14 de octubre 2016    /   CREATIVIDAD
por
 

Así deconstruye Prat Sorolla a sus amigos

14 de octubre 2016    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista del Verano haciendo clic aquí.

Un personaje «cañero, enérgico y vital, sin demasiados prejuicios» se despereza sentado en su cama. Su pared está decorada por un gran retrato de líneas geométricas elaborado con colores primarios. Cuando salta a la calle, se topa con la avenida principal de una gran ciudad. Quizá Tokio o Nueva York. Los neones chillan desde cada esquina siguiendo las mismas directrices de estilo que la obra que encabezaba su cama.

La escena ocurre en algún lugar de la cabeza de Josep Prat Sorolla. Su universo visual bebe de todo lo que le fascinaba cuando era pequeño. «Me considero una persona muy observadora y supongo que mis primeros inputs visuales fueron los que más me marcaron». Esos resortes iniciáticos tuvieron lugar en los 80 y principios de los 90, cosa que, viendo su obra, no hace falta que jure

No considera su segundo apellido una señal, pero sí «una excusa perfecta para desarrollar desde pequeño una fuerte curiosidad, interés y respeto por el arte».

sorolla

 

De momento, ningún amigo suyo se ha quejado de las deconstrucciones que Prat Sorolla les practica en Deconstructed Portraits. El diseñador resume las facciones de sus allegados en piezas geométricas y simplifica las tonalidades de sus rostros hasta su mínima esencia: los tres colores primarios, a los que suma el verde y el negro. «Al tener confianza con el retratado me puedo pasar de la raya», se defiende. No descarta realizar retratos de desconocidos, aunque admite que sería más difícil. «Captar los rasgos de alguien utilizando pocas líneas, formas y colores nada realistas no siempre es fácil».

Le gusta la ilustración porque requiere pocos medios. «Eso facilita poder experimentar, probar, equivocarse…». Pero no hace ascos al vídeo, el motion graphics o la fotografía. «Me gusta trasladar mi universo visual al medio que se necesite en cada ocasión».

Aunque nunca hay que decir nunca y aunque está feo elegir entre papá y mamá, Prat Sorolla tiene bastante claro qué color mandaría al paredón: «El marrón es, sin duda, mi gran desterrado».

joseppratsorolla.com

ADRIA-PORTRAIT

SEPE XABI ROGER BERTA GR35PH

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista del Verano haciendo clic aquí.

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista del Verano haciendo clic aquí.

Un personaje «cañero, enérgico y vital, sin demasiados prejuicios» se despereza sentado en su cama. Su pared está decorada por un gran retrato de líneas geométricas elaborado con colores primarios. Cuando salta a la calle, se topa con la avenida principal de una gran ciudad. Quizá Tokio o Nueva York. Los neones chillan desde cada esquina siguiendo las mismas directrices de estilo que la obra que encabezaba su cama.

La escena ocurre en algún lugar de la cabeza de Josep Prat Sorolla. Su universo visual bebe de todo lo que le fascinaba cuando era pequeño. «Me considero una persona muy observadora y supongo que mis primeros inputs visuales fueron los que más me marcaron». Esos resortes iniciáticos tuvieron lugar en los 80 y principios de los 90, cosa que, viendo su obra, no hace falta que jure

No considera su segundo apellido una señal, pero sí «una excusa perfecta para desarrollar desde pequeño una fuerte curiosidad, interés y respeto por el arte».

sorolla

 

De momento, ningún amigo suyo se ha quejado de las deconstrucciones que Prat Sorolla les practica en Deconstructed Portraits. El diseñador resume las facciones de sus allegados en piezas geométricas y simplifica las tonalidades de sus rostros hasta su mínima esencia: los tres colores primarios, a los que suma el verde y el negro. «Al tener confianza con el retratado me puedo pasar de la raya», se defiende. No descarta realizar retratos de desconocidos, aunque admite que sería más difícil. «Captar los rasgos de alguien utilizando pocas líneas, formas y colores nada realistas no siempre es fácil».

Le gusta la ilustración porque requiere pocos medios. «Eso facilita poder experimentar, probar, equivocarse…». Pero no hace ascos al vídeo, el motion graphics o la fotografía. «Me gusta trasladar mi universo visual al medio que se necesite en cada ocasión».

Aunque nunca hay que decir nunca y aunque está feo elegir entre papá y mamá, Prat Sorolla tiene bastante claro qué color mandaría al paredón: «El marrón es, sin duda, mi gran desterrado».

joseppratsorolla.com

ADRIA-PORTRAIT

SEPE XABI ROGER BERTA GR35PH

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista del Verano haciendo clic aquí.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Los 6 posts más leídos de la semana
La teletienda del teletrabajador
El vínculo del hombre y el animal a través de la historia del arte
Las ilustraciones del rumano Pose Radu
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Comentarios cerrados.