BRANDED CONTENT

BRANDED CONTENT
28 de junio 2018    /   BRANDED CONTENT
 

La puntualidad suiza tiene forma de reloj de estación

28 de junio 2018    /   BRANDED CONTENT              
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Suiza y puntualidad son sinónimos. Puede que los diccionarios no estén muy de acuerdo con esto, pero no solo de lingüística vive el hombre y los suizos se han ganado a pulso este reconocimiento. El tiempo, o más exactamente cómo medirlo, forma parte del ADN de este país europeo que es famoso no solo por sus montañas y su naturaleza impresionante, sino también por su enorme oferta cultural y por el diseño.

Algunos de los mejores relojes del mundo son suizos. Pero, sin duda, uno de estos aparatos que el hombre inventó para controlar el tiempo destaca por encima de todos ellos hasta el punto de convertirse en un icono del país helvético: el reloj de la estación de tren SBB.

Evening light over the main railway station of Lausanne in Canton Vaud. Copyright by Switzerland Tourism By-line: swiss-image.ch/Christof Sonderegger *** Local Caption *** 65P Lausanne, Bahnhof Signature: Christof Sonderegger Library: Tourismus_Schweiz Credit: Switzerland Tourism
Evening light over the main railway station of Lausanne in Canton Vaud. Copyright by Switzerland Tourism. Christof Sonderegger

Corría el año 1944 cuando la compañía estatal de ferrocarriles suizos pidió a uno de sus empleados, el ingeniero Hans Hilfiker, que modernizara los relojes que indicaban la hora de llegada y partida de trenes en las estaciones del país. Los Ferrocarriles Federales Suizos (FFS) no querían solo un aparato que mostrara a los pasajeros la hora exacta, sino un reloj que fuera también un icono nacional que representara a la perfección su obsesión por la puntualidad.

Hilfiker empezó a darle vueltas al nuevo diseño que le habían pedido, algo que mantuviera la esencia del reloj, que su lectura resultara fácil y rápida al primer golpe de vista y que tuviera, sin embargo, un punto de modernidad que lo acercara a los nuevos tiempos.

Stadt Biel
Stadt Biel

Lejos de buscar un diseño demasiado vanguardista, Hilfiker comprendió que lo clásico era lo más funcional, así que simplificó su diseño. Eliminó los números de las horas y los sustituyó por líneas negras que resaltaban claramente sobre el fondo blanco de la esfera.

El minutero quedó como estaba, pero la innovación llegó con el segundero. La punta de esta manecilla fue sustituida por un disco que imitaba la señal que los jefes de estación usaban para dar salida a los trenes. Y para hacerlo aún más llamativo, en lugar de negro lo pintó de rojo.

Switzerland. get natural. Lucerne - the old station's portal from 1896 on the station square. Schweiz. ganz natuerlich. Luzern - das alte Bahnhofsportal von 1896 auf dem Bahnhofplatz. Suisse. tout naturellement. Lucerne - portail de l'ancienne gare de 1896 sur la place de la gare. Copyright by Switzerland Tourism By-line: ST/swiss-image.ch / Gian Marco Castelberg & Maurice Haas
Switzerland. get natural. Lucerne – the old station’s portal from 1896 on the station square. Copyright by Switzerland Tourism. Gian Marco Castelberg & Maurice Haas

El primer golpe de efecto estaba servido. Ahora había que innovar también en el funcionamiento. ¿Cómo conseguir que un reloj marcando las horas, igual que lo hacían todos, llamara la atención del viajero? Una vez más volvió a los pequeños detalles. Sería el segundero el que marcara la diferencia con los otros relojes. La manecilla roja se mueve de forma continua hasta llegar a las 12. Y entonces se detiene. Apenas unos segundos, no más, hasta hacer saltar la manecilla del minutero.

«El segundero es accionado por un motor eléctrico independiente del reloj maestro central, el que controla los minutos», explican desde Husdal.com. Solo hace falta aproximadamente 58,5 segundos para rodear la esfera una vez; luego la aguja se detiene brevemente en la posición de 60 segundos. Comienza una nueva rotación tan pronto como recibe el impulso del minuto siguiente del reloj maestro. A esto se le conoce como stop to go».

El ingeniero de la FFS cumplió el encargo con creces. Su reloj colocado en la estación de tren SBB pasó a ser conocido como «el reloj oficial de las estaciones de tren suizas» y se convirtió en símbolo de su país en todo el mundo. Su diseño se hizo tan popular que fue imitado por otras naciones como España, Bélgica, Dinamarca o Alemania.

Schweiz. ganz natuerlich. Bahnhof Aarau: Das Luftkissendach ueber dem Busbahnhof, besser bekannt als die «Wolke».
Schweiz. ganz natuerlich. Bahnhof Aarau: Das Luftkissendach ueber dem Busbahnhof, besser bekannt als die «Wolke».

