11 de octubre 2011    /   DIGITAL
por
 

Pornografía y libertad: Los planes de David Cameron para crear una zona roja en Internet

11 de octubre 2011    /   DIGITAL     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image


El afán de los políticos europeos por regular Internet sigue más vivo que nunca. Hoy tenemos el honor de dar la bienvenida a un nuevo miembro: David Cameron. Pero no estará solo. En el interior de este club podrá fraternizar con su homónimo francés Nicolas ‘Hadopi’ Sarkozy y la ministra Sinde.
Pero Cameron es un tío listo. Ha aprendido de los errores del pasado. Sabe que la excusa de la piratería ya no vale. Lo más ‘in’ ahora es resaltar la lucha contra la pornografía y el efecto que tiene sobre los niños que acceden inconscientemente a ella. Por eso, el primer ministro británico ha llegado a un acuerdo con las principales operadoras del país para que los nuevos contratantes de servicios de Internet especifiquen si quieren ver páginas de contenido explícito o no.
En caso de marcar la opción no, el operador ofrecerá una web pulcra, libre de páginas web pornográficas. El criterio está aún por determinar.
No dudo de las buenas intenciones del líder conservador y el sindicato de madres británicas que impulsa la iniciativa pero surgen muchas dudas sobre su operatividad.
¿Quién decide que es explícito y que no? ¿Quiénes son los policías?
¿Yorokobu estará en la zona roja de Internet por publicar una noticia sobre guerilla de ganchillo que incluye a una mujer semidesnuda?
¿Obras de literatura que contengan algunas palabras ‘obscenas’ también serán sujetas a la benevolencia del censor?
¿Es una ley Sinde por la puerta de atrás?
¿No es mejor dejar a cada familia que implante los filtros que vean necesarios para sus hijos?
¿Se podría implantar una ley similar en España apelando a la necesidad de recuperar la moral y proteger a los niños?
Son muchas dudas. Todavía no tenemos las respuestas.


El afán de los políticos europeos por regular Internet sigue más vivo que nunca. Hoy tenemos el honor de dar la bienvenida a un nuevo miembro: David Cameron. Pero no estará solo. En el interior de este club podrá fraternizar con su homónimo francés Nicolas ‘Hadopi’ Sarkozy y la ministra Sinde.
Pero Cameron es un tío listo. Ha aprendido de los errores del pasado. Sabe que la excusa de la piratería ya no vale. Lo más ‘in’ ahora es resaltar la lucha contra la pornografía y el efecto que tiene sobre los niños que acceden inconscientemente a ella. Por eso, el primer ministro británico ha llegado a un acuerdo con las principales operadoras del país para que los nuevos contratantes de servicios de Internet especifiquen si quieren ver páginas de contenido explícito o no.
En caso de marcar la opción no, el operador ofrecerá una web pulcra, libre de páginas web pornográficas. El criterio está aún por determinar.
No dudo de las buenas intenciones del líder conservador y el sindicato de madres británicas que impulsa la iniciativa pero surgen muchas dudas sobre su operatividad.
¿Quién decide que es explícito y que no? ¿Quiénes son los policías?
¿Yorokobu estará en la zona roja de Internet por publicar una noticia sobre guerilla de ganchillo que incluye a una mujer semidesnuda?
¿Obras de literatura que contengan algunas palabras ‘obscenas’ también serán sujetas a la benevolencia del censor?
¿Es una ley Sinde por la puerta de atrás?
¿No es mejor dejar a cada familia que implante los filtros que vean necesarios para sus hijos?
¿Se podría implantar una ley similar en España apelando a la necesidad de recuperar la moral y proteger a los niños?
Son muchas dudas. Todavía no tenemos las respuestas.

Compártelo twitter facebook whatsapp
7 personajes en busca de ilustrador
¿Por qué ciertos lectores lo comentan todo?
Iron Sky 2: los fans como productores de cine
Moredays, una agenda para seres creativos
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 1
  • Comentarios cerrados.

    El rollo legal de las cookies

    La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

    ACEPTAR
    Aviso de cookies
    Publicidad