30 de julio 2013    /   CREATIVIDAD
por
 

Raymond Lemstra y sus personajes de contrastes

30 de julio 2013    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista Noviembre haciendo clic aquí.

La mayoría de artistas crean un imaginario individual, único. Algo nada fácil de conseguir. Raymond Lemstra lo hace con un meticuloso trabajo a base de composiciones geométricas, tipografías exquisitas y máscaras surrealistas.

Lemstra nació en Groningen al norte de Holanda. Allí, también fue dónde creció y estudió Arte. “Disfruté mucho de la escuela, fue un precioso y divertido campo de juegos a salvo y alejado de la realidad”, comenta. Actualmente vive en Ámsterdam, donde desarrolla la mayoría de sus dibujos y pinturas.

El holandés se toma muy en serio cada proyecto. No sabe cómo definir su estilo, ni quiere tener uno concreto, pero reconoce en su trabajo una mezcla de formas simples con un elaborada técnica en la producción, para crear un contraste importante y reconocible a simple vista. “Mis dibujos e ideas están bajo la influencia de mis constantes cambios de interés”, explica. En su obra se puede apreciar la influencia de la Bauhaus.

Raymond_Lemstra_84

 

“Por supuesto que la he tenido en cuenta y lo estudié en el pasado. Los dibujos arquitectónicos de Walter Gropius, la tetera de Marianne Brandt. Siento las proporciones muy naturales y correctas en sus tipografías, en la arquitectura y las esculturas”, añade.

Su mayor fuente de inspiración viene de viajes y las experiencias de conocer gente nueva. Rara vez mira el trabajo de otros artistas para encontrarla, pero reconoce que le encanta ver la obra de Moebius y Otomo Katsuhiro, “¿y quién no?”, concluye.

Raymond no suele hacer bocetos aunque siempre lleva un cuaderno en el que hace anotaciones. Cuando se pone manos a la obra, prefiere hacerlo de forma intuitiva como cuando era niño. “He notado que si pienso demasiado las ideas, se vuelven menos divertidas al ejecutarlas”.

Su trabajo comercial lo realiza de la misma manera que el personal. “Si una marca me llama es porque conocen lo que hago así que no tengo que modificarlo. Esto me da mucha libertad aunque hace que la línea que separa uno y otro sea un poco borrosa”

El año pasado hizo su primera escultura comisionada por Pictoplasma. La realizó en París, donde estuvo buscando materiales durante una semana para montarla durante la semana siguiente. Actualmente esta obra se puede ver en La Casa Encendida de Madrid.

Raymond Lemstra tiene más ideas para otras instalaciones, pero de momento está dibujando y pintando para una nueva exposición en solitario a finales de año.

Raymond_Lemstra_Akuma-1

RAYMOND_LEMSTRA_FOX_WEB

raymond_lemstra_fyrst

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista Noviembre haciendo clic aquí.

La mayoría de artistas crean un imaginario individual, único. Algo nada fácil de conseguir. Raymond Lemstra lo hace con un meticuloso trabajo a base de composiciones geométricas, tipografías exquisitas y máscaras surrealistas.

Lemstra nació en Groningen al norte de Holanda. Allí, también fue dónde creció y estudió Arte. “Disfruté mucho de la escuela, fue un precioso y divertido campo de juegos a salvo y alejado de la realidad”, comenta. Actualmente vive en Ámsterdam, donde desarrolla la mayoría de sus dibujos y pinturas.

El holandés se toma muy en serio cada proyecto. No sabe cómo definir su estilo, ni quiere tener uno concreto, pero reconoce en su trabajo una mezcla de formas simples con un elaborada técnica en la producción, para crear un contraste importante y reconocible a simple vista. “Mis dibujos e ideas están bajo la influencia de mis constantes cambios de interés”, explica. En su obra se puede apreciar la influencia de la Bauhaus.

Raymond_Lemstra_84

 

“Por supuesto que la he tenido en cuenta y lo estudié en el pasado. Los dibujos arquitectónicos de Walter Gropius, la tetera de Marianne Brandt. Siento las proporciones muy naturales y correctas en sus tipografías, en la arquitectura y las esculturas”, añade.

Su mayor fuente de inspiración viene de viajes y las experiencias de conocer gente nueva. Rara vez mira el trabajo de otros artistas para encontrarla, pero reconoce que le encanta ver la obra de Moebius y Otomo Katsuhiro, “¿y quién no?”, concluye.

Raymond no suele hacer bocetos aunque siempre lleva un cuaderno en el que hace anotaciones. Cuando se pone manos a la obra, prefiere hacerlo de forma intuitiva como cuando era niño. “He notado que si pienso demasiado las ideas, se vuelven menos divertidas al ejecutarlas”.

Su trabajo comercial lo realiza de la misma manera que el personal. “Si una marca me llama es porque conocen lo que hago así que no tengo que modificarlo. Esto me da mucha libertad aunque hace que la línea que separa uno y otro sea un poco borrosa”

El año pasado hizo su primera escultura comisionada por Pictoplasma. La realizó en París, donde estuvo buscando materiales durante una semana para montarla durante la semana siguiente. Actualmente esta obra se puede ver en La Casa Encendida de Madrid.

Raymond Lemstra tiene más ideas para otras instalaciones, pero de momento está dibujando y pintando para una nueva exposición en solitario a finales de año.

Raymond_Lemstra_Akuma-1

RAYMOND_LEMSTRA_FOX_WEB

raymond_lemstra_fyrst

Compártelo twitter facebook whatsapp
La arquitectura de Londres más alejada de la marabunta
El regalito del viernes: de las guerras no se aprende nada
El Mundial de las marcas
Crinolinas, zapatos gigantes o mochilas con churros de piscina: diseños para guardar la distancia social
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Comentarios cerrados.

Publicidad