9 de junio 2020    /   IDEAS
por
 

La gripe de 1918 contribuyó al ascenso de los nazis. ¿Que pasará cuando todo pase?

9 de junio 2020    /   IDEAS     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

El llamado cine catastrófico nos viene engañando desde que se inventó ese género. Todas sus películas han funcionado con un mismo esquema: algo terrible e inesperado le sucede a la humanidad, pero esta lo afronta con entereza y lo resuelve para conseguir que todo sea como antes.

El origen de la tragedia es diverso: puede provenir del cielo (Armageddon), del mar (Lo imposible), de un enemigo enorme (Godzilla) o de otro minúsculo (Contagio). Pero siempre se trata de un drama apocalíptico que concluye felizmente de un día para otro.

No es casualidad, en ese sentido, la coincidencia de tantos títulos de películas que apuntan en esa dirección: El día más largo, El día después, El día de mañana, Independence day

Por un lado, es comprensible. Las historias del cine catastrófico no solo han de tener un final feliz y definitivo, sino que además ha de llegar en el plazo de los 90 minutos que dura la película.

Pero esa visión cinematográfica es la que a nosotros nos vuelve ciegos. Nos impide darnos cuenta de que el término de cada tragedia es tan solo el comienzo de la siguiente.

En el mundo real, cuando una hecatombe desaparece siempre lo hace dejando un rastro. El rastro de sus consecuencias. Lo que sucede es que, como en toda desescalada, las huellas se van desvaneciendo tan lentamente que al final somos incapaces de establecer las conexiones entre las causas y el efecto de lo que sucederá después. Tampoco ayuda, es cierto, el hecho de que lo más probable sea que la nueva tragedia en nada se parezca a su progenitora.

¿Quién relacionaría, por ejemplo, la pandemia de la gripe española con el surgimiento del nacismo en Alemania? Sin embargo, un informe reciente de la Reserva Federal de Nueva York sostiene que la gripe de 1918, que acabó con la vida de unos 50 millones de personas, transformó la sociedad alemana y contribuyó al ascenso al poder de los nazis.

Esto lo cuenta el diario digital República de las ideas: «El documento, publicado en mayo y firmado por el economista de la FED neoyorquina Kristian Blickle, evalúa los niveles de gasto municipales y el extremismo de los votantes en Alemania desde que surgió la gripe en 1918 hasta 1933, el año en que los nazis accedieron al poder, y señala que los países que experimentaron una mayor reducción de la población por la pandemia destinaron menos gasto per cápita a sus ciudadanos en la década siguiente».

Curiosamente, ese menor gasto social fue el que dio origen en Alemania al creciente aumento de votos al Partido Nacional Socialista de Adolf Hitler.

Una catástrofe llevó a la otra. Lo que sucede es que cuando la sociedad está inmersa en el paréntesis que se forma entre ambas es incapaz de descubrir la correlación existente. Es normal, pues en ese momento resulta difícil analizar la situación con la suficiente perspectiva.

Pero la historia nos ha enseñado que los virus pueden mutar de mil maneras. Hacia otro virus o hacia una transformación social que nos conduzca a una nueva tragedia incluso mucho peor que la que ya habíamos superado.

El llamado cine catastrófico nos viene engañando desde que se inventó ese género. Todas sus películas han funcionado con un mismo esquema: algo terrible e inesperado le sucede a la humanidad, pero esta lo afronta con entereza y lo resuelve para conseguir que todo sea como antes.

El origen de la tragedia es diverso: puede provenir del cielo (Armageddon), del mar (Lo imposible), de un enemigo enorme (Godzilla) o de otro minúsculo (Contagio). Pero siempre se trata de un drama apocalíptico que concluye felizmente de un día para otro.

No es casualidad, en ese sentido, la coincidencia de tantos títulos de películas que apuntan en esa dirección: El día más largo, El día después, El día de mañana, Independence day

Por un lado, es comprensible. Las historias del cine catastrófico no solo han de tener un final feliz y definitivo, sino que además ha de llegar en el plazo de los 90 minutos que dura la película.

Pero esa visión cinematográfica es la que a nosotros nos vuelve ciegos. Nos impide darnos cuenta de que el término de cada tragedia es tan solo el comienzo de la siguiente.

En el mundo real, cuando una hecatombe desaparece siempre lo hace dejando un rastro. El rastro de sus consecuencias. Lo que sucede es que, como en toda desescalada, las huellas se van desvaneciendo tan lentamente que al final somos incapaces de establecer las conexiones entre las causas y el efecto de lo que sucederá después. Tampoco ayuda, es cierto, el hecho de que lo más probable sea que la nueva tragedia en nada se parezca a su progenitora.

¿Quién relacionaría, por ejemplo, la pandemia de la gripe española con el surgimiento del nacismo en Alemania? Sin embargo, un informe reciente de la Reserva Federal de Nueva York sostiene que la gripe de 1918, que acabó con la vida de unos 50 millones de personas, transformó la sociedad alemana y contribuyó al ascenso al poder de los nazis.

Esto lo cuenta el diario digital República de las ideas: «El documento, publicado en mayo y firmado por el economista de la FED neoyorquina Kristian Blickle, evalúa los niveles de gasto municipales y el extremismo de los votantes en Alemania desde que surgió la gripe en 1918 hasta 1933, el año en que los nazis accedieron al poder, y señala que los países que experimentaron una mayor reducción de la población por la pandemia destinaron menos gasto per cápita a sus ciudadanos en la década siguiente».

Curiosamente, ese menor gasto social fue el que dio origen en Alemania al creciente aumento de votos al Partido Nacional Socialista de Adolf Hitler.

Una catástrofe llevó a la otra. Lo que sucede es que cuando la sociedad está inmersa en el paréntesis que se forma entre ambas es incapaz de descubrir la correlación existente. Es normal, pues en ese momento resulta difícil analizar la situación con la suficiente perspectiva.

Pero la historia nos ha enseñado que los virus pueden mutar de mil maneras. Hacia otro virus o hacia una transformación social que nos conduzca a una nueva tragedia incluso mucho peor que la que ya habíamos superado.

Compártelo twitter facebook whatsapp
En el ojo Ajeno: Bud Spencer y Elsa Pataki son clavados
Cómo escribir un relato de terror
Diseños para ayudar a Japón
El taller de carpintería donde todo el proceso de fabricación se retransmite en tiempo real
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 1
  • Lo mismo la peste negra pero que dio paso al renacimiento ya que Europa se quedó sin gente en las ciudades y campos, generando éxodos enormes para reocupar trabajos y oficios y nuevas maneras de pensar y protestar.

  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    El rollo legal de las cookies

    La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

    ACEPTAR
    Aviso de cookies
    Publicidad