19 de diciembre 2011    /   DIGITAL
por
 

Que no os vendan la moto de las apps. Internet abierto es mejor

19 de diciembre 2011    /   DIGITAL     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¿Cuál es el internet que queremos para el futuro? ¿Uno encerrado en un escaparate donde pagas el 30% a una compañía por el privilegio de cada transacción o volver a las raíces del medio que permite a cada uno llegar directamente a quién tiene que llegar sin pagar a intermediarios?

No hay que situarse necesariamente en uno u otro bando, hay sitio para todo. Pero si quizá es hora de volver a reivindicar la esencia de internet libre ante la fiebre de las apps que han dominado la atención de los medios de comunicación en los últimos años. El caso del cómico Louis CK, que en cuatro días ha ganado más de 200.000 dólares vendiendo grabaciones audiovisuales de sus monólogos directamente a través de su web, lo pone en bandeja.

El éxito del humorista pone de relieve el poder que sigue teniendo la web para cambiar la industria de contenidos al margen de los cauces tradicionales.

Hace unos meses CK se marcó un reto: autoproducir un vídeo de uno de sus monólogos, ponerlo a la venta en su página web por 5 dólares y esperar a ver el resultado.

Según explica en su página web, invirtió 170.000 dólares en la producción del vídeo que se rodó durante dos noches en el teatro Beacon de Nueva York. Los costes fueron sufragados mayoritariamente por la venta de entradas de ese mismo espectáculo.

El desarrollo de la web que tenía que ser «robusta y bien diseñada» costó 32.000 dólares. «Pasamos semanas intentando ofrecer una experiencia óptima, sencilla y humana para comprar el vídeo».

El 10 de diciembre llegó el día D y CK lo puso a la venta en su site. Doce horas más tarde  ya había recibido más de 50.000 compras que a su vez generaron 250.000 dólares. Había recuperado su inversión en un día. A los cuatro días de su lanzamiento ese número ascendió a 110.000 copias y más de 500.000 dólares. «Quitando impuestos, los beneficios han sido de 200.000 dólares», explica.

«Esto es menos de lo que me hubiera pagado una empresa grande por limitarme a protagonizar un vídeo y dejar que ellos se encarguen del resto con una importante diferencia. Ellos te lo venden a 20 dólares. Te habrían dado un vídeo encriptado y restringido a tu región con un valor limitado y se quedarían en su propiedad tu información privada para su propio uso», añade.

Una vez más, volvemos a ver la grandeza de un internet libre. CK ha logrado vender su producto cuatro veces más barato, mantener su libertadad creativa y no ceder ni un derecho sobre su obra. La pieza se puede ver igual en Dublin que Dubai. El dinero ha acabado en quién tiene que recibirlo, el creador de todo esto. El único perjudicado de todo esto es el intermediario.

Su ejemplo nos enseña que sigue habiendo muchas oportunidades para artistas dispuestos a ensuciarse las manos. Por eso no dejéis que os vendan la moto con que el futuro son solo las apps cerradas. Caer en ese error solo acabaría remplazando una industria obsoleta por otra nueva sin ningún reparo en dictar las reglas del juego.

Lo mejor de todo es que ese vacío no tiene por qué ser usurpado por ellos. Los nuevos cauces están allí para ser aprovechados. Por eso más que nunca reivindico la importancia de un internet libre. CK lo sabe también. «He aprendido que el dinero puede ser muchas cosas. Puede ser algo que se acumula, se lucha por tener, proteger, robar y retener. (…) O se puede juntar para perseguir un interés común, bromas sobre la basura, penes y la paternidad».

Bonus Track: Un monólogo de Louis CK

¿Cuál es el internet que queremos para el futuro? ¿Uno encerrado en un escaparate donde pagas el 30% a una compañía por el privilegio de cada transacción o volver a las raíces del medio que permite a cada uno llegar directamente a quién tiene que llegar sin pagar a intermediarios?

No hay que situarse necesariamente en uno u otro bando, hay sitio para todo. Pero si quizá es hora de volver a reivindicar la esencia de internet libre ante la fiebre de las apps que han dominado la atención de los medios de comunicación en los últimos años. El caso del cómico Louis CK, que en cuatro días ha ganado más de 200.000 dólares vendiendo grabaciones audiovisuales de sus monólogos directamente a través de su web, lo pone en bandeja.

El éxito del humorista pone de relieve el poder que sigue teniendo la web para cambiar la industria de contenidos al margen de los cauces tradicionales.

Hace unos meses CK se marcó un reto: autoproducir un vídeo de uno de sus monólogos, ponerlo a la venta en su página web por 5 dólares y esperar a ver el resultado.

Según explica en su página web, invirtió 170.000 dólares en la producción del vídeo que se rodó durante dos noches en el teatro Beacon de Nueva York. Los costes fueron sufragados mayoritariamente por la venta de entradas de ese mismo espectáculo.

El desarrollo de la web que tenía que ser «robusta y bien diseñada» costó 32.000 dólares. «Pasamos semanas intentando ofrecer una experiencia óptima, sencilla y humana para comprar el vídeo».

El 10 de diciembre llegó el día D y CK lo puso a la venta en su site. Doce horas más tarde  ya había recibido más de 50.000 compras que a su vez generaron 250.000 dólares. Había recuperado su inversión en un día. A los cuatro días de su lanzamiento ese número ascendió a 110.000 copias y más de 500.000 dólares. «Quitando impuestos, los beneficios han sido de 200.000 dólares», explica.

«Esto es menos de lo que me hubiera pagado una empresa grande por limitarme a protagonizar un vídeo y dejar que ellos se encarguen del resto con una importante diferencia. Ellos te lo venden a 20 dólares. Te habrían dado un vídeo encriptado y restringido a tu región con un valor limitado y se quedarían en su propiedad tu información privada para su propio uso», añade.

Una vez más, volvemos a ver la grandeza de un internet libre. CK ha logrado vender su producto cuatro veces más barato, mantener su libertadad creativa y no ceder ni un derecho sobre su obra. La pieza se puede ver igual en Dublin que Dubai. El dinero ha acabado en quién tiene que recibirlo, el creador de todo esto. El único perjudicado de todo esto es el intermediario.

Su ejemplo nos enseña que sigue habiendo muchas oportunidades para artistas dispuestos a ensuciarse las manos. Por eso no dejéis que os vendan la moto con que el futuro son solo las apps cerradas. Caer en ese error solo acabaría remplazando una industria obsoleta por otra nueva sin ningún reparo en dictar las reglas del juego.

Lo mejor de todo es que ese vacío no tiene por qué ser usurpado por ellos. Los nuevos cauces están allí para ser aprovechados. Por eso más que nunca reivindico la importancia de un internet libre. CK lo sabe también. «He aprendido que el dinero puede ser muchas cosas. Puede ser algo que se acumula, se lucha por tener, proteger, robar y retener. (…) O se puede juntar para perseguir un interés común, bromas sobre la basura, penes y la paternidad».

Bonus Track: Un monólogo de Louis CK

Compártelo twitter facebook whatsapp
Hackers pretenden enviar satélites propios al espacio para evitar la censura en internet
Ser un early «abandoner» es una opción
El videojuego de los vengadores civiles mexicanos
Un viaje por el Metro de Madrid sin moverte de Instagram
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 4
  • Me parece super acertado el debate que propones. Hace un par de semanas estuve viendo el video de TED sobre el caso de la revista Orsai, y por lo que veo la historia se repite. Ejemplos como estos son para tenerlos en cuenta antes de que empiece el contraataque por parte de los «grandes», que seguro que están tomando buena nota de estos casos para ver como afrontarlos.
    El intermediario no sólo está sacando la comisión, si no que de paso se está apropiando de parte de los derechos del autor así como de la información de los consumidores como muy bien apuntas en el artículo.Todo ello representa un beneficio y encarecimiento más que considerable sobre el precio final de la obra.
    No pongo en cuestión que los negocios son los negocios, el win to win que comentáis, pero si que lo cuestiono como un método totalmente caduco y cerrado. Radiohead ya lo rompió en su día en el campo musical dejando atrás a los todopoderosos sellos musicales.

    Los recursos están ahí, y como muy bien dices hay que aprovecharlos y defenderlos antes de que acaben por apropiárselos del todo los grandes intermediarios. El autor , artista o creador puede trabajar directamente con su público produciendo un flujo de intercambio mucho más enriquecedor que el propio beneficio en sí.

  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    El rollo legal de las cookies

    La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

    ACEPTAR
    Aviso de cookies
    Publicidad