16 de febrero 2016    /   BUSINESS
por
 

Un videojuego en el rocódromo

16 de febrero 2016    /   BUSINESS     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

El concepto de «gamificación» se ha hecho popular en los últimos años en distintos ámbitos. Por ejemplo, el empresarial, donde han proliferado propuestas de team building basadas en distintos tipos de juegos, o el deportivo, en el que la realidad aumentada ha permitido incrementar la motivación personal al sumarle un componente de emoción. Es el caso de las aplicaciones móviles que, mediante locuciones y geolocalización, sumergen a los corredores en una suerte de juego de rol en el que deben perseguir ciertos objetivos o huir de una amenaza zombie.

La empresa Randori ha puesto en marcha un juego de escalada digital llamado Time Trial que convierte cualquier rocódromo en un videojuego. Jon Cheng, su creador, que es aficionado a la escalada, lo propuso al gimnasio Brooklyn Boulders de Somerville, cuyos dirigentes no se lo pensaron dos veces a la hora de aceptar su propuesta.

IMG_1922-f74c3042ae6dbb1cbfc10c78b63287db6e8d48b637444b0bfded6569318183a4 IMG_1948-45af4a02e8e88df7d2a32b3af1e2701e17952e67ff6aa67449440bc982661fb9

El proyecto consiste en convertir toda una pared de escalada en un videojuego mediante la proyección de objetivos en distintas zonas. Los escaladores deben tocarlos todos en un orden determinado, y el programa arroja un ranking según el tiempo que tarde cada uno de ellos en completar la misión.

Esto añade un factor de competición a una actividad que hasta el momento no era fácilmente medible. «La competición no es para todos, pero una vez que tomas la decisión de competir, se convierte en un gran aliciente para mejorar», reflexiona Jon Cheng. Todas las personas que lo han probado han disfrutado mucho, según el programador, y muchas coinciden en que es «una nueva forma de escalar genial».

Ahora, Randori está recibiendo numerosas solicitudes de otros gimnasios y espacios de escalada. Para utilizar el juego solo es necesario tener un portátil, wifi y un proyector. Y una pared de escalada, claro. El programa puede ser modificado en unos pocos segundos para adaptar los puntos a las sujeciones que tenga la pared.

De momento, la versión beta está disponible de forma gratuita a través de su web. Su idea es pasar a un modelo de pago cuando terminen una versión que incluye captura del movimiento a tiempo real. «Esto desbloqueará un montón de posibilidades para nosotros y estamos deseando lanzarlo», dice Cheng.

Cheng opina que podría haber muchas otras aplicaciones de este tipo de tecnología de realidad aumentada para el deporte. «Algunas organizaciones de parkour nos han contactado interesadas, y también queremos explorar qué se puede hacer en gimnasios normales».

Saliendo del ámbito del deporte, Cheng opina que la realidad aumentada también podría servir para amenizar otras tareas de la vida cotidiana. «La tecnología de realidad aumentada es tecnología de propósitos generales. Con los juegos de escalada Randori solo he empezado a arañar la superficie de lo que es posible. Mi deseo es que la gente vea lo que estoy haciendo y se inspire para desarrollar tecnología de realidad aumentada en sus propias áreas de interés».

parallax

El concepto de «gamificación» se ha hecho popular en los últimos años en distintos ámbitos. Por ejemplo, el empresarial, donde han proliferado propuestas de team building basadas en distintos tipos de juegos, o el deportivo, en el que la realidad aumentada ha permitido incrementar la motivación personal al sumarle un componente de emoción. Es el caso de las aplicaciones móviles que, mediante locuciones y geolocalización, sumergen a los corredores en una suerte de juego de rol en el que deben perseguir ciertos objetivos o huir de una amenaza zombie.

La empresa Randori ha puesto en marcha un juego de escalada digital llamado Time Trial que convierte cualquier rocódromo en un videojuego. Jon Cheng, su creador, que es aficionado a la escalada, lo propuso al gimnasio Brooklyn Boulders de Somerville, cuyos dirigentes no se lo pensaron dos veces a la hora de aceptar su propuesta.

IMG_1922-f74c3042ae6dbb1cbfc10c78b63287db6e8d48b637444b0bfded6569318183a4 IMG_1948-45af4a02e8e88df7d2a32b3af1e2701e17952e67ff6aa67449440bc982661fb9

El proyecto consiste en convertir toda una pared de escalada en un videojuego mediante la proyección de objetivos en distintas zonas. Los escaladores deben tocarlos todos en un orden determinado, y el programa arroja un ranking según el tiempo que tarde cada uno de ellos en completar la misión.

Esto añade un factor de competición a una actividad que hasta el momento no era fácilmente medible. «La competición no es para todos, pero una vez que tomas la decisión de competir, se convierte en un gran aliciente para mejorar», reflexiona Jon Cheng. Todas las personas que lo han probado han disfrutado mucho, según el programador, y muchas coinciden en que es «una nueva forma de escalar genial».

Ahora, Randori está recibiendo numerosas solicitudes de otros gimnasios y espacios de escalada. Para utilizar el juego solo es necesario tener un portátil, wifi y un proyector. Y una pared de escalada, claro. El programa puede ser modificado en unos pocos segundos para adaptar los puntos a las sujeciones que tenga la pared.

De momento, la versión beta está disponible de forma gratuita a través de su web. Su idea es pasar a un modelo de pago cuando terminen una versión que incluye captura del movimiento a tiempo real. «Esto desbloqueará un montón de posibilidades para nosotros y estamos deseando lanzarlo», dice Cheng.

Cheng opina que podría haber muchas otras aplicaciones de este tipo de tecnología de realidad aumentada para el deporte. «Algunas organizaciones de parkour nos han contactado interesadas, y también queremos explorar qué se puede hacer en gimnasios normales».

Saliendo del ámbito del deporte, Cheng opina que la realidad aumentada también podría servir para amenizar otras tareas de la vida cotidiana. «La tecnología de realidad aumentada es tecnología de propósitos generales. Con los juegos de escalada Randori solo he empezado a arañar la superficie de lo que es posible. Mi deseo es que la gente vea lo que estoy haciendo y se inspire para desarrollar tecnología de realidad aumentada en sus propias áreas de interés».

parallax

Compártelo twitter facebook whatsapp
Cuando el sadomasoquismo es sostenible
Consejos de un pequeño cerdo capitalista inversionista
Los últimos serán los primeros en el reino de los fértiles
Una cabaña en el bosque para cambiar el mundo
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *