fbpx
23 de julio 2018    /   CINE/TV
por
 

Cómo los guionistas te manipulan con tus prejuicios sobre la belleza femenina

23 de julio 2018    /   CINE/TV     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Hay chistes que funcionan porque el cómico conoce o comparte los prejuicios del público. Uno de estos prejuicios considera que una mujer vale tanto como lo bella que es.

Prejuicios del público y argumentos de guion

Esta idea errónea está presente en frases como:

  • «Con lo guapa que es puede tener a quien quiera y está con ese que…».
  • «Qué mala persona es. No sé qué ha visto mengano en ella, si encima es fea».
  • «Con lo guapa que es su mujer y la deja por una que vale menos».

Son frases que dicen hombres y mujeres, y que los guionistas traducen en argumentos:

  • Si una mujer terriblemente hermosa conquista a un tipo corriente es un drama negro, ella lo conducirá al crimen.
  • Si el tipo corriente aspira a conquistar a una mujer bella es una comedia, ella es el premio.
  • Una amante más bella que una esposa es para esta un drama.
  • Una amante de físico común pero chispeante es una comedia. Solo así puede ganarse al público frente a una esposa bella que, necesariamente, es arisca.

(Argumentos que con frecuencia rezuman el rencor de sus guionistas. Que conquistar a la reina del baile es una venganza en papel).

El caso Sheldon: el chiste que funciona porque ella es bella

The Big Bang Theory es un ejemplo de cómo los guionistas usan los prejuicios sobre la belleza. Durante temporadas, conquistar a mujeres bellas fue una meta para los protagonistas masculinos. Excepto para Sheldon Cooper.

Primero, los guionistas juegan con el desinterés de Sheldon en el El vórtice psíquico (3×12). Sheldon —con puños de Hulk— y Raj caen en gracia a dos chicas en una fiesta. Acaban todos en el piso de Leonard y Sheldon. Raj se lía con su chica. Sheldon se retira a dormir, y la chica con la que pasó la noche hablando lo sigue con ganas de sexo.

«Dormiré en el dormitorio de Leonard. Buenas noches», dice Sheldon dejando a la chica plantada.

En este punto de la serie, Sheldon no busca pareja. El público acepta esta resolución del gag. Pero tras conocer a Amy y romper con ella, Sheldon quiere conocer a otra mujer para pasar página. En este momento, los guionistas recurren a los prejuicios sobre la belleza:

En La observación de la cita misteriosa (9×08), Sheldon publica enrevesados acertijos en una página web. Considera que la mujer que los resuelva dentro de un plazo será digna de él. Apenas acabado el plazo, una mujer atractiva llama a la puerta.

SHELDON: ¿Puedo ayudarte?
VANESSA: ¿Eres el físico que colocó el anuncio en Craigslist?
SHELDON: Sí.
VANESSA: Hola, soy Vanessa Bennet. Siento haber llegado un poco tarde, pero estaba atrapada en una aburrida conferencia sobre espectroscopía atómica cuando encontré tu anuncio. Me salvó la noche. Algunos de tus rompecabezas fueron realmente divertidos. Nunca antes traduje del klingon al sánscrito antiguo.
SHELDON: Cuidado, es adictivo.
VANESSA: Chija”e’vlKub je. O como dicen en sánscrito: Ahm asman matey-bee ta-teyva.
SHELDON: Y así te vuelves drogadicta al klingon-sánscrito.
VANESSA: Solo tuve que encontrar a la persona responsable de una idea tan brillante. Y no hay muchos hombres que aman la física, las lenguas muertas y las banderas del mundo.
SHELDON: Soy un unicornio. Bueno, la verdad, pareces una dama especial. Pero sabes, pasaste de la hora límite, así que… gracias por jugar.

Sheldon cierra la puerta. Vuelve al sofá.

En este punto, los editores de vídeo añaden exclamaciones de público sorprendido. Incitan al televidente a decir: ¡Qué idiota! El público no necesita estas risas. Está predispuesto a considerar la belleza como un valor.

Los guionistas de la serie, no contentos, remarcan el chiste: Raj y Howard están de pie, nerviosos, perplejos. Un escandalizado Raj grita:

«RAJ: ¡Cómo le has dicho que no!»

Una risa perdida remarca la frase de Raj.

¿Hubiera funcionado el gag con una chica poco agraciada? No. El público pensaría: «Bueno, no es bonita. Es lógico que la rechace».

