26 de junio 2017    /   CREATIVIDAD
por
 

Los requisitos para ser artista, según Kandinsky

26 de junio 2017    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

Definir a Wassily Kandinsky como el padre del arte abstracto quizá sea mucho decir. Lo que sí es cierto es que fue uno de sus grandes impulsores. Sus teorías sobre el arte y sobre lo que debía ser un artista quedaron plasmadas en dos libros: De lo espiritual en el arte (1911) y Punto y recta sobre plano (1926).

La obra de este ruso genial es fácilmente reconocible: líneas, puntos y color, mucho color. «Parece la obra chapucera de un niño sin talento de ocho o nueve años», dijo de su estilo Adolf Hitler en 1937. Viniendo de semejante personaje, esa descripción se convierte en el mejor de los piropos. Sin embargo, refleja también lo incomprendido que fue su trabajo en la sociedad de la primera mitad del siglo XX.

Pero ¿qué llevó a Kandinsky a pintar como lo hacía?

«Cualquier creación artística es hija de su tiempo y, la mayoría de las veces, madre de nuestros propios sentimientos», afirmaba el genio ruso. Por tanto, cada movimiento artístico habla y da respuesta a cada periodo histórico en el que se desarrolla.

Para el pintor, el arte nace de la libertad. Cada artista debe encontrar sus herramientas y maneras de expresarse, debe elegir su camino, independientemente de los gustos artísticos de la época en la que se enmarque. Es la manera de avanzar, de crecer. Y, para ello, es fundamental liberarse también de la utilización de la naturaleza como modelo.

Kandinsky comprende que para identificar la realidad no es necesario referenciar sus formas. El arte, asegura, debe ser abstracto por completo. Si se quiere llegar a la esencia, se debe abandonar el modelo.

Sin embargo, algo no puede ser considerado arte si no muestra los sentimientos y la psique del artista que lo ha creado. Kandinsky piensa que la representación del yo interior de cada artista es crucial para lograr la integridad moral. Si una obra no refleja los sentimientos de su creador, no vale nada.

Color Study – Squares with Concentric Circles
Color Study – Squares with Concentric Circles

«El artista debe tener algo que decir porque su deber no es dominar la forma sino adecuarla a su contenido», afirmaba en De lo espiritual en el arte.

Pero ese yo interior debe ser comunicado de forma eficiente, por lo que el arte debe utilizar sus propios medios, que no son otros que el color y la forma. El mensaje llegará adecuadamente al espectador si ambos logran establecer un diálogo entre sí. Debe existir, pues, un equilibrio entre los dos.

En su ensayo «Sobre la cuestión de la forma», incluido en el libro El jinete azul, Kandinsky afirmaba que la forma debe adaptarse al contenido, que no es otro que el mundo interior del artista.

Vassily Kandinsky, 1923 - Composition 8, huile sur toile, 140 cm x 201 cm, Musée Guggenheim, New York
Vassily Kandinsky, 1923 – Composition 8, huile sur toile, 140 cm x 201 cm, Musée Guggenheim, New York

El color, por su parte, tiene efectos físicos y psicológicos en el espectador. Y cada una de ellos tiene un significado, una personalidad inherente. Así, el verde es como una vaca: pacífica pero fuerte. El amarillo, cálido y terroso, también representa la rabia, la ira, y puede resultar tremendamente perturbador. El azul, sin embargo, representa la serenidad y lo celestial y podría interpretarse como una especie de espiritualidad trascendente.

Kandinsky entiende que esos colores y formas son como las notas musicales de una sinfonía. Unas y otros están asociados. Por eso, asociamos las notas más altas con colores como el amarillo, mientras que las más bajas se identifican con el azul. En función de los tonos que el artista use en su obra, estará provocando distintas «vibraciones en el alma».

Igual que la música no está basada en fenómenos de la naturaleza y es capaz de comunicar el mundo interior del artista, la pintura puede expresar también ese yo interior a través de formas y colores en un número infinito de combinaciones.

Composition X
Composition X

Un cuadro es, por tanto, como una partitura. Al igual que una composición musical, debe tener ritmo. En su obra Punto y recta sobre plano, profundiza sobre esto. Un artista debería experimentar con la repetición, el orden y la escala no solo con los colores, sino también con el uso de líneas, puntos y otras figuras geométricas.

Todas estas teorías no sirven de nada si no se ejercitan. «El espíritu, como el cuerpo, se fortalece y desarrolla con el ejercicio», decía Kankdinsky en De lo espiritual en el arte. «El cuerpo abandonado se vuelve débil e impotente, y lo mismo le sucede al espíritu. La intuición innata del artista es un talento evangélico que no debe enterrar. El artista que no hace uso de sus dotes no es más que un esclavo perezoso».

Composition IX
Composition IX

Por tanto, era fundamental para el genio ruso experimentar continuamente, porque el arte y el artista están llamados a contribuir al desarrollo y a la sensibilización del ser humano, de su espíritu, ya que ayuda a hacernos más conscientes de lo que nos rodea y de lo que vivimos en nuestro interior.

El principal cometido del artista es iluminar el alma humana. Sus pensamientos, sentimientos y actos tienen el poder de afectar a la espiritualidad de la sociedad. El artista está obligado, en su opinión, a crear un impacto positivo en el mundo en el que vive.

