22 de noviembre 2011    /   IDEAS
por
 

El retorno de los cesantes

22 de noviembre 2011    /   IDEAS     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

“España ya no es roja/ España no es azul. /España ahora y siempre es negra como el betún”, cantaban Def Con Dos. Aunque por los titulares del lunes 21 pueda parecer que no, que es muy azul igual que hace ocho años era muy roja, la verdad es que tiene un color neutro un poco pardusco.

Roja o azul, la verdad es que estamos asistiendo a un sistema de  turno de partidos muy parecido al que instauró Cánovas del Castillo en 1875.  El Partido Conservador (Cánovas) y el Partido Liberal (Sagasta) se turnaban el gobierno a espaldas del pueblo, de manera que todo el mundo gobernaba unos años y luego le tocaba a otro.  El Pacto del Prado especificaba que el Rey  nombraba un Jefe de Gobierno, que decretaba disolver las Cortes. Una vez hecho esto, el nuevo gobierno convocaba unas elecciones “trucadas” en las que se había asignado previamente el número de escaños que iba a tener cada partido.

Pero no solo rotaban los gobernantes, sino también los funcionarios: todos los trabajadores del Estado rotaban conforme al color dominante del momento y el resto se convertían en ‘cesantes’, células durmientes de la maquinaria administrativa liberal o conservadora, a la espera del retorno de su partido al poder.

Las ventajas fueron que todo el mundo rascó bola y no se produjo ningún  incidente lamentable, como es costumbre en España siempre que las cosas no salen como a unos les gusta.

En España, desde que se instauró la democracia, ha habido una alternancia de partidos (de UCD al PSOE, de nuevo al PP, volvemos al PSOE, y ahora vuelta al PP) y una sensación general de enfado de la mitad de los españoles cuando gana otro. “Ha ganado el PP/PSOE. Vaya mierda de democracia” es la frase más escuchada los lunes después del cambio de partido, casi invariablemente.

Pero la verdad es que a todos nos tocan unos años en los que gobierna el que nos gusta. La parte mala se la llevan, sin duda, todos esos sillones que, cada vez que cambia el gobierno, cambian de ocupante. Son los llamados ‘cargos de libre designación’, que todo el mundo conoce como cargos ‘a dedo’. Todo el mundo se pone nervioso justo antes de las elecciones. Lo normal es que destituyan el responsable del chiringuito y pongan a otro que decidirá que quiere ‘caras nuevas’, preferiblemente de sus amigos. ¿Y qué les queda a los que salen? ¿Montar una lencería? No. Esperar otros ocho años.  Esto sucede en prácticamente todas las instituciones públicas, empezando por los Ministerios, en muchos de los cuales –si no en todos–  se ha creado una telaraña de favores que si no te han devuelto ya, no te los devuelven en las próximas dos legislaturas.

En octubre, se levantó cierta polvareda cuando un miembro del PP le sugirió a Ana Pastor que se fuera buscando otra cosa tras el 20 N.  Si Ana Pastor se queda sin trabajo en TVE (Dios no lo quiera) por la llegada del PP, será solo una de las tantísimas personas que se van del sillón: los directores, secretarios, subsecretarios, consejeros, chóferes y asesores de confianza del Instituto Cervantes, la FORTA, el Consejo Superior de Deportes, el Instituto de la Mujer, el Plan Nacional Sobre Drogas, el ICAA, la Universidad…

Son los cesantes del siglo XXI. Con suerte, unos conseguirán colocarse en la empresa privada. Con más suerte aún, el Partido Socialista les pondrá un despacho en alguna de las múltiples fundaciones que se dedican a elaborar estudios y preparar las bases fundacionales del asalto al poder –Pablo Iglesias, Fundación Ideas– en 2020, si no media un desastre de fuerza mayor.

 

Imagen: ‘Jura de la Consittución de 1.876 por la Reina Regente María Cristina de Habsburgo’, de Sorolla y Jover (Wikicommons).

 

 

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

“España ya no es roja/ España no es azul. /España ahora y siempre es negra como el betún”, cantaban Def Con Dos. Aunque por los titulares del lunes 21 pueda parecer que no, que es muy azul igual que hace ocho años era muy roja, la verdad es que tiene un color neutro un poco pardusco.

