19 de mayo 2021    /   CREATIVIDAD
por
 

¿Qué día de la semana es el mejor para librar? Esto es lo que dice la ciencia

19 de mayo 2021    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista Noviembre haciendo clic aquí.

¿Qué día de la semana es el mejor para librar? Normalmente, para responder a esta pregunta, atendemos a puentes, planes con amigos o a cuadrar el tetris del calendario laboral con los compañeros. Pero quizá a quien deberíamos preguntarle es a la ciencia. Con las vacaciones a la vuelta de la esquina y las empresas apostando por un modelo híbrido de teletrabajo, hemos echado mano de distintos estudios para averiguar cuál es el mejor día de la semana para tomarse un respiro. O para trabajar desde casa.

Puede que «depende» no sea el término más científico del mundo, pero sería la respuesta principal. La personalidad del trabajador y el tipo de trabajo serían las variables a tener en cuenta. Como norma general, lo mejor es tomarse un respiro a mitad de la semana. El miércoles es el día perfecto para romper la tiranía de la semana laboral y cargar pilas. Un profundo artículo de la revista Quartz preguntaba a distintos expertos que, sin dudar, señalaban esta como la opción con más beneficios.

«Nuestra experiencia humana del tiempo está ordenada por ritmos, tanto internos (como ser una persona diurna o nocturna) como externos, (como la jornada laboral o las distintas fechas de entrega de proyectos)», asegura la publicación. Todo el mundo tiene un cronotipo diferente, pero la semana laboral tiende a estandarizarlos. «Romperla por la mitad puede ser una buena manera de encontrar nuestro propio ritmo».

Sostienen estos expertos que alargar el tiempo de descanso del fin de semana puede ser contraproducente al postergar aún más distintos plazos de entrega. El viernes tendrías que apretar el turbo para dejar todo listo y aún así el martes, al llegar, tendrías una pila de trabajo acumulado. El miércoles, sin embargo, parte la semana, dividiéndola en dos tandas de trabajo de dos días y garantizando que siempre estés fresco y no llegues al último día de la semana exhausto.

Sin embargo, esto no funciona para todo el mundo. Algunos especialistas y psicólogos laborales recomiendan coger varios días consecutivos. Esto sería especialmente recomendable para las personas a las que les cuesta desconectar. Este tipo de trabajador debería, en general, tomarse casi todas las vacaciones en una o dos grandes temporadas. Y si tiene un día extra de descanso, mejor cogerlo en viernes o lunes para evadirse del trabajo.

Motivos económicos también aconsejan apostar por este tipo de vacaciones. Los fines de semana largos incentivan el turismo y aumentan el consumo. Es el modelo que persiguen distintos proyectos pilotos, como el que está llevando a cabo el Gobierno de España, aún por definir y siempre que sea posible. Es también el que ha adoptado la empresa Software del Sol, pionera en España en la semana de cuatro días. Desde hace un año, el viernes es un día libre para los trabajadores que no estén de cara al público.

Teletrabajar no es lo mismo que estar de vacaciones, y eso es algo que hemos aprendido todos con la pandemia. Sin embargo, trabajar un día desde casa puede también romper ciertas rutinas y ayudar a retomar energías. Por ello, los mismos días que son recomendables para tomarse libres pueden serlo para teletrabajar. Así lo confirma un estudio del portal estadounidense Inc, que refleja que la mayoría de trabajadores escogen el lunes o el miércoles para trabajar en remoto.

¿CUÁNTAS HORAS A LA SEMANA DEBERÍAS TRABAJAR PARA SER FELIZ Y CUÁNTAS PARA PONER EN PELIGRO TU VIDA?

El secreto de la felicidad ya no es un secreto: consiste en trabajar un día a la semana, según una investigación de la Universidad de Cambridge. Los expertos, que se maltrataban con una interminable jornada de tres días semanales, estudiaron a distintas personas durante el confinamiento. Llegaron a la conclusión de que, a nivel mental, trabajar cerca de ocho horas a la semana es mejor que no trabajar en absoluto. E incomparablemente mejor que una rutinaria jornada de 40 horas semanales. Los expertos no entraron a valorar la viabilidad de las empresas de estos trabajadores enormemente felices.

Puede que la jornada laboral de un día a la semana sea aún poco realista, pero ¿cuánto trabajo es demasiado trabajo? Trabajar más de 55 horas semanales durante un tiempo prolongado puede aumentar hasta un 35% el riesgo de fallecer por enfermedades cardiovasculares y un 17% el riesgo de morir de infarto. Así lo asegura un reciente estudio coordinado por la Organización Mundial de la Salud  y la Organización Internacional del Trabajo. El documento señala que este tipo de muertes subieron un 29% entre 2000 y 2016. Es la primera gran investigación global sobre el tema y señala que estos efectos perjudiciales se producen solo si estas jornadas de trabajo se dan durante un periodo prolongado y constante.

Entre ser feliz y trabajar ocho horas a la semana, o peligrosamente triste y sobrepasar las 55, hay un amplio espectro. Cómo nos distribuímos esas horas, qué horarios y días libres escogemos o cómo nos dividimos el trabajo en oficina o en remoto será uno de los grandes temas de debate en los próximos años. Y para encararlo de buena forma deberíamos escuchar más lo que dicen los científicos, y menos a nuestra agenda o a nuestros jefes.

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista Noviembre haciendo clic aquí.

¿Qué día de la semana es el mejor para librar? Normalmente, para responder a esta pregunta, atendemos a puentes, planes con amigos o a cuadrar el tetris del calendario laboral con los compañeros. Pero quizá a quien deberíamos preguntarle es a la ciencia. Con las vacaciones a la vuelta de la esquina y las empresas apostando por un modelo híbrido de teletrabajo, hemos echado mano de distintos estudios para averiguar cuál es el mejor día de la semana para tomarse un respiro. O para trabajar desde casa.

Puede que «depende» no sea el término más científico del mundo, pero sería la respuesta principal. La personalidad del trabajador y el tipo de trabajo serían las variables a tener en cuenta. Como norma general, lo mejor es tomarse un respiro a mitad de la semana. El miércoles es el día perfecto para romper la tiranía de la semana laboral y cargar pilas. Un profundo artículo de la revista Quartz preguntaba a distintos expertos que, sin dudar, señalaban esta como la opción con más beneficios.

«Nuestra experiencia humana del tiempo está ordenada por ritmos, tanto internos (como ser una persona diurna o nocturna) como externos, (como la jornada laboral o las distintas fechas de entrega de proyectos)», asegura la publicación. Todo el mundo tiene un cronotipo diferente, pero la semana laboral tiende a estandarizarlos. «Romperla por la mitad puede ser una buena manera de encontrar nuestro propio ritmo».

Sostienen estos expertos que alargar el tiempo de descanso del fin de semana puede ser contraproducente al postergar aún más distintos plazos de entrega. El viernes tendrías que apretar el turbo para dejar todo listo y aún así el martes, al llegar, tendrías una pila de trabajo acumulado. El miércoles, sin embargo, parte la semana, dividiéndola en dos tandas de trabajo de dos días y garantizando que siempre estés fresco y no llegues al último día de la semana exhausto.

Sin embargo, esto no funciona para todo el mundo. Algunos especialistas y psicólogos laborales recomiendan coger varios días consecutivos. Esto sería especialmente recomendable para las personas a las que les cuesta desconectar. Este tipo de trabajador debería, en general, tomarse casi todas las vacaciones en una o dos grandes temporadas. Y si tiene un día extra de descanso, mejor cogerlo en viernes o lunes para evadirse del trabajo.

Motivos económicos también aconsejan apostar por este tipo de vacaciones. Los fines de semana largos incentivan el turismo y aumentan el consumo. Es el modelo que persiguen distintos proyectos pilotos, como el que está llevando a cabo el Gobierno de España, aún por definir y siempre que sea posible. Es también el que ha adoptado la empresa Software del Sol, pionera en España en la semana de cuatro días. Desde hace un año, el viernes es un día libre para los trabajadores que no estén de cara al público.

Teletrabajar no es lo mismo que estar de vacaciones, y eso es algo que hemos aprendido todos con la pandemia. Sin embargo, trabajar un día desde casa puede también romper ciertas rutinas y ayudar a retomar energías. Por ello, los mismos días que son recomendables para tomarse libres pueden serlo para teletrabajar. Así lo confirma un estudio del portal estadounidense Inc, que refleja que la mayoría de trabajadores escogen el lunes o el miércoles para trabajar en remoto.

¿CUÁNTAS HORAS A LA SEMANA DEBERÍAS TRABAJAR PARA SER FELIZ Y CUÁNTAS PARA PONER EN PELIGRO TU VIDA?

El secreto de la felicidad ya no es un secreto: consiste en trabajar un día a la semana, según una investigación de la Universidad de Cambridge. Los expertos, que se maltrataban con una interminable jornada de tres días semanales, estudiaron a distintas personas durante el confinamiento. Llegaron a la conclusión de que, a nivel mental, trabajar cerca de ocho horas a la semana es mejor que no trabajar en absoluto. E incomparablemente mejor que una rutinaria jornada de 40 horas semanales. Los expertos no entraron a valorar la viabilidad de las empresas de estos trabajadores enormemente felices.

Puede que la jornada laboral de un día a la semana sea aún poco realista, pero ¿cuánto trabajo es demasiado trabajo? Trabajar más de 55 horas semanales durante un tiempo prolongado puede aumentar hasta un 35% el riesgo de fallecer por enfermedades cardiovasculares y un 17% el riesgo de morir de infarto. Así lo asegura un reciente estudio coordinado por la Organización Mundial de la Salud  y la Organización Internacional del Trabajo. El documento señala que este tipo de muertes subieron un 29% entre 2000 y 2016. Es la primera gran investigación global sobre el tema y señala que estos efectos perjudiciales se producen solo si estas jornadas de trabajo se dan durante un periodo prolongado y constante.

Entre ser feliz y trabajar ocho horas a la semana, o peligrosamente triste y sobrepasar las 55, hay un amplio espectro. Cómo nos distribuímos esas horas, qué horarios y días libres escogemos o cómo nos dividimos el trabajo en oficina o en remoto será uno de los grandes temas de debate en los próximos años. Y para encararlo de buena forma deberíamos escuchar más lo que dicen los científicos, y menos a nuestra agenda o a nuestros jefes.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Yorokobu, Premio Especial del Jurado en Bitacoras 2011
Se empieza por los dibujos animados y se termina enganchado
La economía del cariño
Rokudenashiko, la artista detenida por hacer «arte coño»
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Publicidad