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

Definir a Wassily Kandinsky como el padre del arte abstracto quizá sea mucho decir. Lo que sí es cierto es que fue uno de sus grandes impulsores. Sus teorías sobre el arte y sobre lo que debía ser un artista quedaron plasmadas en dos libros: De lo espiritual en el arte (1911) y Punto y recta sobre plano (1926).

La obra de este ruso genial es fácilmente reconocible: líneas, puntos y color, mucho color. «Parece la obra chapucera de un niño sin talento de ocho o nueve años», dijo de su estilo Adolf Hitler en 1937. Viniendo de semejante personaje, esa descripción se convierte en el mejor de los piropos. Sin embargo, refleja también lo incomprendido que fue su trabajo en la sociedad de la primera mitad del siglo XX.

Pero ¿qué llevó a Kandinsky a pintar como lo hacía?

«Cualquier creación artística es hija de su tiempo y, la mayoría de las veces, madre de nuestros propios sentimientos», afirmaba el genio ruso. Por tanto, cada movimiento artístico habla y da respuesta a cada periodo histórico en el que se desarrolla.

Para el pintor, el arte nace de la libertad. Cada artista debe encontrar sus herramientas y maneras de expresarse, debe elegir su camino, independientemente de los gustos artísticos de la época en la que se enmarque. Es la manera de avanzar, de crecer. Y, para ello, es fundamental liberarse también de la utilización de la naturaleza como modelo.

Kandinsky comprende que para identificar la realidad no es necesario referenciar sus formas. El arte, asegura, debe ser abstracto por completo. Si se quiere llegar a la esencia, se debe abandonar el modelo.

Sin embargo, algo no puede ser considerado arte si no muestra los sentimientos y la psique del artista que lo ha creado. Kandinsky piensa que la representación del yo interior de cada artista es crucial para lograr la integridad moral. Si una obra no refleja los sentimientos de su creador, no vale nada.

Color Study – Squares with Concentric Circles
Color Study – Squares with Concentric Circles

«El artista debe tener algo que decir porque su deber no es dominar la forma sino adecuarla a su contenido», afirmaba en De lo espiritual en el arte.

Pero ese yo interior debe ser comunicado de forma eficiente, por lo que el arte debe utilizar sus propios medios, que no son otros que el color y la forma. El mensaje llegará adecuadamente al espectador si ambos logran establecer un diálogo entre sí. Debe existir, pues, un equilibrio entre los dos.

En su ensayo «Sobre la cuestión de la forma», incluido en el libro El jinete azul, Kandinsky afirmaba que la forma debe adaptarse al contenido, que no es otro que el mundo interior del artista.

Vassily Kandinsky, 1923 - Composition 8, huile sur toile, 140 cm x 201 cm, Musée Guggenheim, New York
Vassily Kandinsky, 1923 – Composition 8, huile sur toile, 140 cm x 201 cm, Musée Guggenheim, New York

El color, por su parte, tiene efectos físicos y psicológicos en el espectador. Y cada una de ellos tiene un significado, una personalidad inherente. Así, el verde es como una vaca: pacífica pero fuerte. El amarillo, cálido y terroso, también representa la rabia, la ira, y puede resultar tremendamente perturbador. El azul, sin embargo, representa la serenidad y lo celestial y podría interpretarse como una especie de espiritualidad trascendente.

Kandinsky entiende que esos colores y formas son como las notas musicales de una sinfonía. Unas y otros están asociados. Por eso, asociamos las notas más altas con colores como el amarillo, mientras que las más bajas se identifican con el azul. En función de los tonos que el artista use en su obra, estará provocando distintas «vibraciones en el alma».

Igual que la música no está basada en fenómenos de la naturaleza y es capaz de comunicar el mundo interior del artista, la pintura puede expresar también ese yo interior a través de formas y colores en un número infinito de combinaciones.

Composition X
Composition X

Un cuadro es, por tanto, como una partitura. Al igual que una composición musical, debe tener ritmo. En su obra Punto y recta sobre plano, profundiza sobre esto. Un artista debería experimentar con la repetición, el orden y la escala no solo con los colores, sino también con el uso de líneas, puntos y otras figuras geométricas.

Todas estas teorías no sirven de nada si no se ejercitan. «El espíritu, como el cuerpo, se fortalece y desarrolla con el ejercicio», decía Kankdinsky en De lo espiritual en el arte. «El cuerpo abandonado se vuelve débil e impotente, y lo mismo le sucede al espíritu. La intuición innata del artista es un talento evangélico que no debe enterrar. El artista que no hace uso de sus dotes no es más que un esclavo perezoso».

Composition IX
Composition IX

Por tanto, era fundamental para el genio ruso experimentar continuamente, porque el arte y el artista están llamados a contribuir al desarrollo y a la sensibilización del ser humano, de su espíritu, ya que ayuda a hacernos más conscientes de lo que nos rodea y de lo que vivimos en nuestro interior.

El principal cometido del artista es iluminar el alma humana. Sus pensamientos, sentimientos y actos tienen el poder de afectar a la espiritualidad de la sociedad. El artista está obligado, en su opinión, a crear un impacto positivo en el mundo en el que vive.

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Los 5 posts más vistos de la semana
De cómo la sociedad de consumo ha lastrado nuestra relación con los objetos
Las apasionadas cartas de amor de Frida Kahlo
Los 5 posts más vistos de la semana
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 3
  • Una concepción muy contemporánea del arte, tal vez muchos no entendemos la postura de Kandinsky… pero el arte es así: se adelanta a su tiempo.

  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    El rollo legal de las cookies

    La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

    ACEPTAR
    Aviso de cookies