Publicado: 04 de abril 2024 09:46  /   Logo School
por
 

Relatos ortográficos: ¿Por qué lleva tilde ‘bíceps’ si es llana y acaba en s?

Logo School

Publicado: 04 de abril 2024 09:46  /   Logo School     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
bíceps lleva tilde

Se lo habían advertido por activa y por pasiva: «Amiga, date cuenta, este hombre no es lo que parece». Pero ella, cegada por el amor, se negaba a ver la realidad. El que ella creía el amante perfecto la colmaba de mimos, de regalos y de intensas sesiones de sexo apasionado y desinhibido, que a ver quién era la guapa que se resistía. Siempre con la palabra perfecta que necesitaba escuchar en cada momento, con la mirada dulce y entregada de quien ve a otra persona como el sueño cumplido, y con un cuerpo musculado lo justo para no empalagar.

Y, por si fuera poca perfección, el buen mozo cocinaba, planchaba y se encargaba de las tareas de la casa sin necesidad de que ella le recordara que en aquel apartamento vivían dos. «¿Y eso te parece que lo hace un hombre normal?», le insistían sus amigas para que abriera los ojos. «¡Pues claro que no es normal!», se defendía ella, «¡es perfecto!».

Lo cierto es que, desde que aquel hombre había entrado en su vida, era una mujer inmensamente feliz, así que sus amigas, que la habían visto lidiar con una depresión unos meses antes, decidieron no volver a comentar nada de esto con ella y acordaron seguir pagando la suscripción a Hombreperfectos.com, aquel estrambótico fabricante de muñecos sexuales que lo estaba petando entre las solteras del mundo. ¿Para qué sirve, si no, la amistad?

Artículo relacionado

Nada es lo que parece, eso es algo que todos debemos aprender si no queremos que nos la den con queso (o con bitcoins, si nos queremos actualizar). Tampoco lo es la palabra bíceps, que, a pesar de ser una palabra llana acabada en s, lleva tilde.

¿Y cómo es esto posible?, se preguntará vuestra mente inquieta y ávida de conocimiento. Pues porque no acaba exactamente en s, sino en ps, es decir, un grupo consonántico. Y en español, nos recuerda la RAE, llevan tilde las palabras llanas terminadas en más de una consonante, aunque la última sea una s. Lo mismo que les ocurre a cómics, cíborgs, wéstern, récords o referéndums.

Y, en el lado opuesto y por la misma razón, tampoco llevarán tilde las palabras agudas que acaben en grupo consonántico, como esnobs, tuaregs, anoraks e icebergs.

Y ya estaría.

Se lo habían advertido por activa y por pasiva: «Amiga, date cuenta, este hombre no es lo que parece». Pero ella, cegada por el amor, se negaba a ver la realidad. El que ella creía el amante perfecto la colmaba de mimos, de regalos y de intensas sesiones de sexo apasionado y desinhibido, que a ver quién era la guapa que se resistía. Siempre con la palabra perfecta que necesitaba escuchar en cada momento, con la mirada dulce y entregada de quien ve a otra persona como el sueño cumplido, y con un cuerpo musculado lo justo para no empalagar.

Y, por si fuera poca perfección, el buen mozo cocinaba, planchaba y se encargaba de las tareas de la casa sin necesidad de que ella le recordara que en aquel apartamento vivían dos. «¿Y eso te parece que lo hace un hombre normal?», le insistían sus amigas para que abriera los ojos. «¡Pues claro que no es normal!», se defendía ella, «¡es perfecto!».

Lo cierto es que, desde que aquel hombre había entrado en su vida, era una mujer inmensamente feliz, así que sus amigas, que la habían visto lidiar con una depresión unos meses antes, decidieron no volver a comentar nada de esto con ella y acordaron seguir pagando la suscripción a Hombreperfectos.com, aquel estrambótico fabricante de muñecos sexuales que lo estaba petando entre las solteras del mundo. ¿Para qué sirve, si no, la amistad?

Nada es lo que parece, eso es algo que todos debemos aprender si no queremos que nos la den con queso (o con bitcoins, si nos queremos actualizar). Tampoco lo es la palabra bíceps, que, a pesar de ser una palabra llana acabada en s, lleva tilde.

¿Y cómo es esto posible?, se preguntará vuestra mente inquieta y ávida de conocimiento. Pues porque no acaba exactamente en s, sino en ps, es decir, un grupo consonántico. Y en español, nos recuerda la RAE, llevan tilde las palabras llanas terminadas en más de una consonante, aunque la última sea una s. Lo mismo que les ocurre a cómics, cíborgs, wéstern, récords o referéndums.

Artículo relacionado

Y, en el lado opuesto y por la misma razón, tampoco llevarán tilde las palabras agudas que acaben en grupo consonántico, como esnobs, tuaregs, anoraks e icebergs.

Y ya estaría.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Miles de USB guardan secretos en las paredes de tu ciudad
Agonía y resurrección de una bici abandonada
Consejos valiosos para dormir en un aeropuerto
Los falsos mitos de los celtas
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *