19 de febrero 2015    /   CREATIVIDAD
por
 

De cuando se hacían Power Points con buen gusto

19 de febrero 2015    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Hubo un tiempo, antes de Power Point, en el que también había diapositivas. No tenían tantos colores ni efectos de transición, y probablemente solo se diseñaban por necesidad. La agencia de comunicación Duarte recogió algunas de estas diapositivas en Slideshare, el servicio para compartir presentaciones y documentos, bajo el nombre de Vintage Slides.

El equipo las encontró realizando una investigación en la biblioteca de la universidad de Stanford (California). Pertenecen a General Electric y son toda una maravilla con un estilo años 50, de cuando las diapositivas se tocaban, eran pequeñas y necesitaban un proyector más rudimentario y ruidoso. Son verdaderas obras de arte comunicativas, dibujadas para explicar o convencer cuando no había letras relampagueantes ni cortinillas de todo tipo.

General Electric las utilizó, en concreto, para hablar de los resultados anuales de 1958 y de los logros corporativos conseguidos en los años previos. De los clásicas barras para comparar los ingresos anuales a otros diseños más trabajados, como hombres crecientes para explicar los aumentos anuales de personal.
Diapositiva de General Electric
Recorrer estas diapositivas es pasear por la historia de la primera mitad de siglo de Estados Unidos. Tras el crack del 29 y con la economía recuperada, el empleo en Estados Unidos creció sostenidamente durante dos décadas, de finales de los años 30 a finales de los 50, con una proporción de desempleo increíblemente baja. Incluso, la compañía se atreve a proyectar un idílico 1967, donde tan solo un 4,45% de una población activa de 78,5 millones de ciudadanos no tendría trabajo.
Diapositiva de empleo en Estados Unidos de General Electric
Diapositiva de empleo en Estados Unidos para 1967 de General Electric
Y de los niveles de empleo y desempleo saltamos a otro importante factor económico: el nivel de vida. Su aumento a lo largo de los años comportó un incremento del salario de los empleados de General Electric, a la vez que la empresa continuaba generando más y más empleo, representado con hombres que parecen recién salidos de ‘Mad Men’.
Diapositivas de aumento de empleo en tres años en General Electric Diapositiva de aumento de empleo y salarios en General Electric Diapositiva de aumento de empleo en General Electric
En blanco y negro, las ilustraciones y la tipografía de algunas de estas diapositivas recuerdan a la publicidad en prensa de aquellos tiempos.
Diapositiva de General Electric Diapositiva de General Electric
Sin lugar a dudas, las modas del diseño de aquellos años también se trasladaron a las diapositivas. Duarte recoge otro ejemplo, en este caso de IBM, que recoge la esencia de los años 80 en todo un estallido pop de color.
Diapositiva de IBM Diapositiva de IBM Diapositiva de IBM
Incluso, estaban los antepasados de las imágenes prediseñadas de Microsoft Word:
Diapositiva de General Electric
En todas estas diapositivas se sobrentienden mimo y paciencia. Hay sombras, brillo en los metales, bordes resplandecientes o detalles minúsculos: como se ve más arriba, los empleados parecen llevar el pelo engominado, y uno de ellos lleva un pasador en la corbata. El nivel de puntillismo es tal que hasta se pueden observar los pliegues de las camisas.
Detrás de ellas hay tiempo, esfuerzo y aprecio por la estética. Duarte reflexiona sobre el valor de las propias diapositivas: que ahora nos salgan ‘gratis’ en el ordenador puede hacernos olvidar que estas pequeñas dosis de información eran caras de producir, y que sus creadores tenían que darle muchas vueltas a la cabeza para saber qué resaltar en tan poco espacio.
Con el fin de que nos demos cuenta del mimo que requería el trabajo, esta agencia de comunicación recuerda que las diapositivas debían estar listas una semana antes de la presentación, y que se encargaba de ellas una persona en exclusiva; nada de la ‘multitarea’ que hoy ejercitamos con el Power Point y sus parientes, que nos obliga a pensar en las diapositivas pero también a diseñarlas y ensayarlas. Un recuerdo a esos artistas que supieron concentrar en tan poco espacio las imágenes más persuasivas para una audiencia.
——-
La imagen principal es de Shutterstock y muestra lo que no debería ser una presentación de Power Point.

Hubo un tiempo, antes de Power Point, en el que también había diapositivas. No tenían tantos colores ni efectos de transición, y probablemente solo se diseñaban por necesidad. La agencia de comunicación Duarte recogió algunas de estas diapositivas en Slideshare, el servicio para compartir presentaciones y documentos, bajo el nombre de Vintage Slides.

El equipo las encontró realizando una investigación en la biblioteca de la universidad de Stanford (California). Pertenecen a General Electric y son toda una maravilla con un estilo años 50, de cuando las diapositivas se tocaban, eran pequeñas y necesitaban un proyector más rudimentario y ruidoso. Son verdaderas obras de arte comunicativas, dibujadas para explicar o convencer cuando no había letras relampagueantes ni cortinillas de todo tipo.

General Electric las utilizó, en concreto, para hablar de los resultados anuales de 1958 y de los logros corporativos conseguidos en los años previos. De los clásicas barras para comparar los ingresos anuales a otros diseños más trabajados, como hombres crecientes para explicar los aumentos anuales de personal.
Diapositiva de General Electric
Recorrer estas diapositivas es pasear por la historia de la primera mitad de siglo de Estados Unidos. Tras el crack del 29 y con la economía recuperada, el empleo en Estados Unidos creció sostenidamente durante dos décadas, de finales de los años 30 a finales de los 50, con una proporción de desempleo increíblemente baja. Incluso, la compañía se atreve a proyectar un idílico 1967, donde tan solo un 4,45% de una población activa de 78,5 millones de ciudadanos no tendría trabajo.
Diapositiva de empleo en Estados Unidos de General Electric
Diapositiva de empleo en Estados Unidos para 1967 de General Electric
Y de los niveles de empleo y desempleo saltamos a otro importante factor económico: el nivel de vida. Su aumento a lo largo de los años comportó un incremento del salario de los empleados de General Electric, a la vez que la empresa continuaba generando más y más empleo, representado con hombres que parecen recién salidos de ‘Mad Men’.
Diapositivas de aumento de empleo en tres años en General Electric Diapositiva de aumento de empleo y salarios en General Electric Diapositiva de aumento de empleo en General Electric
En blanco y negro, las ilustraciones y la tipografía de algunas de estas diapositivas recuerdan a la publicidad en prensa de aquellos tiempos.
Diapositiva de General Electric Diapositiva de General Electric
Sin lugar a dudas, las modas del diseño de aquellos años también se trasladaron a las diapositivas. Duarte recoge otro ejemplo, en este caso de IBM, que recoge la esencia de los años 80 en todo un estallido pop de color.
Diapositiva de IBM Diapositiva de IBM Diapositiva de IBM
Incluso, estaban los antepasados de las imágenes prediseñadas de Microsoft Word:
Diapositiva de General Electric
En todas estas diapositivas se sobrentienden mimo y paciencia. Hay sombras, brillo en los metales, bordes resplandecientes o detalles minúsculos: como se ve más arriba, los empleados parecen llevar el pelo engominado, y uno de ellos lleva un pasador en la corbata. El nivel de puntillismo es tal que hasta se pueden observar los pliegues de las camisas.
Detrás de ellas hay tiempo, esfuerzo y aprecio por la estética. Duarte reflexiona sobre el valor de las propias diapositivas: que ahora nos salgan ‘gratis’ en el ordenador puede hacernos olvidar que estas pequeñas dosis de información eran caras de producir, y que sus creadores tenían que darle muchas vueltas a la cabeza para saber qué resaltar en tan poco espacio.
Con el fin de que nos demos cuenta del mimo que requería el trabajo, esta agencia de comunicación recuerda que las diapositivas debían estar listas una semana antes de la presentación, y que se encargaba de ellas una persona en exclusiva; nada de la ‘multitarea’ que hoy ejercitamos con el Power Point y sus parientes, que nos obliga a pensar en las diapositivas pero también a diseñarlas y ensayarlas. Un recuerdo a esos artistas que supieron concentrar en tan poco espacio las imágenes más persuasivas para una audiencia.
——-
La imagen principal es de Shutterstock y muestra lo que no debería ser una presentación de Power Point.

Compártelo twitter facebook whatsapp
El Dormitrón inaugura La increíble teletienda
Las recetas de Forta
Campus Party Valencia | La creatividad según Oliviero Toscani
6 Mois y XXI: Revistas que reivindican las revistas
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El rollo legal de las cookies

La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Publicidad