fbpx
6 de marzo 2012    /   CREATIVIDAD
por
 

¿Qué tienen en común el skate, el pádel y Steve Jobs?

6 de marzo 2012    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Tenían un objetivo pero no lo pudieron alcanzar. En un momento determinado, Steve Jobs decidió abandonar sus estudios universitarios, un miillonario mexicano intentó sin éxito construir una pista de tenis en su reducido jardín y un grupo de surferos, cansado de esperar las olas, decidió ponerle ruedas a sus tablas. A veces las cosas no salen como uno espera… Pero el resultado puede ser muy bueno.

(Advertorial: Pepsi+Yorokobu)

Aquel era un año sin olas y los sesenteros surfistas californianos no aguantaban ni un minuto más sin cabalgar en sus tablas. Lo vieron claro: si el Pacífico no les pasaba su movimiento, su movimiento pasaba del Pacífico. Unas ruedas bajo sus maderas serían suficientes para poder practicar en asfalto hasta que el mar volviese a ondular. Parece que a la solución casera no le faltaba encanto. Hoy alrededor de 50 millones de personas en el mundo practican el Skateboard.

Enrique Corcuera no era un atleta, ni un emprendedor, ni un visionario deportivo. Era un pudiente mexicano con muchas ganas de tener una pista de tenis en su casa y poco jardín para construirla. Se tuvo que conformar con hacer una más pequeña y rodearla de vallas y paredes que impidieran que la vegetación la invadiese. Nunca supo muy bien en qué momento se convirtió en el fundador del popular deporte del pádel, pero la jugada le salió mucho mejor de lo que esperaba.

A Steve Jobs le aburría la universidad. Solo aguantó seis meses antes de abandonar sus estudios en Reed College University. Lo que no quiso fue desertar del campus. Se olvidó de sacarse su carrera y permaneció 18 meses más asistiendo a clases que le llamaron la atención, por el simple placer de aprender. Nadie entendía mucho por qué  Jobs perdía el tiempo yendo a caligrafía. Quizás lo viesen más claro cuando, ya siendo el magnate de Apple, aseguró que aquel curso fue clave para diseñar el primer Mac.

¿Alguna vez te has planteado que lo que puede ser… puede ser muy bueno? Pepsi sí.

Tenían un objetivo pero no lo pudieron alcanzar. En un momento determinado, Steve Jobs decidió abandonar sus estudios universitarios, un miillonario mexicano intentó sin éxito construir una pista de tenis en su reducido jardín y un grupo de surferos, cansado de esperar las olas, decidió ponerle ruedas a sus tablas. A veces las cosas no salen como uno espera… Pero el resultado puede ser muy bueno.

(Advertorial: Pepsi+Yorokobu)

Aquel era un año sin olas y los sesenteros surfistas californianos no aguantaban ni un minuto más sin cabalgar en sus tablas. Lo vieron claro: si el Pacífico no les pasaba su movimiento, su movimiento pasaba del Pacífico. Unas ruedas bajo sus maderas serían suficientes para poder practicar en asfalto hasta que el mar volviese a ondular. Parece que a la solución casera no le faltaba encanto. Hoy alrededor de 50 millones de personas en el mundo practican el Skateboard.

Enrique Corcuera no era un atleta, ni un emprendedor, ni un visionario deportivo. Era un pudiente mexicano con muchas ganas de tener una pista de tenis en su casa y poco jardín para construirla. Se tuvo que conformar con hacer una más pequeña y rodearla de vallas y paredes que impidieran que la vegetación la invadiese. Nunca supo muy bien en qué momento se convirtió en el fundador del popular deporte del pádel, pero la jugada le salió mucho mejor de lo que esperaba.

A Steve Jobs le aburría la universidad. Solo aguantó seis meses antes de abandonar sus estudios en Reed College University. Lo que no quiso fue desertar del campus. Se olvidó de sacarse su carrera y permaneció 18 meses más asistiendo a clases que le llamaron la atención, por el simple placer de aprender. Nadie entendía mucho por qué  Jobs perdía el tiempo yendo a caligrafía. Quizás lo viesen más claro cuando, ya siendo el magnate de Apple, aseguró que aquel curso fue clave para diseñar el primer Mac.

¿Alguna vez te has planteado que lo que puede ser… puede ser muy bueno? Pepsi sí.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Brother Barcelona: una escuela de creatividad que cambia cada día
La eco-ducha de Jun Yasumoto
Coca Cola emite anuncios de TV en la calle
‘Tardes con Colombine’: la puesta en escena de la vida de Carmen de Burgos
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 3
  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    El rollo legal de las cookies

    La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

    ACEPTAR
    Aviso de cookies