Incluso Apple ha sucumbido a la sencilla genialidad del diseño de Hilfiker y en 2012 pagó unos 20 millones de dólares por copiar el conocido reloj suizo para su sistema operativo iOS.

Réplicas del reloj de Hilfiker están expuestas en el MoMa de Nueva York y en el Museo del Diseño de Londres; y hoy, considerado uno de los diez mejores clásicos del diseño suizo, puede verse en el Museum für Gestaltung (Museo del Diseño) de Zúrich, la única institución helvética dedicada a este campo.

Su colección, con más de 500.000 objetos, está formada por pósteres y miles de piezas icónicas de la comunicación visual y del diseño industrial. Piezas como el pelador Rex, la silla Bucle y la tipografía Univers, creada por Adrian Frutiger.

reloj suizo hilfiker

Para llegar a Zúrich desde cualquier punto de Suiza, el tren es el medio de transporte ideal. El país helvético cuenta con 5.304 km de vías que transportan a 1,4 millones de pasajeros al día con exquisita puntualidad.

En tan solo 25 minutos es posible llegar de Winthertur a Zúrich y otros 50 de Zúrich a Lucerna. Uno de los recorridos más largos tarda dos horas en unir Lucerna con Lugano. De Basilea a Berna se tardan solo 53 minutos en tren y de Berna a La Chaux de Fonds, poco más de una hora. Ciudades que merecen una visita para conocer su gran oferta cultural y su magnífica arquitectura.

Zuerich, Museum fuer Gestaltung

El viajero que recorra el país de los Alpes puede sacarse el Swiss Travel Pass, un pase que le permitirá usar tanto el tren como el autobús y el barco por un número ilimitado de trayectos. Este pase permite la entrada gratuita a más de 500 museos y tiene también incluido el transporte en más de 90 ciudades.

En sus viajes, siempre le acompañará el reloj que Hilfiker creara hace más de 70 años. Aunque todos ellos conservan en esencia el diseño original del ingeniero de la FFS, en su interior hay otros mecanismos más actuales.

Prueba del valor que este objeto tiene para los suizos es que formó parte de la colección de más de cien relojes que Suiza regaló en 2003 a la ciudad de San Petersburgo con motivo de su 300º aniversario. También Noruega recibió uno de estos relojes como regalo en el centenario de su independencia. Y desde 1986, Mondaine, su actual propietaria, lo fabrica también como reloj de pulsera.

A veces, la sencillez es lo más sofisticado. Y el logro más difícil de alcanzar.

Suiza y puntualidad son sinónimos. Puede que los diccionarios no estén muy de acuerdo con esto, pero no solo de lingüística vive el hombre y los suizos se han ganado a pulso este reconocimiento. El tiempo, o más exactamente cómo medirlo, forma parte del ADN de este país europeo que es famoso no solo por sus montañas y su naturaleza impresionante, sino también por su enorme oferta cultural y por el diseño.

Algunos de los mejores relojes del mundo son suizos. Pero, sin duda, uno de estos aparatos que el hombre inventó para controlar el tiempo destaca por encima de todos ellos hasta el punto de convertirse en un icono del país helvético: el reloj de la estación de tren SBB.

Evening light over the main railway station of Lausanne in Canton Vaud. Copyright by Switzerland Tourism By-line: swiss-image.ch/Christof Sonderegger *** Local Caption *** 65P Lausanne, Bahnhof Signature: Christof Sonderegger Library: Tourismus_Schweiz Credit: Switzerland Tourism
Evening light over the main railway station of Lausanne in Canton Vaud. Copyright by Switzerland Tourism. Christof Sonderegger

Corría el año 1944 cuando la compañía estatal de ferrocarriles suizos pidió a uno de sus empleados, el ingeniero Hans Hilfiker, que modernizara los relojes que indicaban la hora de llegada y partida de trenes en las estaciones del país. Los Ferrocarriles Federales Suizos (FFS) no querían solo un aparato que mostrara a los pasajeros la hora exacta, sino un reloj que fuera también un icono nacional que representara a la perfección su obsesión por la puntualidad.

Hilfiker empezó a darle vueltas al nuevo diseño que le habían pedido, algo que mantuviera la esencia del reloj, que su lectura resultara fácil y rápida al primer golpe de vista y que tuviera, sin embargo, un punto de modernidad que lo acercara a los nuevos tiempos.

Stadt Biel
Stadt Biel

Lejos de buscar un diseño demasiado vanguardista, Hilfiker comprendió que lo clásico era lo más funcional, así que simplificó su diseño. Eliminó los números de las horas y los sustituyó por líneas negras que resaltaban claramente sobre el fondo blanco de la esfera.

El minutero quedó como estaba, pero la innovación llegó con el segundero. La punta de esta manecilla fue sustituida por un disco que imitaba la señal que los jefes de estación usaban para dar salida a los trenes. Y para hacerlo aún más llamativo, en lugar de negro lo pintó de rojo.

Switzerland. get natural. Lucerne - the old station's portal from 1896 on the station square. Schweiz. ganz natuerlich. Luzern - das alte Bahnhofsportal von 1896 auf dem Bahnhofplatz. Suisse. tout naturellement. Lucerne - portail de l'ancienne gare de 1896 sur la place de la gare. Copyright by Switzerland Tourism By-line: ST/swiss-image.ch / Gian Marco Castelberg & Maurice Haas
Switzerland. get natural. Lucerne – the old station’s portal from 1896 on the station square. Copyright by Switzerland Tourism. Gian Marco Castelberg & Maurice Haas

El primer golpe de efecto estaba servido. Ahora había que innovar también en el funcionamiento. ¿Cómo conseguir que un reloj marcando las horas, igual que lo hacían todos, llamara la atención del viajero? Una vez más volvió a los pequeños detalles. Sería el segundero el que marcara la diferencia con los otros relojes. La manecilla roja se mueve de forma continua hasta llegar a las 12. Y entonces se detiene. Apenas unos segundos, no más, hasta hacer saltar la manecilla del minutero.

«El segundero es accionado por un motor eléctrico independiente del reloj maestro central, el que controla los minutos», explican desde Husdal.com. Solo hace falta aproximadamente 58,5 segundos para rodear la esfera una vez; luego la aguja se detiene brevemente en la posición de 60 segundos. Comienza una nueva rotación tan pronto como recibe el impulso del minuto siguiente del reloj maestro. A esto se le conoce como stop to go».

El ingeniero de la FFS cumplió el encargo con creces. Su reloj colocado en la estación de tren SBB pasó a ser conocido como «el reloj oficial de las estaciones de tren suizas» y se convirtió en símbolo de su país en todo el mundo. Su diseño se hizo tan popular que fue imitado por otras naciones como España, Bélgica, Dinamarca o Alemania.

Schweiz. ganz natuerlich. Bahnhof Aarau: Das Luftkissendach ueber dem Busbahnhof, besser bekannt als die «Wolke».
Schweiz. ganz natuerlich. Bahnhof Aarau: Das Luftkissendach ueber dem Busbahnhof, besser bekannt als die «Wolke».

Incluso Apple ha sucumbido a la sencilla genialidad del diseño de Hilfiker y en 2012 pagó unos 20 millones de dólares por copiar el conocido reloj suizo para su sistema operativo iOS.

Réplicas del reloj de Hilfiker están expuestas en el MoMa de Nueva York y en el Museo del Diseño de Londres; y hoy, considerado uno de los diez mejores clásicos del diseño suizo, puede verse en el Museum für Gestaltung (Museo del Diseño) de Zúrich, la única institución helvética dedicada a este campo.

Su colección, con más de 500.000 objetos, está formada por pósteres y miles de piezas icónicas de la comunicación visual y del diseño industrial. Piezas como el pelador Rex, la silla Bucle y la tipografía Univers, creada por Adrian Frutiger.

reloj suizo hilfiker

Para llegar a Zúrich desde cualquier punto de Suiza, el tren es el medio de transporte ideal. El país helvético cuenta con 5.304 km de vías que transportan a 1,4 millones de pasajeros al día con exquisita puntualidad.

En tan solo 25 minutos es posible llegar de Winthertur a Zúrich y otros 50 de Zúrich a Lucerna. Uno de los recorridos más largos tarda dos horas en unir Lucerna con Lugano. De Basilea a Berna se tardan solo 53 minutos en tren y de Berna a La Chaux de Fonds, poco más de una hora. Ciudades que merecen una visita para conocer su gran oferta cultural y su magnífica arquitectura.

Zuerich, Museum fuer Gestaltung

El viajero que recorra el país de los Alpes puede sacarse el Swiss Travel Pass, un pase que le permitirá usar tanto el tren como el autobús y el barco por un número ilimitado de trayectos. Este pase permite la entrada gratuita a más de 500 museos y tiene también incluido el transporte en más de 90 ciudades.

En sus viajes, siempre le acompañará el reloj que Hilfiker creara hace más de 70 años. Aunque todos ellos conservan en esencia el diseño original del ingeniero de la FFS, en su interior hay otros mecanismos más actuales.

Prueba del valor que este objeto tiene para los suizos es que formó parte de la colección de más de cien relojes que Suiza regaló en 2003 a la ciudad de San Petersburgo con motivo de su 300º aniversario. También Noruega recibió uno de estos relojes como regalo en el centenario de su independencia. Y desde 1986, Mondaine, su actual propietaria, lo fabrica también como reloj de pulsera.

A veces, la sencillez es lo más sofisticado. Y el logro más difícil de alcanzar.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Camisas con un jardín vertical a la espalda
La crisis de los refugiados explicada a los niños
Rompotodo, en Festivalet: «La artesanía es una forma de activismo»
‘The Bully Pulpit’, tus insultos tatuados en mi frente
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El rollo legal de las cookies

La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

ACEPTAR
Aviso de cookies