fbpx
25 de mayo 2017    /   CREATIVIDAD
por
 

Así se están rediseñando los preservativos

25 de mayo 2017    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Cuando se habla de diseño y sexualidad se tiende a pensar en rediseñar artículos como los juguetes eróticos o, por ejemplo, el mobiliario, pero pocas personas piensan en cambiar algo tan básico, pero tan necesario, como el diseño del preservativo.

Generalmente los cambios en esta industria han girado en torno a mejorar las sensaciones. Para ello se ha optado por incluir estrías externas o por conseguir un menor grosor del látex, sin que eso influyera en la seguridad. Es decir, preservativos más finos pero con menos posibilidades de romperse. Igualmente, han girado en torno a incluir valores añadidos en cuanto a sabores o sensaciones, pasando no solo del frío al calor, sino también a las sensaciones retardantes.

Sin embargo, no ha habido un gran cambio en cuanto al diseño de su estructura. Hasta ahora.

lelo-hex-7

Estructura hexagonal

Esa ha sido la aventura de la marca de juguetería LELO al crear su línea de preservativos LELO HEX. «En los últimos años ha habido un preocupante repunte de las infecciones de transmisión sexual (ITS) que, ahora, son más virulentas. Muchas personas no están usando adecuadamente el condón y el condón masculino, como todo el mundo sabe, es el mejor método para evitar el contagio», explica Eduardo Lambás, director comercial de LELO HEX en España.

Por ello la empresa inició un proceso de investigación durante unos siete años para conseguir cambiar no solo aspectos secundarios del preservativo, sino hacer una verdadera innovación en torno a su estructura, algo que según Lambás, no se había hecho en los últimos 60 años.

La idea de la marca no es otra que volver a llamar la atención sobre la necesidad del uso del preservativo, ofreciendo un producto mejorado. Para ello se marcaron varios objetivos: conseguir que el profiláctico fuera de un material más fuerte que evitase roturas y que eso no interrumpiese al placer, consiguiendo a la vez que la sensación fuera más natural y evitase deslizamientos.

lelo-hex-6

La respuesta llegó observando la estructura del grafeno, una sustancia compuesta por carbono puro, con átomos dispuestos en un patrón regular hexagonal, similar al grafito. Así, la apariencia de los condones HEX es igualmente una estructura hexagonal. «El hexágono se elige por ser la estructura molecular del grafeno, que es la estructura que aporta más resistencia, adaptabilidad y sensibilidad, todo al mismo tiempo. Y esto es algo que, hasta ahora, era impensable en los preservativos», insiste Lambás.

En cuanto a las características, este rediseño de los preservativos no solo destaca su estructura hexagonal, más ligera y resistente; también una estructura interior con relieve, a través de láminas interiores ultra finas, con seis puntos flexibles que se ajustan al que lo lleva. Al igual que los preservativos tradicionales, incluye lubricante neutro.

Si esos son los pros, entre los contras cabe destacar que su precio es superior a la media del mercado, y que no existen diferentes medidas, por lo que no se ajusta a todos los tamaños.

La importancia de innovar en diseño

El diseño de estos preservativos ya ha sido reconocido con los premios iF Award y Golden A’ Design en la categoría de Innovación y Calidad de diseño, pero además, desde la marca insisten en que lo más llamativo es que a través de las redes han recibido numerosos mensajes preguntando sobre las diferencias que esta nueva estructura aporta al preservativo, lo que lleva a pensar que «está claro que los consumidores valoran el diseño como un valor añadido».

lelo-hex-8

¿Entonces por qué no se había hecho antes? En realidad, otras marcas de preservativos sí que habían propuesto algunos cambios en el diseño, aunque no fuera de una forma tan profunda y estructural. La más conocida es el formato Easy-on de la marca Durex, que luego han imitado otras marcas. Se trata de presentar un preservativo que no fuera totalmente recto, que en ocasiones estrangula el pene, sino realizar una forma más anatómica, más ancha en la zona del glande (63 mm) y más estrecha en la base (56mm), que permite no solo un mejor ajuste y menos roturas, sino también que se mejore su sujeción.

No fue la única innovación, la marca Control, por su parte, decidió hacer más fácil la colocación del preservativo con el formato Easy-way, que se basa en una tira que permite en primer lugar saber cuál es lado del condón por el que debe desenrollarse, y después, al tirar de ella, deja que el preservativo se deslice a lo largo del tronco del pene, permitiendo una mejor colocación y menor peligro de roturas al no entrar en contacto, por ejemplo, con las uñas.

Cuando se habla de diseño y sexualidad se tiende a pensar en rediseñar artículos como los juguetes eróticos o, por ejemplo, el mobiliario, pero pocas personas piensan en cambiar algo tan básico, pero tan necesario, como el diseño del preservativo.

Generalmente los cambios en esta industria han girado en torno a mejorar las sensaciones. Para ello se ha optado por incluir estrías externas o por conseguir un menor grosor del látex, sin que eso influyera en la seguridad. Es decir, preservativos más finos pero con menos posibilidades de romperse. Igualmente, han girado en torno a incluir valores añadidos en cuanto a sabores o sensaciones, pasando no solo del frío al calor, sino también a las sensaciones retardantes.

Sin embargo, no ha habido un gran cambio en cuanto al diseño de su estructura. Hasta ahora.

lelo-hex-7

Estructura hexagonal

Esa ha sido la aventura de la marca de juguetería LELO al crear su línea de preservativos LELO HEX. «En los últimos años ha habido un preocupante repunte de las infecciones de transmisión sexual (ITS) que, ahora, son más virulentas. Muchas personas no están usando adecuadamente el condón y el condón masculino, como todo el mundo sabe, es el mejor método para evitar el contagio», explica Eduardo Lambás, director comercial de LELO HEX en España.

Por ello la empresa inició un proceso de investigación durante unos siete años para conseguir cambiar no solo aspectos secundarios del preservativo, sino hacer una verdadera innovación en torno a su estructura, algo que según Lambás, no se había hecho en los últimos 60 años.

La idea de la marca no es otra que volver a llamar la atención sobre la necesidad del uso del preservativo, ofreciendo un producto mejorado. Para ello se marcaron varios objetivos: conseguir que el profiláctico fuera de un material más fuerte que evitase roturas y que eso no interrumpiese al placer, consiguiendo a la vez que la sensación fuera más natural y evitase deslizamientos.

lelo-hex-6

La respuesta llegó observando la estructura del grafeno, una sustancia compuesta por carbono puro, con átomos dispuestos en un patrón regular hexagonal, similar al grafito. Así, la apariencia de los condones HEX es igualmente una estructura hexagonal. «El hexágono se elige por ser la estructura molecular del grafeno, que es la estructura que aporta más resistencia, adaptabilidad y sensibilidad, todo al mismo tiempo. Y esto es algo que, hasta ahora, era impensable en los preservativos», insiste Lambás.

En cuanto a las características, este rediseño de los preservativos no solo destaca su estructura hexagonal, más ligera y resistente; también una estructura interior con relieve, a través de láminas interiores ultra finas, con seis puntos flexibles que se ajustan al que lo lleva. Al igual que los preservativos tradicionales, incluye lubricante neutro.

Si esos son los pros, entre los contras cabe destacar que su precio es superior a la media del mercado, y que no existen diferentes medidas, por lo que no se ajusta a todos los tamaños.

La importancia de innovar en diseño

El diseño de estos preservativos ya ha sido reconocido con los premios iF Award y Golden A’ Design en la categoría de Innovación y Calidad de diseño, pero además, desde la marca insisten en que lo más llamativo es que a través de las redes han recibido numerosos mensajes preguntando sobre las diferencias que esta nueva estructura aporta al preservativo, lo que lleva a pensar que «está claro que los consumidores valoran el diseño como un valor añadido».

lelo-hex-8

¿Entonces por qué no se había hecho antes? En realidad, otras marcas de preservativos sí que habían propuesto algunos cambios en el diseño, aunque no fuera de una forma tan profunda y estructural. La más conocida es el formato Easy-on de la marca Durex, que luego han imitado otras marcas. Se trata de presentar un preservativo que no fuera totalmente recto, que en ocasiones estrangula el pene, sino realizar una forma más anatómica, más ancha en la zona del glande (63 mm) y más estrecha en la base (56mm), que permite no solo un mejor ajuste y menos roturas, sino también que se mejore su sujeción.

No fue la única innovación, la marca Control, por su parte, decidió hacer más fácil la colocación del preservativo con el formato Easy-way, que se basa en una tira que permite en primer lugar saber cuál es lado del condón por el que debe desenrollarse, y después, al tirar de ella, deja que el preservativo se deslice a lo largo del tronco del pene, permitiendo una mejor colocación y menor peligro de roturas al no entrar en contacto, por ejemplo, con las uñas.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Los ganadores del estreno de Caprica
La naturaleza del futuro podría ser así
La concentración: una habilidad de los grandes genios
La política cultural española fallida (cierra el museo Chillida)
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *