fbpx
30 de mayo 2019    /   BUSINESS
por
 

‘Relatos ortográficos’: cuentos que hablan de comas, prefijos y otras cosas del idioma

Después de ganar el Premio Nacional de Periodismo Miguel Delibes 2018, su autora y Yorokobu los han recopilado en un libro para que no te vuelvas loco buscándolos en la web

30 de mayo 2019    /   BUSINESS     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

No hay nada mejor que un aperitivo. Te relaja y calma la hambruna voraz a ciertas horas. Es el agradable anuncio de que la comida seria, la de llenarte los carrillos, está en camino.

A modo de aperitivo, pero literario, te dejamos estos pinchitos sabrosones con sabor a vermut y aceitunas. El plato fuerte tiene forma de libro, ganó el Premio Nacional de Periodismo Miguel Delibes en 2018 y tiene el sorprendente título de Relatos ortográficos: cómo echarle cuento a la norma lingüística.

Relatos ortográficos, el libro

Es fría, silenciosa, ágil y letal, como buena criminal de raza. Se especializa en destrozar familias bien avenidas, de esas de las que Vox manda. Es la coma criminal.

Relatos ortográficos

El velatorio, una sala en semipenumbra. Comas llorosas, palabras moribundas que ven próximo su final, lazos negros y coronas de flores. ¿De quién será el funeral?, se preguntaba el punto y coma.

Relatos ortográficos

¿Por qué se rompe un matrimonio? A veces el divorcio llega por algo tan tonto como una discusión sobre la preparación de los huevos.

Relatos ortográficos

Un pibonazo, un maromo de los de que dan sentido al neologismo melofo, un polvo andante… Hasta que abre la boca y la libido se te cae hasta el mismísimo centro del núcleo terrestre con su magma y sus cosas de núcleo terrestre.

Relatos ortográficos

Uno era un adverbio; el otro, un posesivo. Se adoraban, se amaban y se achuchaban con lujuria cada vez que se encontraban. Si lo suyo era amor, ¿por qué, entonces, su unión no estaba permitida?

Relatos ortográficos

No hay nada mejor que un aperitivo. Te relaja y calma la hambruna voraz a ciertas horas. Es el agradable anuncio de que la comida seria, la de llenarte los carrillos, está en camino.

A modo de aperitivo, pero literario, te dejamos estos pinchitos sabrosones con sabor a vermut y aceitunas. El plato fuerte tiene forma de libro, ganó el Premio Nacional de Periodismo Miguel Delibes en 2018 y tiene el sorprendente título de Relatos ortográficos: cómo echarle cuento a la norma lingüística.

Relatos ortográficos, el libro

Es fría, silenciosa, ágil y letal, como buena criminal de raza. Se especializa en destrozar familias bien avenidas, de esas de las que Vox manda. Es la coma criminal.

Relatos ortográficos

El velatorio, una sala en semipenumbra. Comas llorosas, palabras moribundas que ven próximo su final, lazos negros y coronas de flores. ¿De quién será el funeral?, se preguntaba el punto y coma.

Relatos ortográficos

¿Por qué se rompe un matrimonio? A veces el divorcio llega por algo tan tonto como una discusión sobre la preparación de los huevos.

Relatos ortográficos

Un pibonazo, un maromo de los de que dan sentido al neologismo melofo, un polvo andante… Hasta que abre la boca y la libido se te cae hasta el mismísimo centro del núcleo terrestre con su magma y sus cosas de núcleo terrestre.

Relatos ortográficos

Uno era un adverbio; el otro, un posesivo. Se adoraban, se amaban y se achuchaban con lujuria cada vez que se encontraban. Si lo suyo era amor, ¿por qué, entonces, su unión no estaba permitida?

Relatos ortográficos

Compártelo twitter facebook whatsapp
David Lynch pide ayuda a sus fans para financiar un documental sobre su obra
El mapa político de los países inexistentes
El insoportable lastre de los pesimistas en el trabajo
Cámaras a tutiplén: ¿Sirve para algo llenar una ciudad de cámaras de seguridad?
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El rollo legal de las cookies

La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

ACEPTAR
Aviso de cookies