fbpx
BRANDED CONTENT

BRANDED CONTENT
21 de febrero 2018    /   BRANDED CONTENT
 

Esto es lo que ocurre cuando unes a cinco artistas con artesanos y los llevas a La Alhambra

21 de febrero 2018    /   BRANDED CONTENT              
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¿Puede el artista aislarse de cuanto le rodea y crear su obra sin interactuar con la realidad en la que se mueve? Quizá hubo un tiempo en que así era, pero ya ha terminado. El arte contemporáneo «es más que nunca un espacio de hibridación, de mestizaje, de contaminación gozosa», afirma Alicia Ventura, directora gerente de Gestión Arte Ventura y comisaria independiente del Premio Cervezas Alhambra de Arte Emergente.

Fruto de esa contaminación y mestizaje son las obras de los cinco finalistas de esta segunda edición, donde han conjugado su propio estilo con la sabiduría tradicional y la manera de hacer minuciosa y sin prisas de los artesanos.

«Este mito del artista romántico ha llegado a su fin y la idea del arte como esfera aislada no se corresponde con lo que sucede hoy en la creación contemporánea», afirma Ventura para explicar la idiosincrasia del premio.

Con la Alhambra y la ciudad de Granada como fuentes de inspiración, el premio supone una oportunidad para artistas emergentes ya que está ideado como un programa de mentoría individual. Se trata de un itinerario de aprendizaje donde los artistas finalistas han colaborado con artesanos consumados y han contado con un mentor que les ha guiado durante todo su proceso de creación.

Marta Fernández Calvo es una de esas cinco artistas finalistas. Cumbres, Costilla y Opal es, según sus propias palabras, «una apuesta por lo inmaterial en una instalación compuesta de momentos –el atardecer sobre la Alhambra– y de niveles de intensidad física o de paisaje que decidimos trabajar a través de la respiración de vidrio con diferentes minerales». La artista ha creado para su obra una metáfora en la que el vidrio, y en concreto el soplado para su ejecución, juegan un papel destacado.

«En mi caso, que nunca había trabajado con el vidrio, he aprendido a entender y a perderle el miedo a un material cuya velocidad de ejecución es realmente frenética, si la comparamos con los tiempos en los que normalmente tienen lugar los procesos de creación artística», explica la artista. «Para mí, que vengo de la performance y la producción de situaciones, era muy importante encontrar un material, una intensidad capaz de convertir el territorio en gesto. Al final he descubierto que hay grandes conexiones entre la acción de soplar y la improvisación».

premio-cervezas-alhambra-de-arte-emergente_marta-fernandez-2
Marta Fernández Calvo

premio-cervezas-alhambra-de-arte-emergente_marta-fernandez-1

Marta Fernández Calvo conoció la técnica del vidrio junto al artesano Diego Rodríguez. Sus enseñanzas «están presentes en todo el proceso y han sido la clave para abordar un trabajo desde el cuerpo y para encontrar un material desde el que trabajar: la respiración», explica Fernández Calvo. «Pensé que desde la respiración podía contarlo todo: la intensidad de las subidas de la ciudad, las costillas llenas de aire del cante flamenco, los volúmenes ocultos de las cuevas del Sacromonte, el aliento de los relatos…».

Deep Hamra, la obra de Carlos Monleón trata de exponer la esencia de La Alhambra y Granada mediante procesos de inteligencia artificial como el reconocimiento facial, redes neurales o Deep Learning. Este era el punto de partida para la creación de un tapiz con un maestro tejedor. Millares de visitantes recorren La Alhambra cada día captando sus imágenes y volúmenes gracias a los dispositivos electrónicos que usan. Esta captura y digitalización es un fenómeno contemporáneo que utiliza algoritmos para procesar, clasificar y transformar esas imágenes generando otras paralelas que nunca llegan a ser vistas por el ojo humano.

Esas imágenes serán las que formen los motivos que adornarán el tapiz final que es, en realidad, un retrato abstracto del monumento a través de la mirada colectiva de los visitantes.

Carlos Monleón
Carlos Monleón

premio-cervezas-alhambra-de-arte-emergente_carlos-monleon-1

«De los artesanos con los que he trabajado he aprendido sobre los materiales y procesos más adecuados para la ejecución de la obra, así como la historia de las diversas técnicas empleadas en los tapices antiguos y contemporáneos. También he aprendido sobre el contexto de las artes textiles en Granada y sus alrededores, y cómo su historia ha tenido un recorrido parecido al de La Alhambra y otros edificios moriscos de Granada», explica Carlos Monleón.

«Sus enseñanzas han influido en la manera de componer el tapiz y entender las diversas posibilidades al traducir una retícula de píxeles a los ejes de la trama y la urdimbre de un telar», continúa. «También me han influido a la hora de trasladar procesos artificiales de percepción a la ejecución manual de un tapiz utilizando técnicas anteriores a la mecanización de las artes textiles».

La pintura en seda es la base de La historia detrás, la obra finalista de Guillermo Mora. Su punto de partida han sido los dibujos nazaríes prohibidos y ocultos durante siglos tras los artesonados de La Alhambra. «Para mí una de las cosas más importantes que he aprendido al haber trabajado con pintura en seda ha sido el rigor con el que hay que trabajar el material. También me han interesado mucho los tiempos que la técnica demanda, así como la espontaneidad que ofrece una vez que dominas y entiendes sus procesos», explica el artista sobre su colaboración con el artesano que le ha enseñado esta técnica artística.

premio-cervezas-alhambra-de-arte-emergente_guillermo-mora-2
Guillermo Mora

premio-cervezas-alhambra-de-arte-emergente_guillermo-mora-1

«Trabajar con pintura en seda no solo ha sido conocer una técnica. Gracias a este proyecto he podido entender un proceso artesanal desde su raíz, comprender el material, conocer sus posibilidades, sus procesos y sus tiempos», asegura. «Si no comprendes el material y la manera de trabajarlo, es muy difícil que puedas aplicarlo en tu obra».

Gloria Martín es la cuarta finalista del II Premio Cervezas Alhambra de Arte Emergente. Su obra, Yesería, Puerta de las Nieves, se basa en el proceso de restauración de La Alhambra que dirigió en 1847 Rafael Contreras, «restaurador reformista» del monumento y creador de un prestigioso taller de yesería y reproducciones en Granada, del que salió la decoración alhambrista de muchos palacetes de la época. Gloria Martín se basa en esa idea de reproducción y de copia para crear una escultura mediante la técnica de la yesería, inspirada en las maquetas que salieron del taller de Contreras.

«En mi caso, he contado con artesanos que no tenían, en principio, nada que ver con mi disciplina artística, que es la pintura», explica Martín. «En este proyecto he decidido adentrarme en el ámbito de la escultura, donde anteriormente había entrado solo en contadas ocasiones, y siento que he abierto una puerta a nuevas posibilidades artísticas». De ellos, de quienes reproducen con mimo esas formas tan características de La Alhambra, ha aprendido «la geometría, la versatilidad y las posibilidades plásticas del yeso, la nobleza del material… El amor al oficio y el saber que a través de su labor se está conservando un legado. Es la continuación de la memoria».

Gloria Martín
Gloria Martín

premio-cervezas-alhambra-de-arte-emergente_gloria-martin-2

El artista Kiko Pérez, ganador de la segunda edición de este Premio, revisita las estancias de La Alhambra a través de sus suelos, en concreto, de sus baldosas. Su obra seleccionada, El holandés errante, ha constado de dos fases. Por un lado, la elaboración de una baldosa hidráulica que ha funcionado como patrón y módulo para construir la trama. Y por otro, el ensamblaje de las baldosas atendiendo a una lógica pictórica y de construcción de imagen artística.

Las enseñanzas de los artesanos han sido fundamentales para llevar a cabo el trabajo. «Escogí aprender esta técnica y trabajar con este material porque me pareció que había una relación con mi obra, y en ese sentido ha sido un proceso de aprendizaje bastante dinámico. Me pareció que podía utilizar el planteamiento de las baldosas para desarrollar determinados aspectos de mi trabajo», afirma.

Para todos ellos, lo contemporáneo y lo artesano están unidos en su concepto de Arte. «Para mí no chocan en absoluto. Yo hago cosas con las manos todos los días y no soy un artesano. Me parece que hay muchos clichés en este sentido que no ayudan», afirma Kiko Pérez e invita a una reflexión sobre qué es arte y qué artesanía.

Kiko Pérez
Kiko Pérez

premio-cervezas-alhambra-de-arte-emergente_kiko-perez-1

«El arte es una vía de comunicación atemporal», afirma Gloria Martín. «El arte es el mismo, el anterior y el contemporáneo. Y siempre ha tenido una parte de oficio». En esa misma idea abunda Marta Fernández Calvo. «En mi caso, ese movimiento hacia la esencia es algo que sucede en cada proyecto. Por ahora es un movimiento de ida y vuelta, pero ojalá se convierta en una condición estable desde la que afrontar el trabajo y la vida».

Guillermo Mora observa una tendencia a volver a la esencia de las cosas, «no solo en el arte, sino en nuestros modos de vida. El arte es uno de los campos que está regresando más fuertemente a esos caminos, a una recuperación de “lo manual”, de lo esencial»

«Si bien progreso y tradición son conceptos que se suelen atribuir a los campos del arte contemporáneo y artesanía respectivamente, no son conceptos antagónicos», asegura Carlos Monleón. «La modernidad y la contemporaneidad han recurrido cíclicamente a la artesanía como un repositario de saberes y técnicas. Pero las diversas artesanías son mucho más que eso y también están en constante evolución. Aparte de las diferencias educativas, mercantiles e institucionales que separan las disciplinas, en ocasiones es difícil distinguir dónde empieza una y acaba la otra».

Las cuatro obras finalistas y la del ganador han estado expuestas en el espacio que Cervezas Alhambra tenía en ARCO, feria del arte contemporáneo que tuvo lugar en Madrid del 21 al 25 de febrero. Todas las obras pasarán a formar parte del Fondo Artístico de Cervezas Alhambra, mostrando así la voluntad de la marca de contribuir, no solo a potenciar a los artistas, sino en su acercamiento a un público más extenso y a la revalorización de su obra.

¿Puede el artista aislarse de cuanto le rodea y crear su obra sin interactuar con la realidad en la que se mueve? Quizá hubo un tiempo en que así era, pero ya ha terminado. El arte contemporáneo «es más que nunca un espacio de hibridación, de mestizaje, de contaminación gozosa», afirma Alicia Ventura, directora gerente de Gestión Arte Ventura y comisaria independiente del Premio Cervezas Alhambra de Arte Emergente.

Fruto de esa contaminación y mestizaje son las obras de los cinco finalistas de esta segunda edición, donde han conjugado su propio estilo con la sabiduría tradicional y la manera de hacer minuciosa y sin prisas de los artesanos.

«Este mito del artista romántico ha llegado a su fin y la idea del arte como esfera aislada no se corresponde con lo que sucede hoy en la creación contemporánea», afirma Ventura para explicar la idiosincrasia del premio.

Con la Alhambra y la ciudad de Granada como fuentes de inspiración, el premio supone una oportunidad para artistas emergentes ya que está ideado como un programa de mentoría individual. Se trata de un itinerario de aprendizaje donde los artistas finalistas han colaborado con artesanos consumados y han contado con un mentor que les ha guiado durante todo su proceso de creación.

Marta Fernández Calvo es una de esas cinco artistas finalistas. Cumbres, Costilla y Opal es, según sus propias palabras, «una apuesta por lo inmaterial en una instalación compuesta de momentos –el atardecer sobre la Alhambra– y de niveles de intensidad física o de paisaje que decidimos trabajar a través de la respiración de vidrio con diferentes minerales». La artista ha creado para su obra una metáfora en la que el vidrio, y en concreto el soplado para su ejecución, juegan un papel destacado.

«En mi caso, que nunca había trabajado con el vidrio, he aprendido a entender y a perderle el miedo a un material cuya velocidad de ejecución es realmente frenética, si la comparamos con los tiempos en los que normalmente tienen lugar los procesos de creación artística», explica la artista. «Para mí, que vengo de la performance y la producción de situaciones, era muy importante encontrar un material, una intensidad capaz de convertir el territorio en gesto. Al final he descubierto que hay grandes conexiones entre la acción de soplar y la improvisación».

premio-cervezas-alhambra-de-arte-emergente_marta-fernandez-2
Marta Fernández Calvo

premio-cervezas-alhambra-de-arte-emergente_marta-fernandez-1

Marta Fernández Calvo conoció la técnica del vidrio junto al artesano Diego Rodríguez. Sus enseñanzas «están presentes en todo el proceso y han sido la clave para abordar un trabajo desde el cuerpo y para encontrar un material desde el que trabajar: la respiración», explica Fernández Calvo. «Pensé que desde la respiración podía contarlo todo: la intensidad de las subidas de la ciudad, las costillas llenas de aire del cante flamenco, los volúmenes ocultos de las cuevas del Sacromonte, el aliento de los relatos…».

Deep Hamra, la obra de Carlos Monleón trata de exponer la esencia de La Alhambra y Granada mediante procesos de inteligencia artificial como el reconocimiento facial, redes neurales o Deep Learning. Este era el punto de partida para la creación de un tapiz con un maestro tejedor. Millares de visitantes recorren La Alhambra cada día captando sus imágenes y volúmenes gracias a los dispositivos electrónicos que usan. Esta captura y digitalización es un fenómeno contemporáneo que utiliza algoritmos para procesar, clasificar y transformar esas imágenes generando otras paralelas que nunca llegan a ser vistas por el ojo humano.

Esas imágenes serán las que formen los motivos que adornarán el tapiz final que es, en realidad, un retrato abstracto del monumento a través de la mirada colectiva de los visitantes.

Carlos Monleón
Carlos Monleón

premio-cervezas-alhambra-de-arte-emergente_carlos-monleon-1

«De los artesanos con los que he trabajado he aprendido sobre los materiales y procesos más adecuados para la ejecución de la obra, así como la historia de las diversas técnicas empleadas en los tapices antiguos y contemporáneos. También he aprendido sobre el contexto de las artes textiles en Granada y sus alrededores, y cómo su historia ha tenido un recorrido parecido al de La Alhambra y otros edificios moriscos de Granada», explica Carlos Monleón.

«Sus enseñanzas han influido en la manera de componer el tapiz y entender las diversas posibilidades al traducir una retícula de píxeles a los ejes de la trama y la urdimbre de un telar», continúa. «También me han influido a la hora de trasladar procesos artificiales de percepción a la ejecución manual de un tapiz utilizando técnicas anteriores a la mecanización de las artes textiles».

La pintura en seda es la base de La historia detrás, la obra finalista de Guillermo Mora. Su punto de partida han sido los dibujos nazaríes prohibidos y ocultos durante siglos tras los artesonados de La Alhambra. «Para mí una de las cosas más importantes que he aprendido al haber trabajado con pintura en seda ha sido el rigor con el que hay que trabajar el material. También me han interesado mucho los tiempos que la técnica demanda, así como la espontaneidad que ofrece una vez que dominas y entiendes sus procesos», explica el artista sobre su colaboración con el artesano que le ha enseñado esta técnica artística.

premio-cervezas-alhambra-de-arte-emergente_guillermo-mora-2
Guillermo Mora

premio-cervezas-alhambra-de-arte-emergente_guillermo-mora-1

«Trabajar con pintura en seda no solo ha sido conocer una técnica. Gracias a este proyecto he podido entender un proceso artesanal desde su raíz, comprender el material, conocer sus posibilidades, sus procesos y sus tiempos», asegura. «Si no comprendes el material y la manera de trabajarlo, es muy difícil que puedas aplicarlo en tu obra».

Gloria Martín es la cuarta finalista del II Premio Cervezas Alhambra de Arte Emergente. Su obra, Yesería, Puerta de las Nieves, se basa en el proceso de restauración de La Alhambra que dirigió en 1847 Rafael Contreras, «restaurador reformista» del monumento y creador de un prestigioso taller de yesería y reproducciones en Granada, del que salió la decoración alhambrista de muchos palacetes de la época. Gloria Martín se basa en esa idea de reproducción y de copia para crear una escultura mediante la técnica de la yesería, inspirada en las maquetas que salieron del taller de Contreras.

«En mi caso, he contado con artesanos que no tenían, en principio, nada que ver con mi disciplina artística, que es la pintura», explica Martín. «En este proyecto he decidido adentrarme en el ámbito de la escultura, donde anteriormente había entrado solo en contadas ocasiones, y siento que he abierto una puerta a nuevas posibilidades artísticas». De ellos, de quienes reproducen con mimo esas formas tan características de La Alhambra, ha aprendido «la geometría, la versatilidad y las posibilidades plásticas del yeso, la nobleza del material… El amor al oficio y el saber que a través de su labor se está conservando un legado. Es la continuación de la memoria».

Gloria Martín
Gloria Martín

premio-cervezas-alhambra-de-arte-emergente_gloria-martin-2

El artista Kiko Pérez, ganador de la segunda edición de este Premio, revisita las estancias de La Alhambra a través de sus suelos, en concreto, de sus baldosas. Su obra seleccionada, El holandés errante, ha constado de dos fases. Por un lado, la elaboración de una baldosa hidráulica que ha funcionado como patrón y módulo para construir la trama. Y por otro, el ensamblaje de las baldosas atendiendo a una lógica pictórica y de construcción de imagen artística.

Las enseñanzas de los artesanos han sido fundamentales para llevar a cabo el trabajo. «Escogí aprender esta técnica y trabajar con este material porque me pareció que había una relación con mi obra, y en ese sentido ha sido un proceso de aprendizaje bastante dinámico. Me pareció que podía utilizar el planteamiento de las baldosas para desarrollar determinados aspectos de mi trabajo», afirma.

Para todos ellos, lo contemporáneo y lo artesano están unidos en su concepto de Arte. «Para mí no chocan en absoluto. Yo hago cosas con las manos todos los días y no soy un artesano. Me parece que hay muchos clichés en este sentido que no ayudan», afirma Kiko Pérez e invita a una reflexión sobre qué es arte y qué artesanía.

Kiko Pérez
Kiko Pérez

premio-cervezas-alhambra-de-arte-emergente_kiko-perez-1

«El arte es una vía de comunicación atemporal», afirma Gloria Martín. «El arte es el mismo, el anterior y el contemporáneo. Y siempre ha tenido una parte de oficio». En esa misma idea abunda Marta Fernández Calvo. «En mi caso, ese movimiento hacia la esencia es algo que sucede en cada proyecto. Por ahora es un movimiento de ida y vuelta, pero ojalá se convierta en una condición estable desde la que afrontar el trabajo y la vida».

Guillermo Mora observa una tendencia a volver a la esencia de las cosas, «no solo en el arte, sino en nuestros modos de vida. El arte es uno de los campos que está regresando más fuertemente a esos caminos, a una recuperación de “lo manual”, de lo esencial»

«Si bien progreso y tradición son conceptos que se suelen atribuir a los campos del arte contemporáneo y artesanía respectivamente, no son conceptos antagónicos», asegura Carlos Monleón. «La modernidad y la contemporaneidad han recurrido cíclicamente a la artesanía como un repositario de saberes y técnicas. Pero las diversas artesanías son mucho más que eso y también están en constante evolución. Aparte de las diferencias educativas, mercantiles e institucionales que separan las disciplinas, en ocasiones es difícil distinguir dónde empieza una y acaba la otra».

Las cuatro obras finalistas y la del ganador han estado expuestas en el espacio que Cervezas Alhambra tenía en ARCO, feria del arte contemporáneo que tuvo lugar en Madrid del 21 al 25 de febrero. Todas las obras pasarán a formar parte del Fondo Artístico de Cervezas Alhambra, mostrando así la voluntad de la marca de contribuir, no solo a potenciar a los artistas, sino en su acercamiento a un público más extenso y a la revalorización de su obra.

Compártelo twitter facebook whatsapp
El arte en forma de garabato del Señor Hamburguesa
Esto que ves es una caja de cerillas y también es un libro
Una comunidad de intercambio de casas para diseñadores y artistas visuales
Los 5 posts más vistos de la semana en Yorokobu
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *