12 de abril 2011    /   BUSINESS
por
 

¿Progresista? ¿Conservador? Depende de cómo tu cerebro gestione el miedo y la incertidumbre

12 de abril 2011    /   BUSINESS     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.


La diferencia entre un progresista y un conservador no está solo en sus ideas. Se halla en lo más profundo de su cerebro o, mejor dicho, en su cerebro en sí. Es ahí donde se encuentra la verdadera desemejanza entre uno y otro. Lo acaba de descubrir un estudio de University College London, publicado por Current Biology.
Las personas progresistas tienen más materia gris en una parte del cerebro asociada con la comprensión de la complejidad. El cerebro de los conservadores, en cambio, es más amplio en la sección relacionada con el procesamiento del miedo, de acuerdo con esta investigación.
Esto revela, según el estudio de University College London, que la orientación política de una persona está directamente relacionada con su sensación de miedo e inseguridad, y su capacidad para gestionarlos.
En el estudio se puede leer, según AFP: “Hemos descubierto que un mayor liberalismo está asociado con un aumento del volumen de la materia gris en el córtex cingulado anterior [una región que gestiona la incertidumbre y el conflicto]. Un mayor conservadurismo está asociado con un mayor volumen de la amígdala derecha”.
La investigación tomó como muestra a 90 adultos jóvenes en buen estado de salud. Cada uno de ellos expresó sus visiones políticas, en una escala del 1 al 5, desde muy liberal a muy conservador y dejó que escanearan su cerebro para examinar cómo era por dentro.
Las personas con amígdalas de mayor tamaño son “más proclives a enfadarse”, según el estudio. Además, tienden a “responder a situaciones amenazantes de forma más agresiva que los progresistas y son más susceptibles ante las expresiones faciales de amenaza”.
“Las personas con mayor córtex cingulado anterior tienen más capacidad para tolerar la incertidumbre y los conflictos, y en consecuencia, aceptar puntos de vista más liberales”, asegura el estudio.
Imagen de Adapar utilizada bajo licencia CC.

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.


La diferencia entre un progresista y un conservador no está solo en sus ideas. Se halla en lo más profundo de su cerebro o, mejor dicho, en su cerebro en sí. Es ahí donde se encuentra la verdadera desemejanza entre uno y otro. Lo acaba de descubrir un estudio de University College London, publicado por Current Biology.
Las personas progresistas tienen más materia gris en una parte del cerebro asociada con la comprensión de la complejidad. El cerebro de los conservadores, en cambio, es más amplio en la sección relacionada con el procesamiento del miedo, de acuerdo con esta investigación.
Esto revela, según el estudio de University College London, que la orientación política de una persona está directamente relacionada con su sensación de miedo e inseguridad, y su capacidad para gestionarlos.
En el estudio se puede leer, según AFP: “Hemos descubierto que un mayor liberalismo está asociado con un aumento del volumen de la materia gris en el córtex cingulado anterior [una región que gestiona la incertidumbre y el conflicto]. Un mayor conservadurismo está asociado con un mayor volumen de la amígdala derecha”.
La investigación tomó como muestra a 90 adultos jóvenes en buen estado de salud. Cada uno de ellos expresó sus visiones políticas, en una escala del 1 al 5, desde muy liberal a muy conservador y dejó que escanearan su cerebro para examinar cómo era por dentro.
Las personas con amígdalas de mayor tamaño son “más proclives a enfadarse”, según el estudio. Además, tienden a “responder a situaciones amenazantes de forma más agresiva que los progresistas y son más susceptibles ante las expresiones faciales de amenaza”.
“Las personas con mayor córtex cingulado anterior tienen más capacidad para tolerar la incertidumbre y los conflictos, y en consecuencia, aceptar puntos de vista más liberales”, asegura el estudio.
Imagen de Adapar utilizada bajo licencia CC.

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Tu coche no cabe en este barrio
StreetMatching: una web para geolocalizar flechazos
Las construcciones más increíbles de la historia en una infografía
¿Pueden informar bien los periodistas sobre el coronavirus? No es fácil y no es su culpa
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 8
  • Bueno, correlación no implica causalidad, y 90 adultos de un sitio concreto, de unas edades concretas, pues tampoco es que sea un gran indicador de nada.

  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    El rollo legal de las cookies

    La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

    ACEPTAR
    Aviso de cookies