Las bellezas ficticias en los programas de crímenes reales

Los prejuicios sobre la belleza se trasladan a los programas que recrean crímenes reales. Actores y actrices atractivos interpretan a personas de físico común o poco agraciadas.

Los actores rara vez se parecen a las auténticas víctimas o testigos o investigadores. Las mujeres definidas como fatales tienen una brisa que mece su pelo en una habitación cerrada.

¿El físico de los personajes reales influyó en el desarrollo de las historias? No. Las cosas pasan porque la gente está cerca de la gente. La belleza no influye en las relaciones fatales.

¿Y por qué los personajes reales y los ficticios son tan diferentes físicamente?

Quizá porque la belleza es un cliché. Un truco para el público. Un atajo para la recreación de los hechos. En el cine y las series —sobre todo en el cine—, un atajo para llegar cuanto antes a la pasión, al sexo y al amor. De nuevo, los prejuicios sobre la belleza condiciona la percepción del público.

Hay chistes que funcionan porque el cómico conoce o comparte los prejuicios del público. Uno de estos prejuicios considera que una mujer vale tanto como lo bella que es.

Prejuicios del público y argumentos de guion

Esta idea errónea está presente en frases como:

  • «Con lo guapa que es puede tener a quien quiera y está con ese que…».
  • «Qué mala persona es. No sé qué ha visto mengano en ella, si encima es fea».
  • «Con lo guapa que es su mujer y la deja por una que vale menos».

Son frases que dicen hombres y mujeres, y que los guionistas traducen en argumentos:

  • Si una mujer terriblemente hermosa conquista a un tipo corriente es un drama negro, ella lo conducirá al crimen.
  • Si el tipo corriente aspira a conquistar a una mujer bella es una comedia, ella es el premio.
  • Una amante más bella que una esposa es para esta un drama.
  • Una amante de físico común pero chispeante es una comedia. Solo así puede ganarse al público frente a una esposa bella que, necesariamente, es arisca.

(Argumentos que con frecuencia rezuman el rencor de sus guionistas. Que conquistar a la reina del baile es una venganza en papel).

El caso Sheldon: el chiste que funciona porque ella es bella

The Big Bang Theory es un ejemplo de cómo los guionistas usan los prejuicios sobre la belleza. Durante temporadas, conquistar a mujeres bellas fue una meta para los protagonistas masculinos. Excepto para Sheldon Cooper.

Primero, los guionistas juegan con el desinterés de Sheldon en el El vórtice psíquico (3×12). Sheldon —con puños de Hulk— y Raj caen en gracia a dos chicas en una fiesta. Acaban todos en el piso de Leonard y Sheldon. Raj se lía con su chica. Sheldon se retira a dormir, y la chica con la que pasó la noche hablando lo sigue con ganas de sexo.

«Dormiré en el dormitorio de Leonard. Buenas noches», dice Sheldon dejando a la chica plantada.

En este punto de la serie, Sheldon no busca pareja. El público acepta esta resolución del gag. Pero tras conocer a Amy y romper con ella, Sheldon quiere conocer a otra mujer para pasar página. En este momento, los guionistas recurren a los prejuicios sobre la belleza:

En La observación de la cita misteriosa (9×08), Sheldon publica enrevesados acertijos en una página web. Considera que la mujer que los resuelva dentro de un plazo será digna de él. Apenas acabado el plazo, una mujer atractiva llama a la puerta.

SHELDON: ¿Puedo ayudarte?
VANESSA: ¿Eres el físico que colocó el anuncio en Craigslist?
SHELDON: Sí.
VANESSA: Hola, soy Vanessa Bennet. Siento haber llegado un poco tarde, pero estaba atrapada en una aburrida conferencia sobre espectroscopía atómica cuando encontré tu anuncio. Me salvó la noche. Algunos de tus rompecabezas fueron realmente divertidos. Nunca antes traduje del klingon al sánscrito antiguo.
SHELDON: Cuidado, es adictivo.
VANESSA: Chija”e’vlKub je. O como dicen en sánscrito: Ahm asman matey-bee ta-teyva.
SHELDON: Y así te vuelves drogadicta al klingon-sánscrito.
VANESSA: Solo tuve que encontrar a la persona responsable de una idea tan brillante. Y no hay muchos hombres que aman la física, las lenguas muertas y las banderas del mundo.
SHELDON: Soy un unicornio. Bueno, la verdad, pareces una dama especial. Pero sabes, pasaste de la hora límite, así que… gracias por jugar.

