28 de septiembre 2022    /   CREATIVIDAD
por
 

Portadasbien, enamorarse de un libro por la portada

En el diseño editorial, la primera impresión de una cubierta es lo que cuenta.

28 de septiembre 2022    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista Noviembre haciendo clic aquí.

En España, hay algo más de 3.000 editoriales en activo (según estadísticas de 2019) y se publican unos 181 millones de libros (datos de 2020). Y eso son muchos, muchísimos libros. Que un lector se incline por uno u otro cuando los ve todos expuestos en las librerías dependerá de quién los firma y de su calidad literaria, por supuesto. Pero también de cómo le entre por los ojos cuando no busca nada en concreto o no conoce ni al autor ni a la obra en cuestión. Por eso es importante el diseño de una portada, porque es la puerta de acceso a la lectura.

Eso es lo que piensa, al menos, Marta Taboada, una directora de arte freelance de Castellón, aunque ahora reside en Madrid. Y por eso ha creado el proyecto @portadasbien en Instagram, una cuenta en la que analiza y explica los procesos y referencias de portadas que destacan por su diseño y con la que pretende dar un espacio al diseño editorial y a sus profesionales. Así, afirma, une sus dos pasiones: la dirección de arte y la lectura.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Portadas Bien (@portadasbien)

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Portadas Bien (@portadasbien)

Para Taboada, el diseño de portadas tiene sus propios códigos y lenguaje y son un género en sí mismas. «De hecho, es importante que lo tengan. No es lo mismo un cartel para una peli que la carátula de un vinilo o la cubierta de un libro. No te encuentras estas piezas gráficas en el mismo espacio ni en el mismo momento. Cada una tiene unas necesidades. En mi opinión, respetar estas necesidades es lo que diferencia una buena portada de una no tan buena».

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Portadas Bien (@portadasbien)

Aunque también lamenta que no sea un aspecto que se cuide mucho a la hora de publicar un libro. Ella cree que la alta demanda del mercado y los tiempos con los que trabajan las grandes editoriales pueden ser la causa por la que se esté rebajando el nivel estético de las portadas, salvo en el caso de algunas editoriales independientes, que sí ponen más mimo en todo el proceso de producción de un libro.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Portadas Bien (@portadasbien)

«En general, las estanterías de best sellers están cargadas de portadas con degradados, muchísimos ribetes en las serifas y un copia y pega de estética que para nada favorece al sector. Parece que se prioriza más la producción que el resultado final. Pero bueno, yo confío en que siempre aparece por alguna esquina un buen libro con una buena portada. Y a por ese voy yo».

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Portadas Bien (@portadasbien)

«En mi humilde opinión (de persona que no es experta ni practicante), una buena portada debe focalizar la atención en un único elemento, ya sea tipográfico, fotográfico, de ilustración o directamente compositivo, pero, sobre todo, debe transmitir de forma sencilla el concepto del libro. Si viendo la portada no sabes de qué va el libro, mal vamos». Así cree ella que debería ser un buen diseño en una cubierta.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Portadas Bien (@portadasbien)

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Portadas Bien (@portadasbien)

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Portadas Bien (@portadasbien)

Entre las editoriales que sí cuidan sus portadas, Marta Taboada destaca, a nivel internacional a FSG. «Tiene un portfolio finísimo. La mayoría de sus diseños son obra de Rodrigo Corral y de Oliver Munday». Y de las nacionales, la directora de arte se queda con Malas Tierras. «También el trabajo de Javier Jaén y, desde hace un tiempo, sigo de cerca todos los diseños de Judit Musachs que, aunque no sea únicamente diseñadora de portadas, es una de las mejores directoras de arte de este país. Entre sus trabajos editoriales está el realizado para la editorial Terranova, otra que me encanta».

Taboada analiza las portadas que le llaman la atención pormenorizadamente. Por eso ha dividido el proyecto en distintas secciones: Primeras Ediciones, Curiosidades, Quotes, Cartelería, Inspiración y otras especiales, como la que preparó para la Feria del Libro de Madrid.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Portadas Bien (@portadasbien)

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Portadas Bien (@portadasbien)

«La verdad es que cada una de las secciones ha ido saliendo sin ningún tipo de pensamiento previo. Yo me ponía a buscar información sobre un libro e iba encontrando más y más cosas, así que me decía “ah, pues mira, estaría bien hablar de esto”. Y así es como salió hablar de Primeras Ediciones, de grandes diseñadores como Munari, de editoriales desconocidas como la creada por Virginial Woolf, de los prints que se han publicado para promocionar ferias, editoriales y librerías en Cartelería y, sobre todo, de los Inspo Mondays, que no son más que una recopilación de portadas y diseño que publico cada lunes en Stories».

