Publicado: 12 de enero 2012 10:00  /   BUSINESS
por
 

¿Puede el botellón llegar a ser legal sin perder su esencia?

Publicado: 12 de enero 2012 10:00  /   BUSINESS     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista Sueños haciendo clic aquí.

Detractores vs defensores (y practicantes, en la mayoría de los casos). El botellón no deja indiferente a casi nadie. Tanto unos como otros tienen motivos para alegrarse. El Previo ha abierto sus puertas en Madrid para todos aquellos a los que les gusta servirse sus copas.

A todos ellos, el local les permite llevar sus propias botellas previo pago de 9 euros (5 para las chicas). A cambio de esta cantidad, dicen los responsables de El Previo, los clientes disponen de un espacio en el que poder disfrutar con sus amigos, sin molestar ni ser molestados y sin necesidad de pasar frío. El local también pone los vasos. Y la música, que, en ocasiones, es en directo.

Pero ¿están dispuestos los asiduos al botellón a pagar teniendo la calle gratis? Fernando Díaz, precursor de la iniciativa, asegura que sí. Al menos eso es lo que desprendían los resultados de la investigación cuantitativa que llevó a cabo entre jóvenes de entre 18 y 30 años antes de poner en marcha el proyecto.

“Comprobamos que la idea podía tener aceptación puesto que los jóvenes encuestados demandaban lugares de reunión en los que poder tomar algo de forma económica. La mayoría se mostraba dispuesto a pagar por entrar en su sitio como El Previo entre 8 y 12 euros”.

Díaz asegura que el contexto económico actual es propicio para negocios que, como el suyo, están basados en el concepto low cost. “Ya no es sólo nuestro target inicial el que acude al local sino que también hay mucho público mayor de 30 años”.

Entre ellos hay también no-asiduos al botellón que acuden al establecimiento atraídos por el precio de las copas: 5 euros sin necesidad de pagar entrada previa.

Otra de las opciones que ofrece El Previo es comprar las botellas allí mismo, alternativa que, según Díaz, también resulta económica: “Si se suma el coste de comprar una botella, cuyo precio aproximado es de 16 euros, al de las entradas de tres personas (9 euros por cabeza), el precio total asciende a 43 euros. Si de cada botella se sacan aproximadamente 14 copas resulta que cada una sale a 3,07 euros”.

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista Sueños haciendo clic aquí.

Detractores vs defensores (y practicantes, en la mayoría de los casos). El botellón no deja indiferente a casi nadie. Tanto unos como otros tienen motivos para alegrarse. El Previo ha abierto sus puertas en Madrid para todos aquellos a los que les gusta servirse sus copas.

A todos ellos, el local les permite llevar sus propias botellas previo pago de 9 euros (5 para las chicas). A cambio de esta cantidad, dicen los responsables de El Previo, los clientes disponen de un espacio en el que poder disfrutar con sus amigos, sin molestar ni ser molestados y sin necesidad de pasar frío. El local también pone los vasos. Y la música, que, en ocasiones, es en directo.

Pero ¿están dispuestos los asiduos al botellón a pagar teniendo la calle gratis? Fernando Díaz, precursor de la iniciativa, asegura que sí. Al menos eso es lo que desprendían los resultados de la investigación cuantitativa que llevó a cabo entre jóvenes de entre 18 y 30 años antes de poner en marcha el proyecto.

“Comprobamos que la idea podía tener aceptación puesto que los jóvenes encuestados demandaban lugares de reunión en los que poder tomar algo de forma económica. La mayoría se mostraba dispuesto a pagar por entrar en su sitio como El Previo entre 8 y 12 euros”.

Díaz asegura que el contexto económico actual es propicio para negocios que, como el suyo, están basados en el concepto low cost. “Ya no es sólo nuestro target inicial el que acude al local sino que también hay mucho público mayor de 30 años”.

Entre ellos hay también no-asiduos al botellón que acuden al establecimiento atraídos por el precio de las copas: 5 euros sin necesidad de pagar entrada previa.

Otra de las opciones que ofrece El Previo es comprar las botellas allí mismo, alternativa que, según Díaz, también resulta económica: “Si se suma el coste de comprar una botella, cuyo precio aproximado es de 16 euros, al de las entradas de tres personas (9 euros por cabeza), el precio total asciende a 43 euros. Si de cada botella se sacan aproximadamente 14 copas resulta que cada una sale a 3,07 euros”.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Imagina ser periodista
¡Ojalá te mueras!
Cabinas de silencio en la ciudad
El dominio español en los Great Indoors Awards no es casualidad
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 2
  • Me gusta, me lo voy a comprar.Parece un buen invento para evitar contagios.Yo voy mucho de Botellon y ahí te puedes contagiar con cualquiera,hay mucha gente que no conoces y existe mucho riesgo. Me compraré varias para mi y mis amigos.
    Se llama Boquilla UniPersonal es una boquilla que es individual para cada persona,puedes beber de una botella sin tener que chupar de la boca de esta y si no tienes vasos ( que nosotros no los compramos nunca ) te evita ser anti higiénico. Un buen invento sin duda.Os paso el enlace para que la conozcáis vosotros también.
    http://parapersonashigienicas.blogspot.com/2011/04/boquilla-personal-la-solucion-para.html

  • Comentarios cerrados.