fbpx
27 de junio 2016    /   CREATIVIDAD
por
 

El auge de la protagonista femenina en los videojuegos

27 de junio 2016    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Durante los últimos años empezaron a salir voces airadas de desarrolladores que, en sus negociaciones con las empresas editoras (publishers) que tenían que financiar sus proyectos, recibían prohibiciones tajantes cuando querían un personaje protagonista femenino. Desde Dontnod, que el año pasado alcanzó un gran éxito con su título de corte indie Life is Strange, aseguraron que varias empresas les presionaron para que cambiaran el sexo de Max Caulfield, un verdadero disparate cuando el juego, eminentemente narrativo, trataba de explorar las intrincaciones y complejidades de una amistad femenina durante la adolescencia, con sus ambigüedades, sus desplantes, rencillas y emociones.

Al final encontraron apoyo en Square Enix, que les permitió llevar a cabo su visión y facilitó la creación de uno de los grandes títulos del año pasado.

dishonored_2_e3_2015_2Emily

Sin embargo, por lo que hemos podido ver en la última feria del E3, celebrada en Los Ángeles, la situación no es tan cáustica como parece y se percibe de forma clara cómo la industria está apostando por la diversidad.

Con la madurez del medio no sólo se está afinando en la representación de las mujeres (algo que queda perfectamente claro en el rediseño de Lara Croft), sino que se está apostando cada vez más por explorar narrativas desde una perspectiva diferente, abandonando la preconcepción de que los juegos hay que dirigirlos a un modelo de usuario final como hombre blanco occidental y conservador.

Muchos de los juegos de los próximos meses cuentan con protagonistas femeninas: Aloy de Horizon Zero Dawn, Emily Kaldwin de Dishonored 2, Senua de Hellblade: Senua’s Sacrifice o Kat de Gravity Rush 2.

En los juegos de rol cada vez es más habitual no sólo ofrecer la posibilidad de determinar el sexo del personaje protagonista, sino utilizar a las encarnaciones femeninas protagonistas en los materiales de promoción y marketing del juego.

«Cuando debutamos en el Shepard masculino en 2006, hace 10 años, era una época donde nos guiábamos por el marketing de entretenimiento tradicional», apunta Aaryn Flynn de Bioware en declaraciones a Eurogamer. «Pero creo que toda la industria, nosotros incluidos, ha pasado página. Nuestros juegos te permiten elegir tu personaje principal. Ahora creo que todo el mundo lo entiende. No necesitas ver a un personaje con el que identificarte de la misma forma que lo harías en un poster de una película. La gente quiere crear sus propios personajes, personalizarlos, y queremos apoyar eso».

Mass-Effect-Andromeda-Ryder

El primer Mass Effect Bioware no hizo nada por explicar a los jugadores que existía la posibilidad de jugar como mujer. Todos los tráileres e imágenes promocionales mostraban al soldado de pelo rapado, por lo que la opción de jugar con un Shepard mujer pasó totalmente desapercibida.

Sin embargo, aquellos que probaron la opción descubrieron que la actuación de Jennifer Hale en el papel era de una calidad muy superior a la de su colega masculino, por lo que se convirtió en una opción de culto muy popular entre los fans más acérrimos de la trilogía, hasta tal punto que Bioware, en la tercera entrega, accedió a incluir en la caja una portada reversible, con las dos encarnaciones de Shepard.

Mass Effect: Andromeda presentó a su protagonista también en el E3, y aunque está confirmado que volverá la opción de elegir el sexo del personaje, para la primera aparición pública Bioware se ha decantado por el rostro femenino de Ryder, todo un homenaje a la primera mujer americana en el espacio, Sally Ride.

 

Durante los últimos años empezaron a salir voces airadas de desarrolladores que, en sus negociaciones con las empresas editoras (publishers) que tenían que financiar sus proyectos, recibían prohibiciones tajantes cuando querían un personaje protagonista femenino. Desde Dontnod, que el año pasado alcanzó un gran éxito con su título de corte indie Life is Strange, aseguraron que varias empresas les presionaron para que cambiaran el sexo de Max Caulfield, un verdadero disparate cuando el juego, eminentemente narrativo, trataba de explorar las intrincaciones y complejidades de una amistad femenina durante la adolescencia, con sus ambigüedades, sus desplantes, rencillas y emociones.

Al final encontraron apoyo en Square Enix, que les permitió llevar a cabo su visión y facilitó la creación de uno de los grandes títulos del año pasado.

dishonored_2_e3_2015_2Emily

Sin embargo, por lo que hemos podido ver en la última feria del E3, celebrada en Los Ángeles, la situación no es tan cáustica como parece y se percibe de forma clara cómo la industria está apostando por la diversidad.

Con la madurez del medio no sólo se está afinando en la representación de las mujeres (algo que queda perfectamente claro en el rediseño de Lara Croft), sino que se está apostando cada vez más por explorar narrativas desde una perspectiva diferente, abandonando la preconcepción de que los juegos hay que dirigirlos a un modelo de usuario final como hombre blanco occidental y conservador.

Muchos de los juegos de los próximos meses cuentan con protagonistas femeninas: Aloy de Horizon Zero Dawn, Emily Kaldwin de Dishonored 2, Senua de Hellblade: Senua’s Sacrifice o Kat de Gravity Rush 2.

En los juegos de rol cada vez es más habitual no sólo ofrecer la posibilidad de determinar el sexo del personaje protagonista, sino utilizar a las encarnaciones femeninas protagonistas en los materiales de promoción y marketing del juego.

«Cuando debutamos en el Shepard masculino en 2006, hace 10 años, era una época donde nos guiábamos por el marketing de entretenimiento tradicional», apunta Aaryn Flynn de Bioware en declaraciones a Eurogamer. «Pero creo que toda la industria, nosotros incluidos, ha pasado página. Nuestros juegos te permiten elegir tu personaje principal. Ahora creo que todo el mundo lo entiende. No necesitas ver a un personaje con el que identificarte de la misma forma que lo harías en un poster de una película. La gente quiere crear sus propios personajes, personalizarlos, y queremos apoyar eso».

Mass-Effect-Andromeda-Ryder

El primer Mass Effect Bioware no hizo nada por explicar a los jugadores que existía la posibilidad de jugar como mujer. Todos los tráileres e imágenes promocionales mostraban al soldado de pelo rapado, por lo que la opción de jugar con un Shepard mujer pasó totalmente desapercibida.

Sin embargo, aquellos que probaron la opción descubrieron que la actuación de Jennifer Hale en el papel era de una calidad muy superior a la de su colega masculino, por lo que se convirtió en una opción de culto muy popular entre los fans más acérrimos de la trilogía, hasta tal punto que Bioware, en la tercera entrega, accedió a incluir en la caja una portada reversible, con las dos encarnaciones de Shepard.

Mass Effect: Andromeda presentó a su protagonista también en el E3, y aunque está confirmado que volverá la opción de elegir el sexo del personaje, para la primera aparición pública Bioware se ha decantado por el rostro femenino de Ryder, todo un homenaje a la primera mujer americana en el espacio, Sally Ride.

 

Compártelo twitter facebook whatsapp
Estamos flipando con vosotros, queridos lectores
Los 5 posts más vistos de la semana
Trío, bondage, fetichismo… Todo lo que quiso saber sobre el agua y no se atrevió a preguntar
Los números de la mentira
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 2
  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *