fbpx
1 de junio 2010    /   ENTRETENIMIENTO
por
 

Primavera Sound 2010 | HEALTH: La batalla del fin del mundo

1 de junio 2010    /   ENTRETENIMIENTO     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Para HEALTH, cada concierto parece una bronca en las puertas del infierno, una batalla para conseguir la redención a través del ruido y la violencia. En su actuación en el escenario Vice del Primavera Sound, consiguieron que los que llegaban ya rendidos tras más de cuarenta horas de festival, hicieran lo imposible para estar a la altura de lo que veían.

Y no era fácil. Asistir a un directo de HEALTH no es tarea sencilla. No existen estribillos ni melodías a los que asirse para navegar a través de su propuesta. Ver a sus miembros moverse produce inquietud y su sonido, un huracán de noise hilado sobre un manto electrónico, genera un temor de complicada explicación. Un show de la banda californiana da para mucho, a pesar de los alrededor de 45 minutos que dura su puesta en escena.

Aunque empezaron con algunos problemas de sonido que hicieron temer por la vida de algún técnico, la máquina no para. Las concesiones, además, no son muchas. Tampoco es que HEALTH se estire con demasiados lugares comunes, pero el inicio diferencia a los niños de los hombres. Si se supera el impacto del comienzo, hay muchas posibilidades de llegar vivo al final y, por lo tanto, poder contarlo por ahí, que es de lo que se trata.

Todo transcurría entre la avalancha de golpes proporcionada por BJ, el rotundo batería de los angelinos, la amalgama sónica de las cuatro y seis cuerdas y el contraste que ofrece la angelical voz de Jake Duzsik. Voz de ángel… caído, sin duda. Goteaban sin pausa los temas de su ‘Get Color’ editado en 2009 hasta que por fin apareció ‘Die Slow’, lo más parecido que tiene Health a un single, para dar permiso al éxtasis y al caos más absoluto. Codazos, crowdsurfing, saltos, sudor y alaridos para redondear una experiencia memorable.

Si merece la pena salir de la comodidad del hogar para disfrutar de música en directo es por experiencias como ésta, en la que todos los sentidos contribuyen a generar una cascada de sensaciones que sólo merecen la pena ser vividas sin que puedan ser compartidas con los que te rodean en uno de estos conciertos. Health no es una banda cuya música se escucha, es una grupo cuyo sonido se vive.

4653090414_31e224ca09

4655894383_5e43b6a7f4

Fotos del concierto: ghostdrone y androp respectivamente.

Relacionados: Primavera Sound 2010 | Hacer las cosas bien tiene sus recompensas y Primavera Sound 2010 | Monotonix: Graduados en underground

Para HEALTH, cada concierto parece una bronca en las puertas del infierno, una batalla para conseguir la redención a través del ruido y la violencia. En su actuación en el escenario Vice del Primavera Sound, consiguieron que los que llegaban ya rendidos tras más de cuarenta horas de festival, hicieran lo imposible para estar a la altura de lo que veían.

Y no era fácil. Asistir a un directo de HEALTH no es tarea sencilla. No existen estribillos ni melodías a los que asirse para navegar a través de su propuesta. Ver a sus miembros moverse produce inquietud y su sonido, un huracán de noise hilado sobre un manto electrónico, genera un temor de complicada explicación. Un show de la banda californiana da para mucho, a pesar de los alrededor de 45 minutos que dura su puesta en escena.

Aunque empezaron con algunos problemas de sonido que hicieron temer por la vida de algún técnico, la máquina no para. Las concesiones, además, no son muchas. Tampoco es que HEALTH se estire con demasiados lugares comunes, pero el inicio diferencia a los niños de los hombres. Si se supera el impacto del comienzo, hay muchas posibilidades de llegar vivo al final y, por lo tanto, poder contarlo por ahí, que es de lo que se trata.

Todo transcurría entre la avalancha de golpes proporcionada por BJ, el rotundo batería de los angelinos, la amalgama sónica de las cuatro y seis cuerdas y el contraste que ofrece la angelical voz de Jake Duzsik. Voz de ángel… caído, sin duda. Goteaban sin pausa los temas de su ‘Get Color’ editado en 2009 hasta que por fin apareció ‘Die Slow’, lo más parecido que tiene Health a un single, para dar permiso al éxtasis y al caos más absoluto. Codazos, crowdsurfing, saltos, sudor y alaridos para redondear una experiencia memorable.

Si merece la pena salir de la comodidad del hogar para disfrutar de música en directo es por experiencias como ésta, en la que todos los sentidos contribuyen a generar una cascada de sensaciones que sólo merecen la pena ser vividas sin que puedan ser compartidas con los que te rodean en uno de estos conciertos. Health no es una banda cuya música se escucha, es una grupo cuyo sonido se vive.

4653090414_31e224ca09

4655894383_5e43b6a7f4

Fotos del concierto: ghostdrone y androp respectivamente.

Relacionados: Primavera Sound 2010 | Hacer las cosas bien tiene sus recompensas y Primavera Sound 2010 | Monotonix: Graduados en underground

Compártelo twitter facebook whatsapp
El superhéroe de Giulia
Escribir blogs: dos listas sencillas para salir del paso
Steelpans: la música que nació de los barriles de petróleo
Tu dentadura no será televisada
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 4
  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *