2 de marzo 2011    /   IDEAS
por
 

Red Karaoke: Que no te dé vergüenza cantar

2 de marzo 2011    /   IDEAS     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.


Todos los seres humanos somos en mayor o menor medida animales musicales. Cantar está en nuestro ADN y existen muy pocas cosas que se puedan comparar al canto para expresar emociones básicas y complejas: alegría, dolor, amor, pasión, rebelión, alegría…
En muchas culturas el canto y el baile servía para archivar y recordar hechos del pasado en forma de letanía, proclamar el amor a la pareja, consagrar la madurez, dar el último adiós a los seres queridos, o incluso desafiar al enemigo como en la haka maorí.
Pero en nuestro día a día, por culpa de esta sociedad en la que todo se mide por parámetros de éxito y que juzga muy duramente el hecho de que probablemente no afinamos tan bien como Plácido Domingo, apenas se canta: nos da vergüenza.  Y por tanto nos cortamos de liberar nuestros sentimientos y compartirlos con el mundo.
Únicamente lo hacemos en la intimidad de nuestra ducha, o cuando el velo del alcohol ha aletargado suficientemente nuestra percepción o cuando nos sentimos refugiados por el colectivo en los actos religiosos. Pero esta experiencia furtiva rara vez proporciona la auténtica catarsis del canto sentido, orgulloso y sin barreras.
El concepto de Karaoke surge en Japón precisamente para generar unas buenas condiciones para que cualquiera pueda cantar: micrófono, letra y música, y habitualmente hasta un público entregado.  Todos hemos experimentado alguna vez esta maravillosa sensación. Sólo basta observar la cara de felicidad y relajación que reflejan los encorbatados ejecutivos japoneses cuando están ante el micrófono.
La evolución 2.0 de este concepto es RedKaraoke, una red social para la gente a quien le gusta cantar: El programa de su web proporciona la letra y música de tus canciones favoritas  y permite que el artista desarrolle su arte ante la webcam.  La actuación queda entonces convertida en un videoclip musical de altísima calidad que se puede compartir con los miles de usuarios que esta red tiene en todo el mundo.
Y la última vuelta de tuerca de este concepto es Virtual Sing. Con esta aplicación de RedKaraoke ni siquiera tienes que ser tú el protagonista físico del clip: puedes crear un cachondo avatar 3D personalizado por ti que entona tus canciones e incluso las baila siguiendo los pasos que tú le marcas, y además lo hace en el escenario que tú eliges.
Ya ves, aunque seas vergonzoso ya no tienes excusa para no cantar.
DESDE EL CORAZÓN DEL MIB

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.


Todos los seres humanos somos en mayor o menor medida animales musicales. Cantar está en nuestro ADN y existen muy pocas cosas que se puedan comparar al canto para expresar emociones básicas y complejas: alegría, dolor, amor, pasión, rebelión, alegría…
En muchas culturas el canto y el baile servía para archivar y recordar hechos del pasado en forma de letanía, proclamar el amor a la pareja, consagrar la madurez, dar el último adiós a los seres queridos, o incluso desafiar al enemigo como en la haka maorí.
Pero en nuestro día a día, por culpa de esta sociedad en la que todo se mide por parámetros de éxito y que juzga muy duramente el hecho de que probablemente no afinamos tan bien como Plácido Domingo, apenas se canta: nos da vergüenza.  Y por tanto nos cortamos de liberar nuestros sentimientos y compartirlos con el mundo.
Únicamente lo hacemos en la intimidad de nuestra ducha, o cuando el velo del alcohol ha aletargado suficientemente nuestra percepción o cuando nos sentimos refugiados por el colectivo en los actos religiosos. Pero esta experiencia furtiva rara vez proporciona la auténtica catarsis del canto sentido, orgulloso y sin barreras.
El concepto de Karaoke surge en Japón precisamente para generar unas buenas condiciones para que cualquiera pueda cantar: micrófono, letra y música, y habitualmente hasta un público entregado.  Todos hemos experimentado alguna vez esta maravillosa sensación. Sólo basta observar la cara de felicidad y relajación que reflejan los encorbatados ejecutivos japoneses cuando están ante el micrófono.
La evolución 2.0 de este concepto es RedKaraoke, una red social para la gente a quien le gusta cantar: El programa de su web proporciona la letra y música de tus canciones favoritas  y permite que el artista desarrolle su arte ante la webcam.  La actuación queda entonces convertida en un videoclip musical de altísima calidad que se puede compartir con los miles de usuarios que esta red tiene en todo el mundo.
Y la última vuelta de tuerca de este concepto es Virtual Sing. Con esta aplicación de RedKaraoke ni siquiera tienes que ser tú el protagonista físico del clip: puedes crear un cachondo avatar 3D personalizado por ti que entona tus canciones e incluso las baila siguiendo los pasos que tú le marcas, y además lo hace en el escenario que tú eliges.
Ya ves, aunque seas vergonzoso ya no tienes excusa para no cantar.
DESDE EL CORAZÓN DEL MIB

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

Compártelo twitter facebook whatsapp
¿Hay que acabar con la agricultura para salvar el planeta?
Artes marciales para acabar con la violencia mexicana
La energía del vacío
Colegios construidos con botellas de plástico
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El rollo legal de las cookies

La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

ACEPTAR
Aviso de cookies