Sheldon cierra la puerta. Vuelve al sofá.

En este punto, los editores de vídeo añaden exclamaciones de público sorprendido. Incitan al televidente a decir: ¡Qué idiota! El público no necesita estas risas. Está predispuesto a considerar la belleza como un valor.

Los guionistas de la serie, no contentos, remarcan el chiste: Raj y Howard están de pie, nerviosos, perplejos. Un escandalizado Raj grita:

«RAJ: ¡Cómo le has dicho que no!»

Una risa perdida remarca la frase de Raj.

¿Hubiera funcionado el gag con una chica poco agraciada? No. El público pensaría: «Bueno, no es bonita. Es lógico que la rechace».

Las bellezas ficticias en los programas de crímenes reales

Los prejuicios sobre la belleza se trasladan a los programas que recrean crímenes reales. Actores y actrices atractivos interpretan a personas de físico común o poco agraciadas.

Los actores rara vez se parecen a las auténticas víctimas o testigos o investigadores. Las mujeres definidas como fatales tienen una brisa que mece su pelo en una habitación cerrada.

¿El físico de los personajes reales influyó en el desarrollo de las historias? No. Las cosas pasan porque la gente está cerca de la gente. La belleza no influye en las relaciones fatales.

¿Y por qué los personajes reales y los ficticios son tan diferentes físicamente?

Quizá porque la belleza es un cliché. Un truco para el público. Un atajo para la recreación de los hechos. En el cine y las series —sobre todo en el cine—, un atajo para llegar cuanto antes a la pasión, al sexo y al amor. De nuevo, los prejuicios sobre la belleza condiciona la percepción del público.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Cómo crear una secuencia de apertura como Los Soprano
Compendio de logos falsos que aparecen en las películas
Christopher Nolan y los efectos artesanales (II)
«Por favor, guarden las formas en el cine»
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 15
  • Muy cierto todo. Pero añadiría otro problema. La falta de actrices conocidas de aspecto común o feas. La industria las excluye de los papeles y llegamos a escogieron para reina Victoria en la última serie a alguien físicamente muy distinta (aunque quizás nos podamos abstraer también de ese detalle, dependerá de su actuación). Saludos.

  • Pues no estoy especialmente de acuerdo, creo que en este caso la belleza o no del personaje de Vanessa juega un papel secundario. La estupefacción de público y amigos viene dada por el hecho de que ella cumple todos los requisitos, a prori imposibles, que Sheldon propone. Sanscrito, Klingon, Física, Vexilologia…..Sheldon no quiere a nadie que no sea Amy Farrah Fowler y la belleza ocupa un lugar residual en su escala de valores.

    • Hola, Luís, es cierto que para Sheldon la belleza es secundaria, pero Chuck Lorre juega con las primeras impresiones: nos muestra a UNA CHICA GUAPA que, además, es listísima. Si la chica fuera corriente el gag no funcionaría tanto.

      Un ejemplo: Kolinda Grabar-Kitarović ha conquistado las redes. Apenas se menciona su política xenófoba.

  • Yo no lo llamaría prejuicio, sino expectativa. Cualquiera prefiere tener un affaire con alguien guapo. Y una conquista es (como su nombre indica) un reto, una aventura, una meta a alcanzar. En la vida real, funciona del mismo modo: si eres fe@ y quieres conquistar a alguien guap@, vas a tener que aplicarte al máximo. Y si alguien despampanante cruza la pista de baile para invitarte a una copa, te pellizcas o buscas la cámara oculta. Por esos chistes funcionan universalmente: porque cualquier persona del planeta comprende ese código, esa situación. No es un prejuicio, es la vida.

  • Todos estos tópicos bien pueden valer para un el sexo contrario:

    Si una mujer terriblemente hermosa conquista a un tipo corriente es un drama negro, ella lo conducirá al crimen.
    Si el tipo corriente aspira a conquistar a una mujer bella es una comedia, ella es el premio.
    Una amante más bella que una esposa es para esta un drama.
    Una amante de físico común pero chispeante es una comedia. Solo así puede ganarse al público frente a una esposa bella que, necesariamente, es arisca.

  • Los Guionistas buscan en los cliches de la sociedad la pista hacia su fin, la risa facil el entendimiento rápido todo lo que haga que su trabajo funcione y sea seguido y por tanto comprado y vendido, de eso se trata de exponer algo que se pueda comprar, lo que no se entiende no se compra y nadie lo quiere.

  • Sinceramente, tienes una tara mental.
    Te deseo que mejores. A ver si con el tiempo, y la medicación adecuada, eres capaz de disfrutar de una comedia, sin ver oscuras conspiraciones patriarcales…

  • Francamente, me parece sacar punta a algo que no lo tiene. La gracia de que a Sheldom le tiren los trastos chicas guapas es precisamente esa, que ni con personas del otro sexo que podrían parecer muy atractivas a primera vista (¿ahora vamos a negar la atracción, en una nueva transvaloración de los valores?) hace caso a absolutamente nadie.
    Me hace mucha gracia que pensáis que los guionistas escriben para reformar la sociedad. Quieren vender, y dan lo que demanda la sociedad (por mucho que cuatro hipersensibilizados queráis cambiarla de forma unilateral). Y si acaso, hay un 10% de intento de cambiar la sociedad, pero el resto es vender lo que la gente quiere. Y sí, la gente no es en su mayoría tan sensibilita como vosotras/os/um/i/o/o (declinemos, que si no, parece que no incluya a nadie).
    Con estas tonterías, flaco favor se hace a lo que realmente hace falta: la igualdad efectiva: salarial, de derechos y libertades, y el respeto MUTUO. Y que tire la primera piedra la chica que no haya dicho alguna vez a alguna amiga «mira que bueno está ese tio». ¿Es una objetivización del género masculino?. No, es sencillamente la vida real, por mucho que otros quieran imponer su propia película.

  • Un chiste que no funcionaría si Sheldon fuera chica y apareciese un chulazo inteligente en su puerta en vez de un desastre corporal y facial. Porque nunca hemos visto esos chistes. Nunca hemos oído valorar a un hombre por su atractivo.

    Porque la atracción por un aspecto sexualmente atractivo es el resultado de la cultura y de la manipulación de los guionistas. Si nuestra cultura no fuese patriarcal no apreciaríamos el físico en una mujer. Claro.

    Claro, claro, querido alíado…

    Sí.

  • Muy buen artículo para la reflexión, si aceptamos todos estos planteamientos constantemente sin cuestionarlos acabamos repitiéndolos y dándolos por bueno, como que son parte de nuestra cultura, y esto debería cambiar.

  • Alguien lo menciona y es bastante cierto: así es en la vida real. Más que manipularnos los guionistas (sino es que la industria visual entera) refuerzan nuestros prejuicios y acrecientan nuestros complejos. No deberían educarnos, porque eso sería una actitud irresponsable y bastante idiota de nuestra parte. No es obligación del entretenimiento formar en su totalidad nuestro pensamiento crítico. Y como apunta otro comentario: es una cuestión biológica evolutiva, existen las leyes de atracción.

    Los personajes de TBBT son, precisamente, presentados como hombres poco agraciados físicamente que cuentan con una trayectoria académica impresionante. Sin embargo su vida sentimental es casi nula. Son rechazados constantemente por las mujeres ya que no han aprendido a socializar con ellas a causa de una serie de inseguridades, traumas, complejos y hasta trastornos, como podría ser el caso de Sheldon Cooper. En la medida en que los personajes crecen vemos como estos tiene una vida más plena: como nos pasa en la vida real conforme maduramos.

    Abandonamos la fantasía de ligarnos al más guapo o guapa de la fiesta, porque entendemos la diferencia entre lo que deseamos, lo que queremos y lo que necesitamos. Aprender a valorar el respeto es una tarea de vida y una lección demasiado compleja de enseñar en las sitcoms, dramas, o la televisión en general, aunque no imposible. La mayoría de los personajes en todas las historias siempre están sufriendo a casa de su inmadurez, falta de integridad, de identidad o de temple. En gran parte nos reímos porque nos sentimos identificados: con Raj que no desperdiciaría la oportunidad de salir con cualquiera (el desesperado) … o con Sheldon Cooper que no saldría con alguien que considere aburrido la espectroscopía atómica (el exigente).

  • A priori me gustan las tías buenas ( saquen de aqui las de la belleza estandarizada, las de grandes senos, labios y traseros y las del estereotipo sociocultural de esta época) soy un insensible pero me ponen cachondo, que le voy hacer, decididamente soy un algoritmo químico con algo de conciencia.

  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *