fbpx
26 de junio 2013    /   ENTRETENIMIENTO
por
 

Relacionas libidinosas

26 de junio 2013    /   ENTRETENIMIENTO     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Se habían conocido en un chat en internet hacía unos meses y como parecía que la atracción era mutua habían concertado una cita para conocerse en persona aquel sábado. Ella había llegado primero. Mientras esperaba imaginaba cómo sería él. Cómo serían sus ojos. Sus manos. Su boca. Mmmm, la boca… El calor iba en aumento.
Si todo iba como esperaba, aquella primera cita sería el preludio de una intensa, loca y subida de tono noche de amor. Pasaban cinco minutos de la hora. Ella miraba impaciente por la cristalera buscando al que podría ser su gran amor. ¿Será ese? ¿Aquel? No, ninguno llevaba un libro en la mano, tal y como habían acordado para reconocerse. Hasta que por fin le vio entrar. Alto, guapísimo, pelo negro y algo rizado, ojos enormes y oscuros, sonrisa abierta y unos labios carnosos y sensuales. La estampa superaba con creces lo que había imaginado. Él la miró desde la puerta. Ella le confirmó con los ojos que sí, que era ella. Le veía acercarse. Notaba cómo le ardía la cara delatando así toda la atracción sexual que le provocaba. ¡Ya estaba allí! ¡Por fin!
“Hola, perdona, llego tarde. Pero más vale tarde si la dicha es buena, ¿no?”, dijo él a modo de saludo. Ella ya no le escuchaba. El calor desapareció y el color sonrosado de sus mejillas tornó a un blanco pálido, mortecino, cuando de aquella boca carnosa y sensual salió el hedor más horroroso que jamás había sentido.
¡Vaya bajón!, ¿eh? Soy mala, lo sé. Pero, venga, remojaos la cara con un poco de agua fría que ahora viene lo bueno.
Esta vez no vamos a centrarnos en el cómo se escribe, sino en el cómo se pronuncia. Un poquito de atención que quiero que quede claro, clarito, claro. Lo que siente la chica de la historia es una intensa atracción sexual. Y eso, queridos y queridas, se llama LIBIDO. Pero pronunciado así: li-BÍÍÍÍ-do. Es decir, palabra llana y femenina —otra cosita a remarcar y a recordar— que lleva el acento en la segunda sílaba (BI). Y LÍVIDO es como se queda un catedrático de la RAE (y yo misma) cuando lo escuchamos mal pronunciado. O sea, palabra esdrújula que lleva el acento en la primera sílaba (LÍ) y que significa ‘amoratado’ o ‘pálido’, como es el caso.
Sí, lo sé: libido suena feo. Y puede que su sonido nos excite menos que ver un documental de anguilas. Pero también los feos y las feas tienen derecho a existir y a ser respetados en toda su pronunciación. Digo yo, ¿no? Así que, por favor, no me hagáis palidecer más, que se acerca el veranito y quiero presumir de buen color.

Se habían conocido en un chat en internet hacía unos meses y como parecía que la atracción era mutua habían concertado una cita para conocerse en persona aquel sábado. Ella había llegado primero. Mientras esperaba imaginaba cómo sería él. Cómo serían sus ojos. Sus manos. Su boca. Mmmm, la boca… El calor iba en aumento.
Si todo iba como esperaba, aquella primera cita sería el preludio de una intensa, loca y subida de tono noche de amor. Pasaban cinco minutos de la hora. Ella miraba impaciente por la cristalera buscando al que podría ser su gran amor. ¿Será ese? ¿Aquel? No, ninguno llevaba un libro en la mano, tal y como habían acordado para reconocerse. Hasta que por fin le vio entrar. Alto, guapísimo, pelo negro y algo rizado, ojos enormes y oscuros, sonrisa abierta y unos labios carnosos y sensuales. La estampa superaba con creces lo que había imaginado. Él la miró desde la puerta. Ella le confirmó con los ojos que sí, que era ella. Le veía acercarse. Notaba cómo le ardía la cara delatando así toda la atracción sexual que le provocaba. ¡Ya estaba allí! ¡Por fin!
“Hola, perdona, llego tarde. Pero más vale tarde si la dicha es buena, ¿no?”, dijo él a modo de saludo. Ella ya no le escuchaba. El calor desapareció y el color sonrosado de sus mejillas tornó a un blanco pálido, mortecino, cuando de aquella boca carnosa y sensual salió el hedor más horroroso que jamás había sentido.
¡Vaya bajón!, ¿eh? Soy mala, lo sé. Pero, venga, remojaos la cara con un poco de agua fría que ahora viene lo bueno.
Esta vez no vamos a centrarnos en el cómo se escribe, sino en el cómo se pronuncia. Un poquito de atención que quiero que quede claro, clarito, claro. Lo que siente la chica de la historia es una intensa atracción sexual. Y eso, queridos y queridas, se llama LIBIDO. Pero pronunciado así: li-BÍÍÍÍ-do. Es decir, palabra llana y femenina —otra cosita a remarcar y a recordar— que lleva el acento en la segunda sílaba (BI). Y LÍVIDO es como se queda un catedrático de la RAE (y yo misma) cuando lo escuchamos mal pronunciado. O sea, palabra esdrújula que lleva el acento en la primera sílaba (LÍ) y que significa ‘amoratado’ o ‘pálido’, como es el caso.
Sí, lo sé: libido suena feo. Y puede que su sonido nos excite menos que ver un documental de anguilas. Pero también los feos y las feas tienen derecho a existir y a ser respetados en toda su pronunciación. Digo yo, ¿no? Así que, por favor, no me hagáis palidecer más, que se acerca el veranito y quiero presumir de buen color.

Compártelo twitter facebook whatsapp
El origen de los dichos: Más feo que Picio
El nuevo cuarto poder
10 motivos por los que quiero que Neil Young sea mi padre
Jabalina Love Songs: Discos de colección ilustrados por María Castelló
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 9
  • Bien visto! Hay que ser una libidinosa de la ortografía para recalcar lo importante : las palabras deben pronunciarse como se escriben. Para un país que se come la mayoría de los acentos regalar una esdrújula a una llana es como pretender ser un as cuando se es un «ass»(hole). Vamos que se quiere levantar lo que llano es. Y luego quieren recortar en educación…muy aguda!

  • “con los ojos cargados por una noche de insomnio y los semblantes lívidos y amarillentos bajo la niebla.”
    Pasaje de: Dostoievski, Fiódor. “El idiota.”

    • «Tilde» es el acento gráfico u ortográfico. Pero en el artículo hablo de cómo se pronuncia, no de cómo se escribe. Por lo tanto, hablo de «acento». Si quieres, lo especificamos y hablamos de «acento prosódico» pero no creo necesario ir tan, tan, tan al detalle. «Libido» lleva acento (prosódico) en la segunda i -que es lo que digo en el texto-, pero no lleva tilde.

  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *