamente.

Los profesores decían: «No mires», «No copies». Pero nunca lo llamaron «colaborar». Nunca pensaron que la mayor parte del conocimiento se adquiere en grupo.

El sistema educativo está en tela de juicio. En ocasiones entrar en un aula se convierte en el acto más parecido a introducirse en el túnel del tiempo… aunque la gran mayoría del mundo no sea consciente de ello. El pasado ha dejado de funcionar y el reconocido experto en educación Ken Robinson lo explica de forma magistral en una charla de TED que ha animado RSA.

“El sistema actual fue diseñado y concebido para una época distinta”, dice Robinson. “Se inventó en la cultura intelectual de la Ilustración, en el XVIII, en la revolución industrial”. En aquella época no había educación pública e implantarla resultaba una idea revolucionaria. Los sectores más conservadores se oponían a la idea. La clase trabajadora no debía estudiar.

La sociedad se dividía entre los que estudiaban y los que no. Los primeros eran «los listos» y los segundos «los no listos». Un modelo que, según Robinson, ha llevado al caos. En la sociedad y también en el arte, que se ha convertido en «víctima de esta mentalidad».

Las cosas han cambiado radicalmente. Ninguna generación en la historia ha vivido rodeada de tantos estímulos de información como la de los niños de hoy. Pero eso no se está reflejando en la educación.

Los niños reciben una educación basada en los intereses de la industrialización y, además, es un reflejo de ese modelo. ¿Por ejemplo? La organización de los colegios. La entrada la marca un timbre, los baños de niños y niñas están separados, se enseñan asignaturas diferenciadas por temáticas, se educa en la especialización y los niños se agrupan por edades. «¿Por qué hacemos eso?». «El dato que buscamos en común entre ellos es su edad». El modelo se basa en la estandarización.

Robinson propone ir en sentido opuesto. Apuesta por un modelo que utilice el pensamiento divergente para encontrar varias respuesta a una pregunta, para que un enunciado no tenga una única solución. Esa capacidad de ofrecer múltiples propuestas ante un problema la tienen la gran mayoría de los niños en la guardería. Pero conforme van creciendo, conforme van estudiando y el sistema educativo los va modelando, esta capacidad se reduce progresivamente.

Los profesores decían: «No mires», «No copies». Pero nunca lo llamaron «colaborar». Nunca pensaron que la mayor parte del conocimiento se adquiere en grupo.

Compártelo twitter facebook whatsapp
¿Podemos solucionar problemas de la vida real haciendo teatro?
Manual del explorador de fantasía
Rajoy y la homeopatía del deporte
¿Sabes por qué construyeron el Pentágono de EEUU en forma de pentágono?
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 1
  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *