24 de mayo 2019    /   DIGITAL
por
 

Los retratos de Parker Day o cuando lo kitsch se pasa tres pueblos

En sus series ICONS y Possession, la fotógrafa californiana diseña apariencias de un horterismo virtuoso

24 de mayo 2019    /   DIGITAL     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

La fotógrafa feísta Parker Day se escapó de San Francisco huyendo del silicio. Por lo visto, la bahía lleva años atestada de chavales cumpliendo sueños, etcétera, pero también inflándose a drogas que no se llaman drogas (todavía). Lo de las drogas, pase; pero los sueños de la era líquida no traen nada bueno, salvo megalomanía, y por eso Day se mudó a Los Ángeles.

«Cada vez más artistas abandonaban San Francisco debido a la expansión de las industrias tecnológicas, el aumento de alquileres y la disminución de la cultura que viene con ello», lamenta. Al llegar a Los Ángeles pudo empezar a producir un mundo fotográfico estridente, atiborrado de colores, pelucas, maquillaje. Allí, las telas y el atrezzo, además, eran más baratos.

retratos de parker day

Artículo relacionado

fotografías los ángeles

Son fotos con atmósfera de serie B. Recuerdan a otras épocas de estéticas excéntricas, solo que sus protagonistas ya no escandalizan a nadie y, gracias a eso, podemos observarlos con calma y encontrar dos tipos de expresiones: un afán recreativo inocuo (gente que se disfraza y se divierte) o una fragilidad en la que parecen olfatearse efluvios ansiolíticos.

«Me gusta yuxtaponer lo que la gente llama feo y hermoso para que los espectadores se sientan atraídos y repelidos a la vez. En ese espacio intermedio, la gente empieza a cuestionar sus propias ideas», cree Day.

Day prefiere no etiquetar su estilo («me resulta asfixiante, como un suéter de cuello vuelto dos tallas más pequeño»). Asume que navega en una especie de contradicción: «Me interesan la auto aceptación y las transformaciones radicales».

retratos de parker day

retratos de parker day

Continúa: «A veces, lo que necesitamos transformar para sentirnos bien en nuestra piel no es nada físico, sino nuestras percepciones de nosotros mismos». Sin embargo, la naturaleza de sus modelos está remodelada y plagada de aditivos.

Las dos series de retratos de Parker Day, ICONS y Possession, recorren la contradicción sin resolverla. Abundan en «la identidad, sus símbolos y percepciones». En la primera, exploró estás ideas a través del vestuario; en la segunda, decidió «ver el cuerpo como el primer disfraz y cuestionar qué significa tener un cuerpo y cómo el tuyo está vinculado o no a tu identidad».

Las pelucas, los tintes, las paladas de maquillaje. Sus personajes parecen usar la caracterización como medio de fuga. Parker Day lo niega. «A menudo, la gente piensa que mi trabajo es escapista, pero no lo veo así. Lo veo más como una forma de aprovechar los aspectos latentes del yo. ¡No es fácil afrontar las partes más oscuras de ti mismo!». En todo caso, argumenta, se trataría de una huida del «falso yo».

retratos de parker day

fotografías los ángeles

A través de la creación de estas personalidades, la autora busca generar empatía. Espera que se cree una resonancia entre la audiencia, sus modelos y ella misma. Pretende que, a pesar de que las figuras no se parezcan al observador, éste pueda sentir una conexión y ver reflejada cierta parte de él.

Elige a sus modelos por intuición. «Es difícil especificar lo que me atrae de alguien». Según Day, muchos de sus retratados son «personas con una audacia difícil de conseguir; el tipo de audacia que obtienes cuando has pasado por alguna mierda y eres más fuerte por ello».

kitsch los ángeles

kitsch california

Los retratos de Parker Day se fabrican a la antigua, con carrete. Es una elección estética y de método («me ayuda a estar presente y a no distraerme con una pantalla digital»), pero también, afirma, de concepto: «Me gusta confrontar la realidad y la fantasía para que las personas se pregunten por la línea que las divide, y que se cuestionen si esa línea existe».

La fotógrafa feísta Parker Day se escapó de San Francisco huyendo del silicio. Por lo visto, la bahía lleva años atestada de chavales cumpliendo sueños, etcétera, pero también inflándose a drogas que no se llaman drogas (todavía). Lo de las drogas, pase; pero los sueños de la era líquida no traen nada bueno, salvo megalomanía, y por eso Day se mudó a Los Ángeles.

«Cada vez más artistas abandonaban San Francisco debido a la expansión de las industrias tecnológicas, el aumento de alquileres y la disminución de la cultura que viene con ello», lamenta. Al llegar a Los Ángeles pudo empezar a producir un mundo fotográfico estridente, atiborrado de colores, pelucas, maquillaje. Allí, las telas y el atrezzo, además, eran más baratos.

retratos de parker day

fotografías los ángeles

Son fotos con atmósfera de serie B. Recuerdan a otras épocas de estéticas excéntricas, solo que sus protagonistas ya no escandalizan a nadie y, gracias a eso, podemos observarlos con calma y encontrar dos tipos de expresiones: un afán recreativo inocuo (gente que se disfraza y se divierte) o una fragilidad en la que parecen olfatearse efluvios ansiolíticos.

Artículo relacionado

«Me gusta yuxtaponer lo que la gente llama feo y hermoso para que los espectadores se sientan atraídos y repelidos a la vez. En ese espacio intermedio, la gente empieza a cuestionar sus propias ideas», cree Day.

Day prefiere no etiquetar su estilo («me resulta asfixiante, como un suéter de cuello vuelto dos tallas más pequeño»). Asume que navega en una especie de contradicción: «Me interesan la auto aceptación y las transformaciones radicales».

retratos de parker day

retratos de parker day

Continúa: «A veces, lo que necesitamos transformar para sentirnos bien en nuestra piel no es nada físico, sino nuestras percepciones de nosotros mismos». Sin embargo, la naturaleza de sus modelos está remodelada y plagada de aditivos.

Las dos series de retratos de Parker Day, ICONS y Possession, recorren la contradicción sin resolverla. Abundan en «la identidad, sus símbolos y percepciones». En la primera, exploró estás ideas a través del vestuario; en la segunda, decidió «ver el cuerpo como el primer disfraz y cuestionar qué significa tener un cuerpo y cómo el tuyo está vinculado o no a tu identidad».

Las pelucas, los tintes, las paladas de maquillaje. Sus personajes parecen usar la caracterización como medio de fuga. Parker Day lo niega. «A menudo, la gente piensa que mi trabajo es escapista, pero no lo veo así. Lo veo más como una forma de aprovechar los aspectos latentes del yo. ¡No es fácil afrontar las partes más oscuras de ti mismo!». En todo caso, argumenta, se trataría de una huida del «falso yo».

retratos de parker day

fotografías los ángeles

A través de la creación de estas personalidades, la autora busca generar empatía. Espera que se cree una resonancia entre la audiencia, sus modelos y ella misma. Pretende que, a pesar de que las figuras no se parezcan al observador, éste pueda sentir una conexión y ver reflejada cierta parte de él.

Elige a sus modelos por intuición. «Es difícil especificar lo que me atrae de alguien». Según Day, muchos de sus retratados son «personas con una audacia difícil de conseguir; el tipo de audacia que obtienes cuando has pasado por alguna mierda y eres más fuerte por ello».

kitsch los ángeles

kitsch california

Los retratos de Parker Day se fabrican a la antigua, con carrete. Es una elección estética y de método («me ayuda a estar presente y a no distraerme con una pantalla digital»), pero también, afirma, de concepto: «Me gusta confrontar la realidad y la fantasía para que las personas se pregunten por la línea que las divide, y que se cuestionen si esa línea existe».

Compártelo twitter facebook whatsapp
El perro, el mono y el oso que te indican dónde has aparcado
Los titulares deseables de Lainformacion.com
Los mejores tuits antes de Twitter
Opositores que se vienen muy arriba en Instagram
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
El rollo legal de las cookies

La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Publicidad