5 de mayo 2015    /   ENTRETENIMIENTO
por
 

Un fanzine para ver el porno del Plus como en los 90

5 de mayo 2015    /   ENTRETENIMIENTO     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Pasadas las 12 de la noche del viernes llegaba la hora del porno al Plus. Los aficionados al género y abonados al canal de pago, abrían bien los ojos para no perder detalle. Los no abonados, en cambio, los entrecerraban para percatarse de algo. Una forma de ver porno que se convirtió en un clásico de los 90 y que ahora vuelve en forma de fanzine.

«Carnal + es un homenaje al porno del Plus, y a todos aquellos que se dejaron los ojos delante de la pantalla, y que en vez de pagar un decodificador, prefirieron probar todos los métodos habidos y por haber para intentar dilucidar la imagen de la pantalla».
Jorge Garaje, el creador del fanzine, nunca tuvo decodificador. Tampoco había intentado ver nunca una peli de los viernes hasta que un día decidió hacerlo por eso de no ser el raro del grupo. «Muchos de mis compañeros de clase decían que no hacía falta, y cada uno explicaba su propio “método” decodificador: pegar folios a la pantalla, ponerse la camiseta encima de la cabeza, ponerte un peine encima de los ojos… ».
Aquella noche, Garaje dice sentir cómo el mundo se abría bajo sus pies cuando de repente aparecieron las rayas grises en la pantalla. «No distinguía absolutamente nada, pero se suponía que lo que tenía delante de mis ojos era PORNO. Estaba demasiado acojonado para probar cualquiera de los métodos que me habían dicho, así que solo fui capaz de regular el brillo y contraste de la pantalla para ver si podía distinguir algo entre toda aquella maraña de sombras. Estuve viendo lo suficiente como para decir el lunes que yo también había visto “la porno del Plus”, pero ahí se quedó la cosa».
Jorge no volvió a repetir. La experiencia no solo había sido decepcionante sino que ahora se sentía mucho más ‘bicho raro’ que antes: «No sabía si alguien conseguía ver algo de verdad. Estaba seguro de que la mayoría eran como yo, pero por si acaso nunca lo dije. Eso sí, las conversaciones sobre el tema siguieron rondándome mucho tiempo más».
Años después, lo ve claro. «Estoy seguro de que nadie tuvo un “método» que funcionase de verdad». Y ahora, ha decidido sacarse la espinita con un fanzine que, «mediante animaciones lenticulares, recrea las viejas emisiones pornográficas codificadas del primer canal de pago que se implantó en España a principios de los 90».
«Todo el fanzine está infestado de imágenes (más bien, animaciones) pornográficas. Eso sí, solo pueden verse con el filtro. Un amigo me dijo: “Tío, ojalá hubiera tenido este fanzine con 15 años, en serio”, y creo que esa expresión puede sintetizar muy bien el proyecto. Es muy discreto, (tu madre se lo puede encontrar y no va a ver nada) y aporta algo bastante más que una imagen. No necesita batería y puede dejar una mano libre a quien se le tercie».
C+Fanzine_inside2
Portada
C+Fanzine_covers

Pasadas las 12 de la noche del viernes llegaba la hora del porno al Plus. Los aficionados al género y abonados al canal de pago, abrían bien los ojos para no perder detalle. Los no abonados, en cambio, los entrecerraban para percatarse de algo. Una forma de ver porno que se convirtió en un clásico de los 90 y que ahora vuelve en forma de fanzine.

«Carnal + es un homenaje al porno del Plus, y a todos aquellos que se dejaron los ojos delante de la pantalla, y que en vez de pagar un decodificador, prefirieron probar todos los métodos habidos y por haber para intentar dilucidar la imagen de la pantalla».
Jorge Garaje, el creador del fanzine, nunca tuvo decodificador. Tampoco había intentado ver nunca una peli de los viernes hasta que un día decidió hacerlo por eso de no ser el raro del grupo. «Muchos de mis compañeros de clase decían que no hacía falta, y cada uno explicaba su propio “método” decodificador: pegar folios a la pantalla, ponerse la camiseta encima de la cabeza, ponerte un peine encima de los ojos… ».
Aquella noche, Garaje dice sentir cómo el mundo se abría bajo sus pies cuando de repente aparecieron las rayas grises en la pantalla. «No distinguía absolutamente nada, pero se suponía que lo que tenía delante de mis ojos era PORNO. Estaba demasiado acojonado para probar cualquiera de los métodos que me habían dicho, así que solo fui capaz de regular el brillo y contraste de la pantalla para ver si podía distinguir algo entre toda aquella maraña de sombras. Estuve viendo lo suficiente como para decir el lunes que yo también había visto “la porno del Plus”, pero ahí se quedó la cosa».
Jorge no volvió a repetir. La experiencia no solo había sido decepcionante sino que ahora se sentía mucho más ‘bicho raro’ que antes: «No sabía si alguien conseguía ver algo de verdad. Estaba seguro de que la mayoría eran como yo, pero por si acaso nunca lo dije. Eso sí, las conversaciones sobre el tema siguieron rondándome mucho tiempo más».
Años después, lo ve claro. «Estoy seguro de que nadie tuvo un “método» que funcionase de verdad». Y ahora, ha decidido sacarse la espinita con un fanzine que, «mediante animaciones lenticulares, recrea las viejas emisiones pornográficas codificadas del primer canal de pago que se implantó en España a principios de los 90».
«Todo el fanzine está infestado de imágenes (más bien, animaciones) pornográficas. Eso sí, solo pueden verse con el filtro. Un amigo me dijo: “Tío, ojalá hubiera tenido este fanzine con 15 años, en serio”, y creo que esa expresión puede sintetizar muy bien el proyecto. Es muy discreto, (tu madre se lo puede encontrar y no va a ver nada) y aporta algo bastante más que una imagen. No necesita batería y puede dejar una mano libre a quien se le tercie».
C+Fanzine_inside2
Portada
C+Fanzine_covers

Compártelo twitter facebook whatsapp
Harrodsburg, la Disneylandia consumista de los millonarios árabes
WTF! Hallan desconocido hongo milenario en un pueblo de China
¿El smartwatch es la nueva riñonera?
Lo más vello de la historia de América
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 5
  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    El rollo legal de las cookies

    La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

    ACEPTAR
    Aviso de cookies
    Publicidad