Roja o azul, la verdad es que estamos asistiendo a un sistema de  turno de partidos muy parecido al que instauró Cánovas del Castillo en 1875.  El Partido Conservador (Cánovas) y el Partido Liberal (Sagasta) se turnaban el gobierno a espaldas del pueblo, de manera que todo el mundo gobernaba unos años y luego le tocaba a otro.  El Pacto del Prado especificaba que el Rey  nombraba un Jefe de Gobierno, que decretaba disolver las Cortes. Una vez hecho esto, el nuevo gobierno convocaba unas elecciones “trucadas” en las que se había asignado previamente el número de escaños que iba a tener cada partido.

Pero no solo rotaban los gobernantes, sino también los funcionarios: todos los trabajadores del Estado rotaban conforme al color dominante del momento y el resto se convertían en ‘cesantes’, células durmientes de la maquinaria administrativa liberal o conservadora, a la espera del retorno de su partido al poder.

Las ventajas fueron que todo el mundo rascó bola y no se produjo ningún  incidente lamentable, como es costumbre en España siempre que las cosas no salen como a unos les gusta.

En España, desde que se instauró la democracia, ha habido una alternancia de partidos (de UCD al PSOE, de nuevo al PP, volvemos al PSOE, y ahora vuelta al PP) y una sensación general de enfado de la mitad de los españoles cuando gana otro. “Ha ganado el PP/PSOE. Vaya mierda de democracia” es la frase más escuchada los lunes después del cambio de partido, casi invariablemente.

Pero la verdad es que a todos nos tocan unos años en los que gobierna el que nos gusta. La parte mala se la llevan, sin duda, todos esos sillones que, cada vez que cambia el gobierno, cambian de ocupante. Son los llamados ‘cargos de libre designación’, que todo el mundo conoce como cargos ‘a dedo’. Todo el mundo se pone nervioso justo antes de las elecciones. Lo normal es que destituyan el responsable del chiringuito y pongan a otro que decidirá que quiere ‘caras nuevas’, preferiblemente de sus amigos. ¿Y qué les queda a los que salen? ¿Montar una lencería? No. Esperar otros ocho años.  Esto sucede en prácticamente todas las instituciones públicas, empezando por los Ministerios, en muchos de los cuales –si no en todos–  se ha creado una telaraña de favores que si no te han devuelto ya, no te los devuelven en las próximas dos legislaturas.

En octubre, se levantó cierta polvareda cuando un miembro del PP le sugirió a Ana Pastor que se fuera buscando otra cosa tras el 20 N.  Si Ana Pastor se queda sin trabajo en TVE (Dios no lo quiera) por la llegada del PP, será solo una de las tantísimas personas que se van del sillón: los directores, secretarios, subsecretarios, consejeros, chóferes y asesores de confianza del Instituto Cervantes, la FORTA, el Consejo Superior de Deportes, el Instituto de la Mujer, el Plan Nacional Sobre Drogas, el ICAA, la Universidad…

Son los cesantes del siglo XXI. Con suerte, unos conseguirán colocarse en la empresa privada. Con más suerte aún, el Partido Socialista les pondrá un despacho en alguna de las múltiples fundaciones que se dedican a elaborar estudios y preparar las bases fundacionales del asalto al poder –Pablo Iglesias, Fundación Ideas– en 2020, si no media un desastre de fuerza mayor.

 

Imagen: ‘Jura de la Consittución de 1.876 por la Reina Regente María Cristina de Habsburgo’, de Sorolla y Jover (Wikicommons).

 

 

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Los frailes españoles que se adelantaron a la NSA
Escribe cien veces: Leer es un placer, leer es un placer, leer es un placer
El entrenador que dio un riñón a uno de sus novatos
Instagram Stories y la revolución del voyerismo
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 3
  • Los directores, secretarios y subsecretarios no se quedarán sin trabajo, ya que son funcionarios: simplemente, volverán al puesto que tenían antes de ser nombrados para ese puesto político. Los chóferes tampoco, ya que son personal laboral fijo: simplemente, los asignarán a los nuevos directores, secretarios, etc. El personal de confianza (asesores, gabinetes de prensa) sí que se irá a la calle, justamente porque no son cargos de libre designación, sino personal eventual. Algo que parece lo mismo, pero que es muy distinto.

    Antes de charlotear sobre algo (por ejemplo, sobre la Administración), sería útil informarse un poco de cómo funciona.

  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    El rollo legal de las cookies

    La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

    ACEPTAR
    Aviso de cookies