31 de octubre 2014    /   ENTRETENIMIENTO
por
 

Los pupitres que denuncian la violencia política

31 de octubre 2014    /   ENTRETENIMIENTO     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

El Black Metal noruego,  más allá de la quema de iglesias, de la truculencia de algunas de sus vicisitudes (ojo con el enlace si no te gusta la casquería) y de la violencia que ejercen algunos de sus ejecutantes, es una fuente de inspiración para muchas personas. Así ha ocurrido con el creador colombiano Humberto Junca, que pensó que podía utilizar la estética del extremo género musical nórdico para criticar la violencia que acontece en su país.
Humberto Junca no es fan del Black Metal. Dice que entiende «su importancia y su impacto, su transgresión. Pero me aburre, me parece musicalmente plano, carente de poética y de humor. Me gusta más su estética. Los logos de los grupos de Black Metal me parecen fantásticos».
Sin embargo, le convocaron para una exposición de arte colombiano en Oslo y pensó que el material debía guardar alguna relación con el país escandinavo. «Rápidamente pensé en unir logos de grupos de Black Metal de allá, con algo propio, mío, colombiano».
[galeria_mosaico]
Pensó que podía utilizarlos para llamar la atención acerca de la situación política y social que vive Colombia. Junca ha dibujado esos logos de bandas en pupitres de colegio en una serie que ha bautizado como Damn Right! Norwegian Wood?. «Quise unir dos clases de «males». Un mal lejano y simbólico para mí, el del Black Metal, y un mal propio, doloroso, el de la guerra en Colombia, una guerra civil ilegal, no declarada, que nos desangra», explica.

Me gusta la idea de volver a la letra imagen equívoca, oculta y ambigua.


Las piezas del ilustrador colombiano están dibujadas con bolígrafo, de la misma manera que cuando Junca asistía a clases en el colegio. Él explica que era buen estudiante y que a los que pintaban los pupitres en el colegio eran sus amigos. Con los años y como recompensa, el dibujante ha desarrollado una habilidad y paciencia que le sirven para crear obras tan minuciosas con las de Damn Right! Norwegian Wood?
«Bajo de internet logos de grupos, retratos o registros fotográficos de eventos trágicos. Paso esas imágenes al pupitre y luego las dibujo, las relleno, con mucho cuidado. Generalmente me demoro de 15 a 20 horas por pupitre», relata.
El logo que Junca dibuja en el vídeo y la música que suena en él son de Darkthrone.

El ilustrador colombiano enlaza su pasado colegial con este presente que vive a través de la actitud común. «Como en mi colegio, aún me burlo de la figura de autoridad. Ya no me burlo del profesor o del rector, ahora me burlo de políticos, por ejemplo».
Dice que con las piezas de la colección de Black Metal trata de llenar un vacío que el colegio deja sin completar. Asegura que ningún profesor les dice en la escuela que «estamos en guerra hace décadas. Nadie enseña y cuestiona que los colombianos matan colombianos, nadie quiere ver lo evidente. Al dibujar estas escenas, también me interesa controlar, comprender, analizar qué pasa, por qué nos matamos mutuamente».
Su serie noruega no es la única incursión que ha hecho en esto de vandalizar pupitres. Junca cuenta que ha hecho otra serie con el nombre de Muebles de mala educación que ironiza acerca de los culpables, a su juicio, de la situación de la educación en Colombia.
091
101
121
El colombiano dibuja a los personajes en el asiento para que estén en contacto directo con el trasero de los alumnos y las alumnas. A la vez, explica las causas de la burla en la tabla reposabrazos de cada pupitre. «Todas estas personas son ahora víctimas de su propio invento. Para hacer esta serie, he acudido a quienes conocen nuestra historia educativa para que me informen, me cuenten lo que ha pasado. Hasta el momento, he contado con la colaboración de Miguel Huertas, William Vásquez y Sylvia Suárez. He hecho seis pupitres, pero quiero que sea una especie de Top Ten de la infamia educativa», explica el ilustrador. Los cuatro infames personajes restantes verán la luz a lo largo de 2015.
12 14 18 07 08 10 11

El Black Metal noruego,  más allá de la quema de iglesias, de la truculencia de algunas de sus vicisitudes (ojo con el enlace si no te gusta la casquería) y de la violencia que ejercen algunos de sus ejecutantes, es una fuente de inspiración para muchas personas. Así ha ocurrido con el creador colombiano Humberto Junca, que pensó que podía utilizar la estética del extremo género musical nórdico para criticar la violencia que acontece en su país.
Humberto Junca no es fan del Black Metal. Dice que entiende «su importancia y su impacto, su transgresión. Pero me aburre, me parece musicalmente plano, carente de poética y de humor. Me gusta más su estética. Los logos de los grupos de Black Metal me parecen fantásticos».
Sin embargo, le convocaron para una exposición de arte colombiano en Oslo y pensó que el material debía guardar alguna relación con el país escandinavo. «Rápidamente pensé en unir logos de grupos de Black Metal de allá, con algo propio, mío, colombiano».
[galeria_mosaico]
Pensó que podía utilizarlos para llamar la atención acerca de la situación política y social que vive Colombia. Junca ha dibujado esos logos de bandas en pupitres de colegio en una serie que ha bautizado como Damn Right! Norwegian Wood?. «Quise unir dos clases de «males». Un mal lejano y simbólico para mí, el del Black Metal, y un mal propio, doloroso, el de la guerra en Colombia, una guerra civil ilegal, no declarada, que nos desangra», explica.

Me gusta la idea de volver a la letra imagen equívoca, oculta y ambigua.


Las piezas del ilustrador colombiano están dibujadas con bolígrafo, de la misma manera que cuando Junca asistía a clases en el colegio. Él explica que era buen estudiante y que a los que pintaban los pupitres en el colegio eran sus amigos. Con los años y como recompensa, el dibujante ha desarrollado una habilidad y paciencia que le sirven para crear obras tan minuciosas con las de Damn Right! Norwegian Wood?
«Bajo de internet logos de grupos, retratos o registros fotográficos de eventos trágicos. Paso esas imágenes al pupitre y luego las dibujo, las relleno, con mucho cuidado. Generalmente me demoro de 15 a 20 horas por pupitre», relata.
El logo que Junca dibuja en el vídeo y la música que suena en él son de Darkthrone.

El ilustrador colombiano enlaza su pasado colegial con este presente que vive a través de la actitud común. «Como en mi colegio, aún me burlo de la figura de autoridad. Ya no me burlo del profesor o del rector, ahora me burlo de políticos, por ejemplo».
Dice que con las piezas de la colección de Black Metal trata de llenar un vacío que el colegio deja sin completar. Asegura que ningún profesor les dice en la escuela que «estamos en guerra hace décadas. Nadie enseña y cuestiona que los colombianos matan colombianos, nadie quiere ver lo evidente. Al dibujar estas escenas, también me interesa controlar, comprender, analizar qué pasa, por qué nos matamos mutuamente».
Su serie noruega no es la única incursión que ha hecho en esto de vandalizar pupitres. Junca cuenta que ha hecho otra serie con el nombre de Muebles de mala educación que ironiza acerca de los culpables, a su juicio, de la situación de la educación en Colombia.
091
101
121
El colombiano dibuja a los personajes en el asiento para que estén en contacto directo con el trasero de los alumnos y las alumnas. A la vez, explica las causas de la burla en la tabla reposabrazos de cada pupitre. «Todas estas personas son ahora víctimas de su propio invento. Para hacer esta serie, he acudido a quienes conocen nuestra historia educativa para que me informen, me cuenten lo que ha pasado. Hasta el momento, he contado con la colaboración de Miguel Huertas, William Vásquez y Sylvia Suárez. He hecho seis pupitres, pero quiero que sea una especie de Top Ten de la infamia educativa», explica el ilustrador. Los cuatro infames personajes restantes verán la luz a lo largo de 2015.
12 14 18 07 08 10 11

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF de la Gran Oportunidad por la cara haciendo clic aquí.

Compártelo twitter facebook whatsapp
‘Josear’: así es «buscarse la vida» en el lenguaje del trap
La serie fotográfica sobre películas que surgió tras una mudanza
No hablamos de deporte
El Japón decimonónico de Felice Beato
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El rollo legal de las cookies

La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

ACEPTAR
Aviso de cookies