19 de febrero 2013    /   CREATIVIDAD
por
 

¿Una cafetería 50s o… una oficina?

19 de febrero 2013    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

redbility
El gesto de asombro es un paisaje habitual para los recepcionistas de Redbility. Lo ven, prácticamente, a diario, desde su silla. El visitante novel suele entrar, dubitativo, y excusarse antes de preguntar. “Lo siento. Creo que me he equivocado”. El destino previsto era una oficina pero, al llegar a la dirección acordada, ni era el lugar ni la época esperada. España había mutado a EEUU y el año 2013 había sido absorbido por los 50s.
La entrada a las oficinas de Redbility es un réplica exacta de las cafeterías estadounidenses de los años 50 y 60. La diferencia es que, tras la barra, no hay camareros. Hay recepcionistas y empleados de una empresa especializada en comunicación en entornos digitales (e-commerce, branding, investigación, marketing…).
En este bar no se sirven hamburguesas. Lo común es que sus mesas sostengan ordenadores y papeles. “Es un lugar de reunión y un espacio donde trabajar a solas, si necesitas concentración”, explica Silvia Castro, marketing and communication manager de Redbility.
r7
r11
r21
r13
r23
r15
Después del bar hay un camino en curva. El pasillo lleva a unos despachos rociados de iconos pop. Entre ellos, unas lámparas humanoides, construidas con maniquíes y lámparas que funcionan como las patas de un pulpo. El autor es uno de los fundadores y CEO de la compañía, Antonio Gutiérrez.
r1
r2
r9
r16
r25
r28
En la empresa existe una tradición que acaba modelando la estética de la oficina. “Utilizamos imágenes de algunos proyectos para hacer vinilos de pared”, indica Castro.
Esa es el motivo de que en el muro de una sala de reuniones haya una cabeza a punto de ser aplastada contra un exprimidor. Esas caras convertidas en naranja tienen dueño. Pertenecen al equipo que desarrolló un proyecto digital para la marca Don Simón y, al término de la campaña, se hizo vinilo para siempre.
Otras veces el proyecto no se perpetúa en un vinilo. Pero el ritual ordena que se haga, siempre, un making of.
r29
r4
r5
r20
r8
r19
Imágenes: Redbility y Mar Abad

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

redbility
El gesto de asombro es un paisaje habitual para los recepcionistas de Redbility. Lo ven, prácticamente, a diario, desde su silla. El visitante novel suele entrar, dubitativo, y excusarse antes de preguntar. “Lo siento. Creo que me he equivocado”. El destino previsto era una oficina pero, al llegar a la dirección acordada, ni era el lugar ni la época esperada. España había mutado a EEUU y el año 2013 había sido absorbido por los 50s.
La entrada a las oficinas de Redbility es un réplica exacta de las cafeterías estadounidenses de los años 50 y 60. La diferencia es que, tras la barra, no hay camareros. Hay recepcionistas y empleados de una empresa especializada en comunicación en entornos digitales (e-commerce, branding, investigación, marketing…).
En este bar no se sirven hamburguesas. Lo común es que sus mesas sostengan ordenadores y papeles. “Es un lugar de reunión y un espacio donde trabajar a solas, si necesitas concentración”, explica Silvia Castro, marketing and communication manager de Redbility.
r7
r11
r21
r13
r23
r15
Después del bar hay un camino en curva. El pasillo lleva a unos despachos rociados de iconos pop. Entre ellos, unas lámparas humanoides, construidas con maniquíes y lámparas que funcionan como las patas de un pulpo. El autor es uno de los fundadores y CEO de la compañía, Antonio Gutiérrez.
r1
r2
r9
r16
r25
r28
En la empresa existe una tradición que acaba modelando la estética de la oficina. “Utilizamos imágenes de algunos proyectos para hacer vinilos de pared”, indica Castro.
Esa es el motivo de que en el muro de una sala de reuniones haya una cabeza a punto de ser aplastada contra un exprimidor. Esas caras convertidas en naranja tienen dueño. Pertenecen al equipo que desarrolló un proyecto digital para la marca Don Simón y, al término de la campaña, se hizo vinilo para siempre.
Otras veces el proyecto no se perpetúa en un vinilo. Pero el ritual ordena que se haga, siempre, un making of.
r29
r4
r5
r20
r8
r19
Imágenes: Redbility y Mar Abad

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Las pausas en el trabajo son buenas, aunque tu jefe no piense lo mismo
‘Espere en recepción’: fotos vintage del EEUU corporativo
Las líneas del deseo nos ayudan a diseñar ciudades más humanas
La Inglaterra kitsch de Martin Parr, en las cortinillas de la BBC
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 7
  • Mar, no se por qué me alegra, pero me alegra que conozcáis a Redbility… He trabajado con ellos y siempre tengo un minuto para dedicarles algún piropo profesional.
    Son igual de espectaculares trabajando.
    Abrazos a todos. Redbility y Yorokobu desde el Ojo Ajeno.

    • Enrique, tiene razón Mar, siempre se echa de menos a los amigos cuando uno no los ve por un tiempo.
      Te agradecemos el piropo y envidamos a la grande: poca gente se encuentra uno por estos mundos online con tu visión polifacética y compleja de las cosas.
      Un abrazo y, cuando puedas, pásate por la cafetería un ratito.

  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    El rollo legal de las cookies

    La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

    ACEPTAR
    Aviso de cookies