fbpx
22 de junio 2012    /   DIGITAL
por
 

¿Qué hubiera pasado si…?

22 de junio 2012    /   DIGITAL     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Ella llevaba un vestido de flores y gafas de sol. Él, con la mano que no sujetaba su maletín, le dio un cigarrillo. Se cruzaron en la 5ª Avenida, en la esquina con la calle 13 en Nueva York. Una breve conversación, un intercambio de agradecimientos, quizá un par de cumplidos y ya está. Ahí terminó la historia. O quizá no, porque ahora una pegatina recuerda su encuentro en ese mismo lugar.

La fotografía está en la web de I wish I said hello (Me hubiera gustado decirte hola). El final puede que no haya sido más que el principio. O tal vez lo importante sea que la gente al verla piense que ellos no van a perder su oportunidad.

Una mirada que se perdió entre la gente. Un hola sin palabras en una estación de metro. Una conversación que no llegó a producirse. Relaciones que se acabaron sin llegar ni siquiera a comenzar. Cuántas veces hemos pensado qué hubiera pasado si hubiéramos respondido a una mirada, si hubiéramos saludado, si hubiéramos entablado una conversación… En Nueva York, Lisa Park y Adriá Navarro han decidido tratar de volver a recuperar esas oportunidades perdidas y convertirlas, además, en un proyecto artístico.

Park, artista coreana, y Navarro, barcelonés de 24 años apasionado por el diseño interactivo, se conocieron en un máster de tecnología y diseño y como proyecto final decidieron crear esta página.  En ella, la gente puede descargarse una plantilla, crear su propia pegatina y ponerla en el lugar donde ocurrió el encuentro, donde perdieron su oportunidad.

“A Lisa le hacía más gracia que esto pudiera servir para reconectar a las personas. A mí no me preocupa demasiado, me interesa más el proceso de coger las historias y hacer la pegatina, puede ser que alguno de los dos vuelva a pasar por delante y piensen en ello o puede ser que otra gente que no tiene nada que ver pase por delante, entienda la historia y les provoque una sonrisa”, apunta Adriá Navarro desde Estados Unidos.

En Estados Unidos, la web de anuncios Craigslist, además de recoger anuncios de pisos, muebles u otros objetos, tiene una sección de ‘conexiones perdidas’. De aquí sacaron la idea, pero el desarrollo quería ir más allá de una mera recopilación de anuncios. Buscaban una combinación entre el mundo analógico y digital. Descubrir cómo es posible conectar las dos realidades que discurren paralelas con un sentido estético y artístico.

La solución fue desarrollar dibujos de personas con señas de identidad clave: un vestido de flores, un paquete de tabaco, unas gafas de sol… cualquier cosa que permitiera reconocer a los protagonistas del encuentro. El resto, un fondo llamativo dentro de una gota invertida, similar en forma a los bocadillos de los cómics.

Entre los anteriores trabajos de Navarro ha habido más intentos de combinar lo físico con lo digital, como por ejemplo el desarrollo de una aplicación para iPad para comunicar la percepción sobre unos bombones, pero no con el gusto, sino a través de la pantalla. Unir la realidad física con la digital es uno de los objetivos de este diseñador, que ha mezclado pantallas o proyecciones con formatos físicos como el papel o la pintura.  “En el caso de esta web, la idea era una buena forma de explorar lo mismo con otro enfoque. Es una simplificación bastante rápida, pero fue uno de los puntos de partida, junto con muchos intereses que habíamos ido desarrollando con el tiempo”, añade.

Las estaciones de metro o los transportes públicos son algunos lugares propicios para que las conexiones se pierdan. Hay el tiempo justo para reconocer a la otra persona, pero quizá no el suficiente para armarse del valor necesario para entablar una conversación.

En el autobús de Nueva York a Pittsburg, él llevaba gafas, sombrero y leía un betseller de Stieg Larsson. Ella no sabía qué hacer, si mirarle a él o a su ejemplar de los ‘Juegos del Hambre’. Ahora, su mini historia está pegada sobre un fondo naranja en la parada donde cogieron el autobús. Quizá vuelvan a encontrarse, quizá intercambien teléfonos, quizá comiencen una relación,… Muchos quizá, tal vez demasiados, aunque quizá alguien que esté esperando el autobús en esa misma parada no deje pasar, si se le presenta, su oportunidad.

Ella llevaba un vestido de flores y gafas de sol. Él, con la mano que no sujetaba su maletín, le dio un cigarrillo. Se cruzaron en la 5ª Avenida, en la esquina con la calle 13 en Nueva York. Una breve conversación, un intercambio de agradecimientos, quizá un par de cumplidos y ya está. Ahí terminó la historia. O quizá no, porque ahora una pegatina recuerda su encuentro en ese mismo lugar.

La fotografía está en la web de I wish I said hello (Me hubiera gustado decirte hola). El final puede que no haya sido más que el principio. O tal vez lo importante sea que la gente al verla piense que ellos no van a perder su oportunidad.

Una mirada que se perdió entre la gente. Un hola sin palabras en una estación de metro. Una conversación que no llegó a producirse. Relaciones que se acabaron sin llegar ni siquiera a comenzar. Cuántas veces hemos pensado qué hubiera pasado si hubiéramos respondido a una mirada, si hubiéramos saludado, si hubiéramos entablado una conversación… En Nueva York, Lisa Park y Adriá Navarro han decidido tratar de volver a recuperar esas oportunidades perdidas y convertirlas, además, en un proyecto artístico.

Park, artista coreana, y Navarro, barcelonés de 24 años apasionado por el diseño interactivo, se conocieron en un máster de tecnología y diseño y como proyecto final decidieron crear esta página.  En ella, la gente puede descargarse una plantilla, crear su propia pegatina y ponerla en el lugar donde ocurrió el encuentro, donde perdieron su oportunidad.

“A Lisa le hacía más gracia que esto pudiera servir para reconectar a las personas. A mí no me preocupa demasiado, me interesa más el proceso de coger las historias y hacer la pegatina, puede ser que alguno de los dos vuelva a pasar por delante y piensen en ello o puede ser que otra gente que no tiene nada que ver pase por delante, entienda la historia y les provoque una sonrisa”, apunta Adriá Navarro desde Estados Unidos.

En Estados Unidos, la web de anuncios Craigslist, además de recoger anuncios de pisos, muebles u otros objetos, tiene una sección de ‘conexiones perdidas’. De aquí sacaron la idea, pero el desarrollo quería ir más allá de una mera recopilación de anuncios. Buscaban una combinación entre el mundo analógico y digital. Descubrir cómo es posible conectar las dos realidades que discurren paralelas con un sentido estético y artístico.

La solución fue desarrollar dibujos de personas con señas de identidad clave: un vestido de flores, un paquete de tabaco, unas gafas de sol… cualquier cosa que permitiera reconocer a los protagonistas del encuentro. El resto, un fondo llamativo dentro de una gota invertida, similar en forma a los bocadillos de los cómics.

Entre los anteriores trabajos de Navarro ha habido más intentos de combinar lo físico con lo digital, como por ejemplo el desarrollo de una aplicación para iPad para comunicar la percepción sobre unos bombones, pero no con el gusto, sino a través de la pantalla. Unir la realidad física con la digital es uno de los objetivos de este diseñador, que ha mezclado pantallas o proyecciones con formatos físicos como el papel o la pintura.  “En el caso de esta web, la idea era una buena forma de explorar lo mismo con otro enfoque. Es una simplificación bastante rápida, pero fue uno de los puntos de partida, junto con muchos intereses que habíamos ido desarrollando con el tiempo”, añade.

Las estaciones de metro o los transportes públicos son algunos lugares propicios para que las conexiones se pierdan. Hay el tiempo justo para reconocer a la otra persona, pero quizá no el suficiente para armarse del valor necesario para entablar una conversación.

En el autobús de Nueva York a Pittsburg, él llevaba gafas, sombrero y leía un betseller de Stieg Larsson. Ella no sabía qué hacer, si mirarle a él o a su ejemplar de los ‘Juegos del Hambre’. Ahora, su mini historia está pegada sobre un fondo naranja en la parada donde cogieron el autobús. Quizá vuelvan a encontrarse, quizá intercambien teléfonos, quizá comiencen una relación,… Muchos quizá, tal vez demasiados, aunque quizá alguien que esté esperando el autobús en esa misma parada no deje pasar, si se le presenta, su oportunidad.

Compártelo twitter facebook whatsapp
¿Olvidan los periodistas el potencial del periodismo de datos?
Para buena tipografía, la mía
Whooz?, vinilos que aportan personalidad a cargadores y auriculares
Saca el creativo que llevas dentro con los consejos del diseñador Adam J. Kurtz
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 4
  • Preciosa historia y bonita iniciativa. Pero las cosas son como tienen que ser, ocurren así porque es así como marcamos que sean y no pueden ser de otra manera, si no, lo habrían sido. Quizás, haciendo algo por reencontrarse o conocerse las cosas cambian, pero sólo porque nosotros queremos que cambien.
    Nos encanta la idea

  • Os recomiendo el blog «Missed Connections» de Sophie Blackhall. Ha desarrollado el mismo tema a través de bellísimas ilustraciones. En grupos de lectura y creación literaria hemos utilizado esas imágenes para escribir historias y conectar textos en diferentes formatos: cine, poesía, canción, novela gráfica… Todo un placer.

  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *