fbpx
8 de marzo 2012    /   ENTRETENIMIENTO
por
 

¿Qué pasa si te cambias la ropa con tu pareja?

8 de marzo 2012    /   ENTRETENIMIENTO     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Él, vestido de él. Ella, vestida de ella. Y después al revés. Él se viste de ella y ella se viste de él. Este es el proyecto de la fotógrafa estadounidense, ubicada en Vancouver, Sincerely Hana. Tomó la primera imagen en mayo de 2010 y ahora hace convocatorias para reunir a voluntarios dispuestos a posar, en todos los lugares adonde viaja y constantemente en la ciudad en la que vive.

“Creo que conforme pasa el tiempo, las diferencias entre lo que es considerado para el hombre y lo que es considerado para la mujer son cada vez menores”, comenta la fotógrafa. “Mi madre me decía que cuando ella era una niña tenía que vestir camisas y no pudo usar pantalones hasta que era una jovencita. No era aceptable que las mujeres utilizaran ropa de hombre y viceversa, pero ahora todo vale. Y eso me encanta. Sí, algunas personas de estas fotos parecen ridículas pero nadie debería sentirse limitado en la ropa que puede vestir”.

Este proyecto, llamado Switcheroo, no nació después de una pensada. Hana Pesut nunca se planteó hacer una serie en el tiempo en la que decenas de personas de EEUU y Canadá posaran con su ropa y la de su pareja. “No lo planeé”, asegura. “Simplemente pasó. Estaba de camping con unos amigos y dos de ellos vestían estilos completamente distintos. Uno llevaba tie-dye, lentejuelas y bufandas de seda. Todo era muy colorido. Otro iba en vaqueros negros y camiseta negra. Pensamos que sería muy divertido que cambiaran su ropa y yo decidí tomar fotos de ellos antes y después del cambio de indumentaria. Después de eso iba mirando a parejas por la calle y pensaba que sería divertido averiguar cómo quedaría a cada uno de ellos la ropa que llevaba el otro”.

Él, vestido de él. Ella, vestida de ella. Y después al revés. Él se viste de ella y ella se viste de él. Este es el proyecto de la fotógrafa estadounidense, ubicada en Vancouver, Sincerely Hana. Tomó la primera imagen en mayo de 2010 y ahora hace convocatorias para reunir a voluntarios dispuestos a posar, en todos los lugares adonde viaja y constantemente en la ciudad en la que vive.

“Creo que conforme pasa el tiempo, las diferencias entre lo que es considerado para el hombre y lo que es considerado para la mujer son cada vez menores”, comenta la fotógrafa. “Mi madre me decía que cuando ella era una niña tenía que vestir camisas y no pudo usar pantalones hasta que era una jovencita. No era aceptable que las mujeres utilizaran ropa de hombre y viceversa, pero ahora todo vale. Y eso me encanta. Sí, algunas personas de estas fotos parecen ridículas pero nadie debería sentirse limitado en la ropa que puede vestir”.

Este proyecto, llamado Switcheroo, no nació después de una pensada. Hana Pesut nunca se planteó hacer una serie en el tiempo en la que decenas de personas de EEUU y Canadá posaran con su ropa y la de su pareja. “No lo planeé”, asegura. “Simplemente pasó. Estaba de camping con unos amigos y dos de ellos vestían estilos completamente distintos. Uno llevaba tie-dye, lentejuelas y bufandas de seda. Todo era muy colorido. Otro iba en vaqueros negros y camiseta negra. Pensamos que sería muy divertido que cambiaran su ropa y yo decidí tomar fotos de ellos antes y después del cambio de indumentaria. Después de eso iba mirando a parejas por la calle y pensaba que sería divertido averiguar cómo quedaría a cada uno de ellos la ropa que llevaba el otro”.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Ballenas biónicas y ponis que escupen fuego
Pajares y Esteso, dos leyendas menospreciadas
Detalles para resentidos
Los gadgets Brosmind para solucionar la falta de acuerdo
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 5
  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    El rollo legal de las cookies

    La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

    ACEPTAR
    Aviso de cookies