7 de diciembre 2016    /   CREATIVIDAD
por
 

La portada de Yorokobu que se monta con Deforme Blocks

7 de diciembre 2016    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

Queda poco para que la gente se hinche a uvas por eso del fin de año. Otro más al saco. Arruguillas y un culo más gordo mejor que estar muertos.

Y cuando se acerca esta fecha celebramos que tú, suscriptor, sigues vivo y continúas en la secta inexistente de Yorokobu. Por eso te regalamos una bolsa con piezas. Para que montes un castillo, un contramuro (ahora que Melilla y Trump han puesto las vallas tan de moda), el Halcón Milenario o la palabra Yorokobu.

Pero eso sólo ocurre si eres suscriptor. Si no, también tienes tu portada y también celebramos que estés con nosotros. La diferencia es que no hay bolsita regalo. Que nos jode a nosotros más que a ti, pero es que la pasta llega hasta donde llega.

Esta es la razón por la que Taller de Casquería, junto al fotógrafo Óscar Parasiego (La máquina de fotos), trabajaron sobre dos opciones de portada. Una muestra el vacío, un agujero en un escenario que quiso ser llenado pero que no llegó a la plenitud y que, sin embargo, invita a seguir jugando con el espacio. Otra llega cargada de ilusiones que aún deben cumplirse pero que están ahí, alimentando nuestros sueños, invitándonos a seguir construyendo sobre ellos.

propuesta-yorokobu-suscriptores

propuesta-yorokobu-general

Ambas pretenden hacernos jugar, pero cambiando las reglas. «Nos pareció divertido desde el principio ‘jugar a contrapelo’», explican los creadores. «Buscar aquello que el sistema no toleraba y tratar de llevarlo a cabo. Ir un poco en contra del propio juego».

«Tratamos de realizar con Deforme Blocks [nombre de las piezas de este conocido juego de construcción] formas inusuales. Por otra parte, quisimos que Yorokobu apareciese como ese ‘agujero’ recurrente en la obra de Paul Pfeiffer. Un agujero que a nuestro juicio abre esa vía emocionante».

yorokobu 01

«¿Qué ocurre cuando el mensaje en general, el objeto, el tema, desaparecen y dejan un agujero?», reflexionaba Niklas Maak sobre la obra del artista Paul Pfeiffer. Y en eso consiste el juego que proponen los autores de estas dos portadas: romper las reglas, construir dejando espacio al vacío, a ese agujero que invita a abrir nuevas vías creativas, a seguir otros caminos.

yorokobu 02

«Decidimos someter el juego (manual, intuitivo…) al láser (industrial, premeditado…) dando como resultado esta propuesta». De ahí estas dos piezas creadas con cortadora láser. Y una invitación para quien ahora contempla la portada de diciembre: seguir creando, seguir soñando, seguir formando hermosos vacíos que lo llenen todo o plenitudes incompletas que nos hagan desear seguir viviendo un año más. Y, por supuesto, seguir vivos 🙂

y_cover_diciembre2016

 

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

Queda poco para que la gente se hinche a uvas por eso del fin de año. Otro más al saco. Arruguillas y un culo más gordo mejor que estar muertos.

Y cuando se acerca esta fecha celebramos que tú, suscriptor, sigues vivo y continúas en la secta inexistente de Yorokobu. Por eso te regalamos una bolsa con piezas. Para que montes un castillo, un contramuro (ahora que Melilla y Trump han puesto las vallas tan de moda), el Halcón Milenario o la palabra Yorokobu.

Pero eso sólo ocurre si eres suscriptor. Si no, también tienes tu portada y también celebramos que estés con nosotros. La diferencia es que no hay bolsita regalo. Que nos jode a nosotros más que a ti, pero es que la pasta llega hasta donde llega.

Esta es la razón por la que Taller de Casquería, junto al fotógrafo Óscar Parasiego (La máquina de fotos), trabajaron sobre dos opciones de portada. Una muestra el vacío, un agujero en un escenario que quiso ser llenado pero que no llegó a la plenitud y que, sin embargo, invita a seguir jugando con el espacio. Otra llega cargada de ilusiones que aún deben cumplirse pero que están ahí, alimentando nuestros sueños, invitándonos a seguir construyendo sobre ellos.

propuesta-yorokobu-suscriptores

propuesta-yorokobu-general

Ambas pretenden hacernos jugar, pero cambiando las reglas. «Nos pareció divertido desde el principio ‘jugar a contrapelo’», explican los creadores. «Buscar aquello que el sistema no toleraba y tratar de llevarlo a cabo. Ir un poco en contra del propio juego».

«Tratamos de realizar con Deforme Blocks [nombre de las piezas de este conocido juego de construcción] formas inusuales. Por otra parte, quisimos que Yorokobu apareciese como ese ‘agujero’ recurrente en la obra de Paul Pfeiffer. Un agujero que a nuestro juicio abre esa vía emocionante».

yorokobu 01

«¿Qué ocurre cuando el mensaje en general, el objeto, el tema, desaparecen y dejan un agujero?», reflexionaba Niklas Maak sobre la obra del artista Paul Pfeiffer. Y en eso consiste el juego que proponen los autores de estas dos portadas: romper las reglas, construir dejando espacio al vacío, a ese agujero que invita a abrir nuevas vías creativas, a seguir otros caminos.

yorokobu 02

«Decidimos someter el juego (manual, intuitivo…) al láser (industrial, premeditado…) dando como resultado esta propuesta». De ahí estas dos piezas creadas con cortadora láser. Y una invitación para quien ahora contempla la portada de diciembre: seguir creando, seguir soñando, seguir formando hermosos vacíos que lo llenen todo o plenitudes incompletas que nos hagan desear seguir viviendo un año más. Y, por supuesto, seguir vivos 🙂

y_cover_diciembre2016

 

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Los 5 posts más vistos de la semana
CALLE 2016: Lavapiés en colores
El Talent Show del Yorokobu de papel
El artista que convierte películas y libros en miniaturas otomanas
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El rollo legal de las cookies

La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

ACEPTAR
Aviso de cookies