27 de octubre 2014    /   Logo School
por
 

Relatos ortográficos: Las mentiras del vino

Logo School

27 de octubre 2014    /   Logo School     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista Noviembre haciendo clic aquí.

María y Ana se parecían tanto físicamente que todo el mundo pensaba que eran hermanas. Pero solo eran amigas. Cuando ambas se enamoraron del mismo hombre y este eligió a Ana como pareja, su amistad se rompió. Un día, tras una fiesta de cumpleaños, la despechada María secuestró al novio de su amiga cuando lo encontró borracho como una cuba, sentado en la acera, tras su despedida de soltero. Incapaz de reconocer a nadie, el pobre pensó que María era Ana y la acompañó despreocupado hasta su apartamento. Allí, María le siguió dando de beber durante días para evitar que recobrara la lucidez y descubriera el engaño. Y él, que había entrado en bucle alcohólico, se dejaba querer. Pero Ana, que nunca se creyó que su novio hubiera huido voluntariamente sin dejar rastro, contrató a la sagaz detective Aca Demia, que consiguió dar con el escondite de María y liberar al rehén inyectándole un jeringazo de vitamina B12 para hacerle recobrar la lucidez. Cuando María regresó a casa, solo encontró la cama vacía y una jeringa tirada en el suelo.

No está muy claro si en el amor y en la guerra todo vale. Como tampoco parece que tengamos muy claro, visto lo visto por ahí, cuándo escribir sino y cuándo si no.

Cuando es sustantivo (ya sabéis, cuando significa ‘fatalidad, destino’) está claro que es junto. Pero también va unido cuando es una conjunción adversativa:
Mi sino es engordar y engordar o No quiero cerveza, sino vino
Y se escribe separado cuando estamos ante una frase condicional negativa.

Artículo relacionado

No aprobarás si no estudias, gañán

Por su pronunciación también los distinguiréis: sino es átona, mientras que si no, es tónica [sinó].

Pero si eso de la pronunciación no es lo vuestro, hay más truquitos: tratad de sustituirlas por formas alternativas que os dirán cuándo va junto o cuándo separado:
Si lo podéis sustituir por «destino, fatalidad», por «pero sí», por «excepto, además de», por «más que, otra cosa que» o por «también o sino también», tenéis que escribir sino.

Mi sino (destino) es engordar y engordar o No quiero cerveza, sino (pero sí) vino
¿Qué más puedo querer sino (más que) trabajo? o Aquello no era sino (más que) una estafa
Y si solo lo podéis sustituir por «si acaso no» o «si (sujeto) no», pues si no.

No aprobarás si no (si acaso no) estudias o No aprobarás si (tú) no estudias
¿Veis como es fácil? Si es que os ahogáis en un vaso de agua…

¿Se pueden explicar las normas ortográficas, la gramática o esas dificultades que a veces muestra el léxico como si fueran un cuento? La respuesta a la pregunta es sí.

Más relatos ortográficos aquí

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista Noviembre haciendo clic aquí.

María y Ana se parecían tanto físicamente que todo el mundo pensaba que eran hermanas. Pero solo eran amigas. Cuando ambas se enamoraron del mismo hombre y este eligió a Ana como pareja, su amistad se rompió. Un día, tras una fiesta de cumpleaños, la despechada María secuestró al novio de su amiga cuando lo encontró borracho como una cuba, sentado en la acera, tras su despedida de soltero. Incapaz de reconocer a nadie, el pobre pensó que María era Ana y la acompañó despreocupado hasta su apartamento. Allí, María le siguió dando de beber durante días para evitar que recobrara la lucidez y descubriera el engaño. Y él, que había entrado en bucle alcohólico, se dejaba querer. Pero Ana, que nunca se creyó que su novio hubiera huido voluntariamente sin dejar rastro, contrató a la sagaz detective Aca Demia, que consiguió dar con el escondite de María y liberar al rehén inyectándole un jeringazo de vitamina B12 para hacerle recobrar la lucidez. Cuando María regresó a casa, solo encontró la cama vacía y una jeringa tirada en el suelo.

No está muy claro si en el amor y en la guerra todo vale. Como tampoco parece que tengamos muy claro, visto lo visto por ahí, cuándo escribir sino y cuándo si no.

Cuando es sustantivo (ya sabéis, cuando significa ‘fatalidad, destino’) está claro que es junto. Pero también va unido cuando es una conjunción adversativa:
Mi sino es engordar y engordar o No quiero cerveza, sino vino
Y se escribe separado cuando estamos ante una frase condicional negativa.

No aprobarás si no estudias, gañán

Por su pronunciación también los distinguiréis: sino es átona, mientras que si no, es tónica [sinó].

Artículo relacionado

Pero si eso de la pronunciación no es lo vuestro, hay más truquitos: tratad de sustituirlas por formas alternativas que os dirán cuándo va junto o cuándo separado:
Si lo podéis sustituir por «destino, fatalidad», por «pero sí», por «excepto, además de», por «más que, otra cosa que» o por «también o sino también», tenéis que escribir sino.

Mi sino (destino) es engordar y engordar o No quiero cerveza, sino (pero sí) vino
¿Qué más puedo querer sino (más que) trabajo? o Aquello no era sino (más que) una estafa
Y si solo lo podéis sustituir por «si acaso no» o «si (sujeto) no», pues si no.

No aprobarás si no (si acaso no) estudias o No aprobarás si (tú) no estudias
¿Veis como es fácil? Si es que os ahogáis en un vaso de agua…

¿Se pueden explicar las normas ortográficas, la gramática o esas dificultades que a veces muestra el léxico como si fueran un cuento? La respuesta a la pregunta es sí.

Más relatos ortográficos aquí

Compártelo twitter facebook whatsapp
Nemini Parco: retrato descarnado de la España rural
Los 10 artículos sexuales más raros que se pueden comprar en Amazon
Sesiones de cine en jacuzzi
Vacaciones para todos (perros incluidos)
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 4
  • Comentarios cerrados.

    Publicidad