5 de agosto 2010    /   CREATIVIDAD
por
 

Relatos visuales entre el cine y el cómic

5 de agosto 2010    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista Diciembre haciendo clic aquí.

-1

Cuando Owen Gatley dibuja, la estética importa, pero nunca deja de lado contar una buena historia. Escenas de sangrientas luchas medievales, un breve relato visual de las andanzas de una mujer terrícola que decide hacer un intercambio de familias con una extraterrestre, o las aventuras de Jimmy Maverick, un osado conductor bigotudo que se dedica a dar saltos espectaculares con su automóvil, son algunos de los temas tratados por Gatley. Los troquelados tampoco escapan a su creatividad.

La cultura visual de los años 50, 60 y 70 es la que más estimula a Gatley. Sus historias retratan ficción que fusiona el storytelling de los cómics con la influencia temática del cine. “Es la época que más me inspira desde el punto de vista estético. Cuando trabajo me pongo una banda sonora de una película que tenga una trama en línea con lo que estoy tratando”, explica el ilustrador británico.

-7

Recién licenciado en Ilustración por la Universidad de Western England, Gatley afronta la entrada al mercado laboral consciente de las dificultades de vivir exclusivamente de esta disciplina. “Por supuesto, me gustaría hacer esto a tiempo completo, pero ahora mismo necesito trabajo para complementarlo. Además de ilustrar, escribo y produzco música, especialmente para películas y animación. Mi sueño es ser un ilustrador durante el día y un compositor de bandas sonoras por la noche”.

Sin embargo, a pesar del reto, Gatley piensa que es un buen momento para ser ilustrador. “Creo que se ha revalorizado. Está en todas partes. El contexto donde se utiliza aumenta. Los directores de arte parecen ser más conscientes de la efectividad que puede aportar encargar una buena ilustración”. Aunque “también hay muchos más ilustradores que antes. Cualquiera puede definirse así porque no requiere una formación específica. Esto hace que se haga mucha basura en nombre de los ilustradores. Es es una lástima”.

-6

-3

-5

-2

Artículo publicado en el número de julio de Yorokobu

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista Diciembre haciendo clic aquí.

-1

Cuando Owen Gatley dibuja, la estética importa, pero nunca deja de lado contar una buena historia. Escenas de sangrientas luchas medievales, un breve relato visual de las andanzas de una mujer terrícola que decide hacer un intercambio de familias con una extraterrestre, o las aventuras de Jimmy Maverick, un osado conductor bigotudo que se dedica a dar saltos espectaculares con su automóvil, son algunos de los temas tratados por Gatley. Los troquelados tampoco escapan a su creatividad.

La cultura visual de los años 50, 60 y 70 es la que más estimula a Gatley. Sus historias retratan ficción que fusiona el storytelling de los cómics con la influencia temática del cine. “Es la época que más me inspira desde el punto de vista estético. Cuando trabajo me pongo una banda sonora de una película que tenga una trama en línea con lo que estoy tratando”, explica el ilustrador británico.

-7

Recién licenciado en Ilustración por la Universidad de Western England, Gatley afronta la entrada al mercado laboral consciente de las dificultades de vivir exclusivamente de esta disciplina. “Por supuesto, me gustaría hacer esto a tiempo completo, pero ahora mismo necesito trabajo para complementarlo. Además de ilustrar, escribo y produzco música, especialmente para películas y animación. Mi sueño es ser un ilustrador durante el día y un compositor de bandas sonoras por la noche”.

Sin embargo, a pesar del reto, Gatley piensa que es un buen momento para ser ilustrador. “Creo que se ha revalorizado. Está en todas partes. El contexto donde se utiliza aumenta. Los directores de arte parecen ser más conscientes de la efectividad que puede aportar encargar una buena ilustración”. Aunque “también hay muchos más ilustradores que antes. Cualquiera puede definirse así porque no requiere una formación específica. Esto hace que se haga mucha basura en nombre de los ilustradores. Es es una lástima”.

-6

-3

-5

-2

Artículo publicado en el número de julio de Yorokobu

Compártelo twitter facebook whatsapp
Cómo sobrevivir para poder dedicarte al teatro
Los libros únicos de Serena Olivieri
Daniel Clowes: “El Rayo Mortal es el eslabón perdido de mi obra”
Grafitis de Futura que pisan la calle en vez de decorarla
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Comentarios cerrados.

Publicidad