12 de mayo 2020    /   CREATIVIDAD
por
 

TAVO STUDIO construye la portada de Yorokobu que anuncia el Gran Reseteo

12 de mayo 2020    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Es un terremoto del que emerge un tiempo nuevo. Ha sacudido todo. Todo. Lo puede sentir en sus manos quienes lean la revista impresa de Yorokobu de este mes de mayo. Y, al cogerla, estarán agarrados a la pared en la que el artista Suso33 dibujó, con sus botes de pintura, la palabra Yorokobu

Aquel grafiti fue la primera portada de esta revista. 
Fue en el otoño de 2009. 

portada Yorokobu mayo

Pasaron 11 años y 112 revistas. Todo parecía rodar atendiendo los modales de la cinética hasta que, de repente, un virus interrumpió el camino y hubo que pegar un frenazo de espanto. 

tavo studio yorokobu

El parón llevó a una conclusión: tenemos que hacer un reseteo de las verdades y los valores. El mundo ya lo ha hecho por su cuenta: un gran reseteo, el Gran Reseteo. Esto es lo que está ocurriendo en la portada que ves, lo que llevó a TAVO STUDIO a volver al muro de la primera cubierta de Yorokobu, a aquel «taqueo de Suso33 sobre una pared gris y unos emojis en las oes», y que de ahí emergiese ese algo nuevo que todos estamos obligados a ser. 

tavo studio yorokobu

tavo studio yorokobu

tavo studio yorokobu

Este reinicio llevó a TAVO STUDIO a pensar en «un renacer, una nueva época, un nuevo Yorokobu». En un después que necesitaba el antes: «Nos gustaba la idea de utilizar esa misma pared y que desde dentro de ella surgiese un nuevo Yorokobu. Al mismo tiempo, rendimos un homenaje a aquella primera tirada impresa y a Suso33», explican en TAVO STUDIO. «Nuestro lettering surge después de escarbar esa pared, después de recorrer un duro camino; la erosión del tiempo sobre la primera pared nos desvela un nuevo Yorokobu». 

Recuperar la portada de Suso33 actualiza las palabras que el artista dijo entonces. «Todo lo que hago es efímero. Todo lo hago para traspasar vallas y traspasar barreras humanas. Esas son las más difíciles, las barreras interiores de uno mismo». Una filosofía útil antes y útil hoy.

Aquí puedes ver la revista de mayo en PDF.

tavo studio yorokobu

tavo studio yorokobu

tavo studio yorokobu

Es un terremoto del que emerge un tiempo nuevo. Ha sacudido todo. Todo. Lo puede sentir en sus manos quienes lean la revista impresa de Yorokobu de este mes de mayo. Y, al cogerla, estarán agarrados a la pared en la que el artista Suso33 dibujó, con sus botes de pintura, la palabra Yorokobu

Aquel grafiti fue la primera portada de esta revista. 
Fue en el otoño de 2009. 

portada Yorokobu mayo

Pasaron 11 años y 112 revistas. Todo parecía rodar atendiendo los modales de la cinética hasta que, de repente, un virus interrumpió el camino y hubo que pegar un frenazo de espanto. 

tavo studio yorokobu

El parón llevó a una conclusión: tenemos que hacer un reseteo de las verdades y los valores. El mundo ya lo ha hecho por su cuenta: un gran reseteo, el Gran Reseteo. Esto es lo que está ocurriendo en la portada que ves, lo que llevó a TAVO STUDIO a volver al muro de la primera cubierta de Yorokobu, a aquel «taqueo de Suso33 sobre una pared gris y unos emojis en las oes», y que de ahí emergiese ese algo nuevo que todos estamos obligados a ser. 

tavo studio yorokobu

tavo studio yorokobu

tavo studio yorokobu

Este reinicio llevó a TAVO STUDIO a pensar en «un renacer, una nueva época, un nuevo Yorokobu». En un después que necesitaba el antes: «Nos gustaba la idea de utilizar esa misma pared y que desde dentro de ella surgiese un nuevo Yorokobu. Al mismo tiempo, rendimos un homenaje a aquella primera tirada impresa y a Suso33», explican en TAVO STUDIO. «Nuestro lettering surge después de escarbar esa pared, después de recorrer un duro camino; la erosión del tiempo sobre la primera pared nos desvela un nuevo Yorokobu». 

Recuperar la portada de Suso33 actualiza las palabras que el artista dijo entonces. «Todo lo que hago es efímero. Todo lo hago para traspasar vallas y traspasar barreras humanas. Esas son las más difíciles, las barreras interiores de uno mismo». Una filosofía útil antes y útil hoy.

Aquí puedes ver la revista de mayo en PDF.

tavo studio yorokobu

tavo studio yorokobu

tavo studio yorokobu

Compártelo twitter facebook whatsapp
‘Smartify’: el ‘Shazam’ del arte que ejerce de guía de museos
Joe Matt: católico, sentimental y pornófilo
El culto al Lego
La nueva colección de Ai Ai Ai
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 1
  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    El rollo legal de las cookies

    La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

    ACEPTAR
    Aviso de cookies
    Publicidad