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista Noviembre haciendo clic aquí.

En España, hay algo más de 3.000 editoriales en activo (según estadísticas de 2019) y se publican unos 181 millones de libros (datos de 2020). Y eso son muchos, muchísimos libros. Que un lector se incline por uno u otro cuando los ve todos expuestos en las librerías dependerá de quién los firma y de su calidad literaria, por supuesto. Pero también de cómo le entre por los ojos cuando no busca nada en concreto o no conoce ni al autor ni a la obra en cuestión. Por eso es importante el diseño de una portada, porque es la puerta de acceso a la lectura.

Eso es lo que piensa, al menos, Marta Taboada, una directora de arte freelance de Castellón, aunque ahora reside en Madrid. Y por eso ha creado el proyecto @portadasbien en Instagram, una cuenta en la que analiza y explica los procesos y referencias de portadas que destacan por su diseño y con la que pretende dar un espacio al diseño editorial y a sus profesionales. Así, afirma, une sus dos pasiones: la dirección de arte y la lectura.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Portadas Bien (@portadasbien)

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Portadas Bien (@portadasbien)

Para Taboada, el diseño de portadas tiene sus propios códigos y lenguaje y son un género en sí mismas. «De hecho, es importante que lo tengan. No es lo mismo un cartel para una peli que la carátula de un vinilo o la cubierta de un libro. No te encuentras estas piezas gráficas en el mismo espacio ni en el mismo momento. Cada una tiene unas necesidades. En mi opinión, respetar estas necesidades es lo que diferencia una buena portada de una no tan buena».

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Portadas Bien (@portadasbien)

Aunque también lamenta que no sea un aspecto que se cuide mucho a la hora de publicar un libro. Ella cree que la alta demanda del mercado y los tiempos con los que trabajan las grandes editoriales pueden ser la causa por la que se esté rebajando el nivel estético de las portadas, salvo en el caso de algunas editoriales independientes, que sí ponen más mimo en todo el proceso de producción de un libro.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Portadas Bien (@portadasbien)

«En general, las estanterías de best sellers están cargadas de portadas con degradados, muchísimos ribetes en las serifas y un copia y pega de estética que para nada favorece al sector. Parece que se prioriza más la producción que el resultado final. Pero bueno, yo confío en que siempre aparece por alguna esquina un buen libro con una buena portada. Y a por ese voy yo».

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Portadas Bien (@portadasbien)

«En mi humilde opinión (de persona que no es experta ni practicante), una buena portada debe focalizar la atención en un único elemento, ya sea tipográfico, fotográfico, de ilustración o directamente compositivo, pero, sobre todo, debe transmitir de forma sencilla el concepto del libro. Si viendo la portada no sabes de qué va el libro, mal vamos». Así cree ella que debería ser un buen diseño en una cubierta.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Portadas Bien (@portadasbien)

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Portadas Bien (@portadasbien)

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Portadas Bien (@portadasbien)

Entre las editoriales que sí cuidan sus portadas, Marta Taboada destaca, a nivel internacional a FSG. «Tiene un portfolio finísimo. La mayoría de sus diseños son obra de Rodrigo Corral y de Oliver Munday». Y de las nacionales, la directora de arte se queda con Malas Tierras. «También el trabajo de Javier Jaén y, desde hace un tiempo, sigo de cerca todos los diseños de Judit Musachs que, aunque no sea únicamente diseñadora de portadas, es una de las mejores directoras de arte de este país. Entre sus trabajos editoriales está el realizado para la editorial Terranova, otra que me encanta».

Taboada analiza las portadas que le llaman la atención pormenorizadamente. Por eso ha dividido el proyecto en distintas secciones: Primeras Ediciones, Curiosidades, Quotes, Cartelería, Inspiración y otras especiales, como la que preparó para la Feria del Libro de Madrid.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Portadas Bien (@portadasbien)

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Portadas Bien (@portadasbien)

«La verdad es que cada una de las secciones ha ido saliendo sin ningún tipo de pensamiento previo. Yo me ponía a buscar información sobre un libro e iba encontrando más y más cosas, así que me decía “ah, pues mira, estaría bien hablar de esto”. Y así es como salió hablar de Primeras Ediciones, de grandes diseñadores como Munari, de editoriales desconocidas como la creada por Virginial Woolf, de los prints que se han publicado para promocionar ferias, editoriales y librerías en Cartelería y, sobre todo, de los Inspo Mondays, que no son más que una recopilación de portadas y diseño que publico cada lunes en Stories».

Compártelo twitter facebook whatsapp
La historia del sushi en cinta transportadora
Una revista sobre las historias que se esconden tras los objetos
Noche de techno en el museo
Absolut sigue transformando la escena artística emergente
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Publicidad