28 de julio 2022    /   CREATIVIDAD
por
 

365 consejos para lograr el objetivo del residuo cero

28 de julio 2022    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista Asueto haciendo clic aquí.

Si quieres cambiar de vida, fíjate en tu cubo de basura. Es la propuesta de Erin Rhoads. La periodista y autora del blog The Rogue Ginger dice que los contenedores que tenemos en nuestras cocinas atesoran «una colección de recursos malbaratados». De ahí que, para contribuir en la defensa del medio ambiente, no baste solo con el reciclaje. Para ella, reciclar solo contribuye a retrasar la llegada de los residuos, especialmente plásticos, al vertedero. Por eso hace años que se abonó a la filosofía del residuo cero.

Así también tituló su último libro en el que proporciona 365 consejos, uno por cada día del año, para todo aquel que quiera hacer suyo este estilo de vida. Aunque antes de llevarlos a cabo aconseja «estudiar» nuestro actual cubo de basura. Solo siendo consciente de lo que tiramos en él ahora, dice, nos aseguraremos de que nuestra reducción de residuos durante el próximo año será realmente efectiva.

«Estos consejos —afirma— se basan en mi propio estilo de vida de residuos cero (o cero basura), cuyos objetivos consisten en enviar los mínimos desechos posibles, tanto a través de acciones personales como de peticiones a empresas para que modifiquen sus prácticas».

Artículo relacionado

Lo que propone Rhoads, en definitiva, es que el análisis de nuestro cubo de basura nos lleve después a estudiar nuestro carro de la compra, nuestro armario y, en definitiva, todos nuestros hábitos de consumo. Todo ello no solo nos permitirá minimizar los desechos, sino también consumir alimentos más sanos, exponernos a menos sustancias nocivas, ahorrar y apoyar a la economía local, entre otras consecuencias.

HÁBITOS COTIDIANOS PARA REDUCIR, REUTILIZAR Y RECICLAR

Rhodes estructura sus consejos en 365, uno por cada día del año, aunque lejos de abrumar al lector, su propósito es que los considere como un estímulo para cambiar poco a poco su estilo de vida hacia uno más sostenible: «No es necesario que siga cada consejo de inmediato ni que lo haga en un año. Adopte las medidas que pueda: seguramente se dará cuenta de que ya aplica la mayoría».

Aquí rescatamos algunos de ellos:

 

#12

Bolsas, billeteros, llaves y móvil: su nuevo mantra para salir a la compra. Tenga bolsas reutilizables en un lugar visible y accesible o en el coche, y opte por unas que le quepan en el bolsillo o el bolso. El uso de este tipo de bolsas ayuda a ahorrar 440 bolsas de plástico al año por hogar.

# 24

Empiece a pedir a su charcutero, carnicero o panadero que utilice los recipientes que le lleve usted, pero procure comprar a una hora del día en la que no estén muy ocupados. Podría ser la primera vez que les piden algo así y tal vez precisen de un tiempo para adaptarse a utilizar las balanzas y servir sus productos con ese sistema.

#32 

La próxima vez que compre algo, no pida el recibo impreso, en especial si se trata de la copia del recibo de la tarjeta de crédito. Suelen estar recubiertos de BPA (bisfenol A: una sustancia química usada para fabricar plástico) y muchas instalaciones de reciclaje no aceptan estos recibos.

#51

Congele los vegetales y hierbas que le hayan sobrado con aceite de oliva en bandejas de cubitos de hielo y utilícelas más adelante para añadir sabor a sus platos. Recoja la raspadura del limón antes de exprimirlo y consérvela también en una bandeja de cubitos de hielo.

#66

Cambie el papel de cocina de un solo uso por un trapo de cocina y evite que 7.300 hojas de papel de cocina lleguen a los vertederos. Lave el trapo con una carga completa de toallas y otros trapos.

#100

Si no puede pasar sin bebidas gaseosas, invierta en un sistema doméstico para prepararlas.

 

# 123

Las semillas de lino pueden prepararse como gel moldeador para el cabello en sustitución de los productos comerciales.

#154

Si se siente abrumado en su intento de reducir los residuos y algunos aspectos le resultan más difíciles que otros, no se desanime. Esforzarse es mejor que no intentarlo en absoluto.

#172

Los globos se utilizan solo una vez. Cuando salen volando representan una grave amenaza para la naturaleza, especialmente para las aves. Utilice globos de fieltro o decoraciones de papel y banderines que se pueden usar en múltiples ocasiones. Las burbujas de jabón también son una opción divertida.

#191

Busque gomas para el cabello fabricadas con algodón orgánico y caucho natural, en lugar de materiales sintéticos. Si se atreve, recoja las que vea en la acera. Cuando encuentre la primera, las verá en todas partes y ya no tendrá que volver a comprar una. Simplemente, hiérvalas para eliminar gérmenes.

 #200 

Guarde las piezas rotas de vajillas, cerámicas, boles y tazas, y rómpalas en pedacitos para confeccionar un mosaico exterior o para disponer una capa de drenaje en las macetas. Reutilizar las piezas ya rotas les da una nueva vida.

#208

Si recoge las deposiciones de su mascota tres veces al día, ello supone 1.095 bolsas de plástico que van al vertedero cada año. En lugar de bolsas, utilice periódicos viejos o una pala para recoger las heces y destinarlas a compost (separado del compost normal).

#244

Las pinzas de tender de plástico se rompen con facilidad; una vez rotas, no se pueden reciclar y son difíciles de reparar. Opte por unas de acero inoxidable que sean reciclables al romperse si no permiten arreglo, o unas de madera, que podrán acabar en el cubo del compost.

#363

No olvide celebrar los cambios que ha implementado para reducir residuos en casa y fuera. Está usted inspirando a más personas de las que cree.

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista Asueto haciendo clic aquí.

Si quieres cambiar de vida, fíjate en tu cubo de basura. Es la propuesta de Erin Rhoads. La periodista y autora del blog The Rogue Ginger dice que los contenedores que tenemos en nuestras cocinas atesoran «una colección de recursos malbaratados». De ahí que, para contribuir en la defensa del medio ambiente, no baste solo con el reciclaje. Para ella, reciclar solo contribuye a retrasar la llegada de los residuos, especialmente plásticos, al vertedero. Por eso hace años que se abonó a la filosofía del residuo cero.

Así también tituló su último libro en el que proporciona 365 consejos, uno por cada día del año, para todo aquel que quiera hacer suyo este estilo de vida. Aunque antes de llevarlos a cabo aconseja «estudiar» nuestro actual cubo de basura. Solo siendo consciente de lo que tiramos en él ahora, dice, nos aseguraremos de que nuestra reducción de residuos durante el próximo año será realmente efectiva.

«Estos consejos —afirma— se basan en mi propio estilo de vida de residuos cero (o cero basura), cuyos objetivos consisten en enviar los mínimos desechos posibles, tanto a través de acciones personales como de peticiones a empresas para que modifiquen sus prácticas».

Lo que propone Rhoads, en definitiva, es que el análisis de nuestro cubo de basura nos lleve después a estudiar nuestro carro de la compra, nuestro armario y, en definitiva, todos nuestros hábitos de consumo. Todo ello no solo nos permitirá minimizar los desechos, sino también consumir alimentos más sanos, exponernos a menos sustancias nocivas, ahorrar y apoyar a la economía local, entre otras consecuencias.

HÁBITOS COTIDIANOS PARA REDUCIR, REUTILIZAR Y RECICLAR

Rhodes estructura sus consejos en 365, uno por cada día del año, aunque lejos de abrumar al lector, su propósito es que los considere como un estímulo para cambiar poco a poco su estilo de vida hacia uno más sostenible: «No es necesario que siga cada consejo de inmediato ni que lo haga en un año. Adopte las medidas que pueda: seguramente se dará cuenta de que ya aplica la mayoría».

Artículo relacionado

Aquí rescatamos algunos de ellos:

 

#12

Bolsas, billeteros, llaves y móvil: su nuevo mantra para salir a la compra. Tenga bolsas reutilizables en un lugar visible y accesible o en el coche, y opte por unas que le quepan en el bolsillo o el bolso. El uso de este tipo de bolsas ayuda a ahorrar 440 bolsas de plástico al año por hogar.

# 24

Empiece a pedir a su charcutero, carnicero o panadero que utilice los recipientes que le lleve usted, pero procure comprar a una hora del día en la que no estén muy ocupados. Podría ser la primera vez que les piden algo así y tal vez precisen de un tiempo para adaptarse a utilizar las balanzas y servir sus productos con ese sistema.

#32 

La próxima vez que compre algo, no pida el recibo impreso, en especial si se trata de la copia del recibo de la tarjeta de crédito. Suelen estar recubiertos de BPA (bisfenol A: una sustancia química usada para fabricar plástico) y muchas instalaciones de reciclaje no aceptan estos recibos.

#51

Congele los vegetales y hierbas que le hayan sobrado con aceite de oliva en bandejas de cubitos de hielo y utilícelas más adelante para añadir sabor a sus platos. Recoja la raspadura del limón antes de exprimirlo y consérvela también en una bandeja de cubitos de hielo.

#66

Cambie el papel de cocina de un solo uso por un trapo de cocina y evite que 7.300 hojas de papel de cocina lleguen a los vertederos. Lave el trapo con una carga completa de toallas y otros trapos.

#100

Si no puede pasar sin bebidas gaseosas, invierta en un sistema doméstico para prepararlas.

 

# 123

Las semillas de lino pueden prepararse como gel moldeador para el cabello en sustitución de los productos comerciales.

#154

Si se siente abrumado en su intento de reducir los residuos y algunos aspectos le resultan más difíciles que otros, no se desanime. Esforzarse es mejor que no intentarlo en absoluto.

#172

Los globos se utilizan solo una vez. Cuando salen volando representan una grave amenaza para la naturaleza, especialmente para las aves. Utilice globos de fieltro o decoraciones de papel y banderines que se pueden usar en múltiples ocasiones. Las burbujas de jabón también son una opción divertida.

#191

Busque gomas para el cabello fabricadas con algodón orgánico y caucho natural, en lugar de materiales sintéticos. Si se atreve, recoja las que vea en la acera. Cuando encuentre la primera, las verá en todas partes y ya no tendrá que volver a comprar una. Simplemente, hiérvalas para eliminar gérmenes.

 #200 

Guarde las piezas rotas de vajillas, cerámicas, boles y tazas, y rómpalas en pedacitos para confeccionar un mosaico exterior o para disponer una capa de drenaje en las macetas. Reutilizar las piezas ya rotas les da una nueva vida.

#208

Si recoge las deposiciones de su mascota tres veces al día, ello supone 1.095 bolsas de plástico que van al vertedero cada año. En lugar de bolsas, utilice periódicos viejos o una pala para recoger las heces y destinarlas a compost (separado del compost normal).

#244

Las pinzas de tender de plástico se rompen con facilidad; una vez rotas, no se pueden reciclar y son difíciles de reparar. Opte por unas de acero inoxidable que sean reciclables al romperse si no permiten arreglo, o unas de madera, que podrán acabar en el cubo del compost.

#363

No olvide celebrar los cambios que ha implementado para reducir residuos en casa y fuera. Está usted inspirando a más personas de las que cree.

Compártelo twitter facebook whatsapp
La muerte, dibujada en rojo y azul
Para ver esta exposición necesitarás unas gafas de 3D de las de antes
El traje de bomberos conectado a las smart cities
Cámaras de fotos para decoración low cost
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Publicidad