Publicado: 01 de julio 2011 04:20  | Actualizado: 24 de abril 2019 05:18    /   CINE/TV
por
 

Publicidad cabrona: Los vídeos del viernes

Publicado: 01 de julio 2011 04:20  | Actualizado: 24 de abril 2019 05:18    /   CINE/TV     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista Sueños haciendo clic aquí.


La publicidad es como todo en la vida. Cuanto más bestia, mejor. O peor. O igual. Bueno, qué más da. El caso es que a veces se pueden ver virales que apelan a lo más cabroncete del ser humano para hacer reir. Dos tazas de maldad, por favor. O mejor, de Café Bajón.
Orbit, los chicles, no confundir con la plataforma de noticias, que va con y griega, ha jugado a poner de mala uva al personal para promocionar su última campaña. El resultado es hilarante para los que tenemos el corazón negro como las uñas de un minero.


Incluso los malvados como yo tenemos un resquicio de bondad. Con ese atisbo nos damos cuenta de que el principio y el fin de todo es el amor. Y estoy dispuesto a defender esto con mis puños americanos. Esto del amor lo refleja muy bien la historia en vídeo que ha creado JW Griffiths.

El que más o el que menos se ha pasado la mitad de la adolescencia dentro de un videoclub viendo pelis de kickboxers o pelis no animadas de Disney y un presupuesto regulero para cómo se las gastan los pájaros. Una de éstas cintas era Rocketeer. 20 años después, John Banana hace un homenaje en el que juega a imaginar cómo sería la película si la hubiese rodado Pixar.

El momento musical del viernes, pelín empalagoso, eso sí. ¿cómo no se le ha ocurrido esto antes a OK Go?

No slow motion, no weekend. Un análisis de cómo se comportan los objetos cuando vibran como una gelatina Royal en el comedor de la central de Fukushima.

Para terminar, una de esas citas con la lisergia que me gusta mostrar de cuando en cuando. Niños, no os droguéis, pero haced vídeos como este.

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista Sueños haciendo clic aquí.


La publicidad es como todo en la vida. Cuanto más bestia, mejor. O peor. O igual. Bueno, qué más da. El caso es que a veces se pueden ver virales que apelan a lo más cabroncete del ser humano para hacer reir. Dos tazas de maldad, por favor. O mejor, de Café Bajón.
Orbit, los chicles, no confundir con la plataforma de noticias, que va con y griega, ha jugado a poner de mala uva al personal para promocionar su última campaña. El resultado es hilarante para los que tenemos el corazón negro como las uñas de un minero.


Incluso los malvados como yo tenemos un resquicio de bondad. Con ese atisbo nos damos cuenta de que el principio y el fin de todo es el amor. Y estoy dispuesto a defender esto con mis puños americanos. Esto del amor lo refleja muy bien la historia en vídeo que ha creado JW Griffiths.

El que más o el que menos se ha pasado la mitad de la adolescencia dentro de un videoclub viendo pelis de kickboxers o pelis no animadas de Disney y un presupuesto regulero para cómo se las gastan los pájaros. Una de éstas cintas era Rocketeer. 20 años después, John Banana hace un homenaje en el que juega a imaginar cómo sería la película si la hubiese rodado Pixar.

El momento musical del viernes, pelín empalagoso, eso sí. ¿cómo no se le ha ocurrido esto antes a OK Go?

No slow motion, no weekend. Un análisis de cómo se comportan los objetos cuando vibran como una gelatina Royal en el comedor de la central de Fukushima.

Para terminar, una de esas citas con la lisergia que me gusta mostrar de cuando en cuando. Niños, no os droguéis, pero haced vídeos como este.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Iron Sky 2: los fans como productores de cine
Cine: genios que fabrican sonidos con melones y otras genialidades
«Por favor, guarden las formas en el cine»
El amor en los tiempos de Chatroulette
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp