fbpx
23 de enero 2017    /   ENTRETENIMIENTO
por
 

Putin, majete, háztelo mirar

23 de enero 2017    /   ENTRETENIMIENTO     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Pocos días antes de que Donald Trump y su gato en la cabeza tomara posesión como presidente de Estados Unidos, saltó a los medios la noticia de que los servicios secretos rusos podrían tener documentación comprometedora del magnate montándose una fiesta con prostitutas en un hotel de Moscú. Curiosamente en el mismo hotel, en la misma suite y en la misma cama que antes ocuparon los Obama.

Un fiestón con cinco prostitutas, cinco, donde no faltó ni la lluvia dorada, que bueno es nuestro Donald cuando se mete en juerga. La historia era poco creíble y como admitió Buzzfeed que sacó la «exclusiva» la información no estaba contrastada.

Por supuesto, el bueno de Trump lo ha negado rotundamente y acusa a la prensa de inventarse esas cosas. Pero por si fuera poco y no supiera defenderse él solito, le ha salido otro abogado defensor del otro lado de lo que fue el telón de acero: Vladimir Putin.

Putin niega tener esa documentación y cree que el bombón de Trump no necesitaría recurrir al servicio de meretrices jamás en su vida (de todos es sabido el apabullante atractivo del magnate), pero dice que tampoco le sorprendería. ¿Porque el ya presidente de los USA es un hombre cabal, defensor a ultranza de la moral y convencido feminista que lucha por acabar con este tipo de prácticas discriminatorias y vejatorias hacia la mujer? Noooo. Porque las prostitutas rusas son las mejores. Ahí queda eso.

«Se relacionaba con las mujeres más bellas del mundo. Me cuesta mucho imaginar que él corrió a un hotel a reunirse con nuestras chicas de baja moral. Sin lugar a dudas, son las mejores del mundo, pero dudo que Trump cayera en eso», afirmaba Putin, defensor de los Trumps indefensos del mundo.

Viendo el presidente ruso la gravedad de lo que acaba de decir, se apresuró a condenar la prostitución como «un fenómeno social grave, horrible», pero la cagada ya estaba hecha.

No sabemos si el nuevo reclamo turístico de Putin (no vamos  a caer en el facilón juego de palabras de su apellido con la palabra ‘puta’) para atraer visitantes a su país será del agrado de los organizadores del próximo Fitur. Que cada uno venda los atractivos de su tierra como quiera, pero presumir de prostitutas patrias es simplemente asqueroso.

Según publica El Excelsior, las estadísticas oficiales (a pesar de que es una práctica ilegal) afirman que hay aproximadamente un millón de mujeres dedicadas a la prostitución en Rusia. Sin embargo, distintas organizaciones afirman que la cifra podría ser aún mayor y superar los 3 millones de prostitutas.

Facts and Details da más datos sobre las trabajadoras sexuales en la antigua Unión Soviética. Gran parte de las mujeres que llegaban a Moscú o San Petersburgo a principios de los 2000 para ejercer la prostitución eran jóvenes de entre 15 y 23 años. Llegaban con la esperanza de encontrar una salida en el mundo de la actuación o de los negocios, y acababan como trabajadoras sexuales. Una de ellas afirmaba que la mayor parte de sus clientes eran criminales.

Según el CIA World Factbook de 2016, Rusia es el origen, lugar de paso y destino final de mujeres, hombres y niños sometidos a tráfico y explotación sexual. ¿De verdad que Putin quiere presumir de esto?

El país de su defendido tampoco se queda atrás en lo que a estadísticas sobre la prostitución se refiere. A pesar de que en EE UU es ilegal (salvo en 11 condados de Nevada), la doble moral con respecto al oficio más antiguo del mundo también está presente allí. Se estima que las ganancias que genera el negocio del sexo en este país son de 14 billones (americanos) de dólares al año y que en 2012 había alrededor de un millón de prostitutas, según un informe de Havocscope.

Se podrían buscar más estadísticas pero no queremos revolvernos más el estómago. Puestos a presumir de patria, señor Putin, mejor recurrir a los tópicos. Son menos originales, pero provocan menos arcadas.

Pocos días antes de que Donald Trump y su gato en la cabeza tomara posesión como presidente de Estados Unidos, saltó a los medios la noticia de que los servicios secretos rusos podrían tener documentación comprometedora del magnate montándose una fiesta con prostitutas en un hotel de Moscú. Curiosamente en el mismo hotel, en la misma suite y en la misma cama que antes ocuparon los Obama.

Un fiestón con cinco prostitutas, cinco, donde no faltó ni la lluvia dorada, que bueno es nuestro Donald cuando se mete en juerga. La historia era poco creíble y como admitió Buzzfeed que sacó la «exclusiva» la información no estaba contrastada.

Por supuesto, el bueno de Trump lo ha negado rotundamente y acusa a la prensa de inventarse esas cosas. Pero por si fuera poco y no supiera defenderse él solito, le ha salido otro abogado defensor del otro lado de lo que fue el telón de acero: Vladimir Putin.

Putin niega tener esa documentación y cree que el bombón de Trump no necesitaría recurrir al servicio de meretrices jamás en su vida (de todos es sabido el apabullante atractivo del magnate), pero dice que tampoco le sorprendería. ¿Porque el ya presidente de los USA es un hombre cabal, defensor a ultranza de la moral y convencido feminista que lucha por acabar con este tipo de prácticas discriminatorias y vejatorias hacia la mujer? Noooo. Porque las prostitutas rusas son las mejores. Ahí queda eso.

«Se relacionaba con las mujeres más bellas del mundo. Me cuesta mucho imaginar que él corrió a un hotel a reunirse con nuestras chicas de baja moral. Sin lugar a dudas, son las mejores del mundo, pero dudo que Trump cayera en eso», afirmaba Putin, defensor de los Trumps indefensos del mundo.

Viendo el presidente ruso la gravedad de lo que acaba de decir, se apresuró a condenar la prostitución como «un fenómeno social grave, horrible», pero la cagada ya estaba hecha.

No sabemos si el nuevo reclamo turístico de Putin (no vamos  a caer en el facilón juego de palabras de su apellido con la palabra ‘puta’) para atraer visitantes a su país será del agrado de los organizadores del próximo Fitur. Que cada uno venda los atractivos de su tierra como quiera, pero presumir de prostitutas patrias es simplemente asqueroso.

Según publica El Excelsior, las estadísticas oficiales (a pesar de que es una práctica ilegal) afirman que hay aproximadamente un millón de mujeres dedicadas a la prostitución en Rusia. Sin embargo, distintas organizaciones afirman que la cifra podría ser aún mayor y superar los 3 millones de prostitutas.

Facts and Details da más datos sobre las trabajadoras sexuales en la antigua Unión Soviética. Gran parte de las mujeres que llegaban a Moscú o San Petersburgo a principios de los 2000 para ejercer la prostitución eran jóvenes de entre 15 y 23 años. Llegaban con la esperanza de encontrar una salida en el mundo de la actuación o de los negocios, y acababan como trabajadoras sexuales. Una de ellas afirmaba que la mayor parte de sus clientes eran criminales.

Según el CIA World Factbook de 2016, Rusia es el origen, lugar de paso y destino final de mujeres, hombres y niños sometidos a tráfico y explotación sexual. ¿De verdad que Putin quiere presumir de esto?

El país de su defendido tampoco se queda atrás en lo que a estadísticas sobre la prostitución se refiere. A pesar de que en EE UU es ilegal (salvo en 11 condados de Nevada), la doble moral con respecto al oficio más antiguo del mundo también está presente allí. Se estima que las ganancias que genera el negocio del sexo en este país son de 14 billones (americanos) de dólares al año y que en 2012 había alrededor de un millón de prostitutas, según un informe de Havocscope.

Se podrían buscar más estadísticas pero no queremos revolvernos más el estómago. Puestos a presumir de patria, señor Putin, mejor recurrir a los tópicos. Son menos originales, pero provocan menos arcadas.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Mean Girls Club: historias excesivas de mujeres rosas
La revista independiente que responde a las cinco «W» del periodismo internacional
Cuando sea mayor, mi hijo será… (Fotokobu)
La conferencia que derivó en musical
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 1
  • Una noticia fake de reddit donde todos los mierdos de propaganda caéis como lo que sois, incompetentes.
    Después un comentario en clave de humor (típico de Putin) sacado de contexto. Putin no se toma en serio esas acusaciones, por eso se permite hasta hacer chascarrillos.
    Para finalizar, la que quiera ser puta, el que quiera ser puto, que lo sea.
    PD: Vergonzoso que en la primera parte te tengas que burlar de una persona que supuestamente lleva peluquín. Contra los calvos uno se puede ensañar, contra una gorda acomplejada no sería tan gracioso eh jijijiji.

  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *