1 de julio 2014    /   CREATIVIDAD
por
 

GIF en compás de 4 por 4

1 de julio 2014    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Cuando el auge del GIF llegó, Rafael Santiandreu ya estaba allí. Santiandreu es diseñador y animador y lleva más de una década haciendo animaciones en este formato como soportes publicitarios para webs. El estímulo que imprime lo imposible, en su caso mover lo que no se puede mover, es el mayor impulso creativo que le empuja a crear. Dice que el hecho de haber sido miembro de un grupo de rock durante 10 años le ayuda a dotarles de un ritmo adecuado «para que no queden demasiado alocados». Aun así, sus GIF animados desafían a la cordura si atendemos a las historias que cuentan.
Cuánto bien ha proporcionado Monty Python al mundo. Los británicos, inventores del más glorioso Flying Circus que se haya visto jamás, proporcionaron una surrealista estética a todo aquel que quiso acogerse a ella. Rafael Santiandreu tomó prestado de ellos parte de esa ‘viejuna’ paleta de texturas y colores y, sobre todo, una buena cantidad de irreverencia para parir sus imágenes. El recuerdo que el mítico Cinexín dejó en su memoria es la mayor inspiración a la hora de animar esas imágenes. Además, recurre al imaginario que en su mente han creado la música y cómics como los de Marvel, 1984 o Cimoc.
flying-circus
El granadino explica que, además, mira siempre al cine como fuente de referencia. Aclara que no sabría definir su estilo pero que, a la hora de crear, «imagino que estoy detrás de la cámara y a la vez montando y dando salida a la película. Más que estilo, lo llamaría «técnica», y en ello estoy, perfeccionando la técnica».
Santiandreu diseña sus animaciones con una obsesión en mente: la de conseguir el bucle perfecto que consiga que los GIF parezcan continuos e interminables. «Intentar hacer una película con bucle es muy complicado. Sin embargo, es lo que me lleva a descubrir otras técnicas. Supongo que estoy entre lo experimental, el humor, el sarcasmo y la expresión personal sobre lo actual», cuenta.
playa-y-pescaito
El diseñador disfruta con la inmediatez del formato -«los cuatro gifs de los Dingbats, los hice en poco más de 30 minutos, incluido el proceso creativo»- y trata de encontrar la parte dulce del proceso creativo. «Me gusta realizarlos fotograma a fotograma, les da un aspecto cinematográfico y pienso que es eso lo que te da la oportunidad de convertir una animación en una pequeña película», cuenta.
Santiandreu fue uno de los ganadores de la convocatoria #ARTISAGIFt, un concurso creado en la comunidad de Google+ del mismo nombre que gestionan Mulafest y Yorokobu. Hay muchas más propuestas en dicha comunidad.
bisonte
yoyo
venus-y-cupido
paintball
padu
mural_playa
la-creacion-de-adan
hormigas-pcienciashijo-del-gif

Cuando el auge del GIF llegó, Rafael Santiandreu ya estaba allí. Santiandreu es diseñador y animador y lleva más de una década haciendo animaciones en este formato como soportes publicitarios para webs. El estímulo que imprime lo imposible, en su caso mover lo que no se puede mover, es el mayor impulso creativo que le empuja a crear. Dice que el hecho de haber sido miembro de un grupo de rock durante 10 años le ayuda a dotarles de un ritmo adecuado «para que no queden demasiado alocados». Aun así, sus GIF animados desafían a la cordura si atendemos a las historias que cuentan.
Cuánto bien ha proporcionado Monty Python al mundo. Los británicos, inventores del más glorioso Flying Circus que se haya visto jamás, proporcionaron una surrealista estética a todo aquel que quiso acogerse a ella. Rafael Santiandreu tomó prestado de ellos parte de esa ‘viejuna’ paleta de texturas y colores y, sobre todo, una buena cantidad de irreverencia para parir sus imágenes. El recuerdo que el mítico Cinexín dejó en su memoria es la mayor inspiración a la hora de animar esas imágenes. Además, recurre al imaginario que en su mente han creado la música y cómics como los de Marvel, 1984 o Cimoc.
flying-circus
El granadino explica que, además, mira siempre al cine como fuente de referencia. Aclara que no sabría definir su estilo pero que, a la hora de crear, «imagino que estoy detrás de la cámara y a la vez montando y dando salida a la película. Más que estilo, lo llamaría «técnica», y en ello estoy, perfeccionando la técnica».
Santiandreu diseña sus animaciones con una obsesión en mente: la de conseguir el bucle perfecto que consiga que los GIF parezcan continuos e interminables. «Intentar hacer una película con bucle es muy complicado. Sin embargo, es lo que me lleva a descubrir otras técnicas. Supongo que estoy entre lo experimental, el humor, el sarcasmo y la expresión personal sobre lo actual», cuenta.
playa-y-pescaito
El diseñador disfruta con la inmediatez del formato -«los cuatro gifs de los Dingbats, los hice en poco más de 30 minutos, incluido el proceso creativo»- y trata de encontrar la parte dulce del proceso creativo. «Me gusta realizarlos fotograma a fotograma, les da un aspecto cinematográfico y pienso que es eso lo que te da la oportunidad de convertir una animación en una pequeña película», cuenta.
Santiandreu fue uno de los ganadores de la convocatoria #ARTISAGIFt, un concurso creado en la comunidad de Google+ del mismo nombre que gestionan Mulafest y Yorokobu. Hay muchas más propuestas en dicha comunidad.
bisonte
yoyo
venus-y-cupido
paintball
padu
mural_playa
la-creacion-de-adan
hormigas-pcienciashijo-del-gif

Compártelo twitter facebook whatsapp
La suite de chocolate de Karl Lagerfeld
Jonas Lund: el artista que usa el ‘blockchain’ para vacilar al mercado del arte
La geometría sensual de Carlín Díaz
¡Al agua patos! El descapotable sesentero que nadaba en el mar
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El rollo legal de las cookies

La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Publicidad