24 de diciembre 2015    /   CREATIVIDAD
por
 

El guateque magnético de Yorokobu

24 de diciembre 2015    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Lo que está ocurriendo ahí es un ‘guateque’. Parecía que esta palabra se la había tragado el tiempo, pero no es así. Una joven de 24 años la ha recuperado. Elisa González, la autora de la portada de la revista de Yorokobu de diciembre, retrocedió hasta los años 60 para montar un guateque e invitar a estos personajes.

y_diciembre

No era su intención viajar en el tiempo pero, al usar el término, se produjo la succión temporal y todos acabaron en una fiesta como aquellas que hacían en el salón de casa, donde bailaban música de discos de vinilo y bebían unas copas.

«Esta gente está contenta. Está feliz, como la palabra Yorokobu», indica Elisa González. «Suena la música y mueven el esqueleto». Y de nuevo se produce un salto en el tiempo. Eso era bailar en los años 80. En esta fiesta debe haber algún agujero de gusano por ahí suelto. Esos atajos espaciales que aparecen en las ecuaciones de la relatividad para llevarse las cosas de un tiempo a otro.

Dicen los científicos que esta puerta espacio-temporal está rodeada de una frontera esférica llamada horizonte de sucesos. En el caso de la cubierta de esta revista, el horizonte se reduce a dos situaciones. La primera ocurre si el lector no es suscriptor. En ese caso, le damos el trabajo hecho. Hemos montado una fiesta en color y hemos repartido las letras de la palabra Yorokobu entre los asistentes.

La segunda sucede si el lector es suscriptor. Entonces tendrá una portada imantada y las letras de la palabra Yorokobu. El guateque es en blanco y negro, y él decide a quién quiere dar cada grafema. Esos que Elisa González dibujó con su caligrafía, «escribiendo a mano alzada» sobre su tableta gráfica. Esta portada la hace el lector. Es para él. Y eso es lo que ocurre todos los años, en el mes de diciembre, como un bucle en el tiempo.

Puedes comprar un ejemplar en nuestra tienda. Los gastos de envío corren por cuenta de la casa. La portada magnética con los imanes es para los suscriptores de Yorokobu. Por eso, si te suscribes ahora, te la llevas a casa.

unoiman

dosiman

tresiman

cuatroiman

 

Lo que está ocurriendo ahí es un ‘guateque’. Parecía que esta palabra se la había tragado el tiempo, pero no es así. Una joven de 24 años la ha recuperado. Elisa González, la autora de la portada de la revista de Yorokobu de diciembre, retrocedió hasta los años 60 para montar un guateque e invitar a estos personajes.

y_diciembre

No era su intención viajar en el tiempo pero, al usar el término, se produjo la succión temporal y todos acabaron en una fiesta como aquellas que hacían en el salón de casa, donde bailaban música de discos de vinilo y bebían unas copas.

«Esta gente está contenta. Está feliz, como la palabra Yorokobu», indica Elisa González. «Suena la música y mueven el esqueleto». Y de nuevo se produce un salto en el tiempo. Eso era bailar en los años 80. En esta fiesta debe haber algún agujero de gusano por ahí suelto. Esos atajos espaciales que aparecen en las ecuaciones de la relatividad para llevarse las cosas de un tiempo a otro.

Dicen los científicos que esta puerta espacio-temporal está rodeada de una frontera esférica llamada horizonte de sucesos. En el caso de la cubierta de esta revista, el horizonte se reduce a dos situaciones. La primera ocurre si el lector no es suscriptor. En ese caso, le damos el trabajo hecho. Hemos montado una fiesta en color y hemos repartido las letras de la palabra Yorokobu entre los asistentes.

La segunda sucede si el lector es suscriptor. Entonces tendrá una portada imantada y las letras de la palabra Yorokobu. El guateque es en blanco y negro, y él decide a quién quiere dar cada grafema. Esos que Elisa González dibujó con su caligrafía, «escribiendo a mano alzada» sobre su tableta gráfica. Esta portada la hace el lector. Es para él. Y eso es lo que ocurre todos los años, en el mes de diciembre, como un bucle en el tiempo.

Puedes comprar un ejemplar en nuestra tienda. Los gastos de envío corren por cuenta de la casa. La portada magnética con los imanes es para los suscriptores de Yorokobu. Por eso, si te suscribes ahora, te la llevas a casa.

unoiman

dosiman

tresiman

cuatroiman

 

Compártelo twitter facebook whatsapp
Cómo se diseña un coche
La cara B de los pioneros gráficos
Tatuajes del 0 al 9
Cruceros aéreos que valen más de 100.000 euros
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 3
  • ¡Hola equipo Yorukobo!
    Os he conocido en un vuelo Barna Frankfurt y me habéis encantado. ¡Felicidades! Conté a mi novio un par de vuestras historias y le fascinasteis.Ahora quiero que mis amigos. Seguid así, sois geniales

  • La Teoría de la Relatividad yo no me la he creído nunca: demasiados gusanos y singularidades que conllevan paradojas.

    ¿Quien ha demostrado que la velocidad de la luz en el vacío C es constante con el tiempo?

    Y lo que es peor: ¿Cuándo?

    Si estoy en lo cierto, podría no existir el horizonte de sucesos expándiendose de forma esférica y constante desde el Big Bang, horizonte incomprensible que sólo se explica con teorías que simplifican por un lado las ecuaciones (muy elegantes, eso sí) pero que complican por otro lado la interpretación de la realidad observada o prevista tanto en el pasado como en el futuro. Además, no hay forma humana o razonable de unificar o relacionar las elegantes y teóricas ecuaciones relativistas con la mecánica cuántica o subatómica. Todavía menos en los instantes posteriores al Big Bang.

  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    El rollo legal de las cookies

    La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

    ACEPTAR
    Aviso de cookies
    Publicidad