21 de noviembre 2011    /   IDEAS
por
 

«Reutiliza primero y recicla después»

21 de noviembre 2011    /   IDEAS     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

Hubo un tiempo en que parecía que la Tierra acabaría convirtiéndose en un balón de plástico. Pero una parte del mundo reaccionó. Empezaron a tomar conciencia de la bola intragable que forma este material en la naturaleza. Algunos comenzaron a promover la reutilización de envases. Otros a reducir el consumo. Otros a reciclar… Y otros tomaron las tres medidas (las 3Rs: reuse, reduce, recycle). Es lo que hace, por ejemplo, una tienda de productos de higiene personal y del hogar llamada The Soap Dispensary.

La compañía vende todos sus productos en un establecimiento en Vancouver con el lema “Reutiliza primero y recicla después”. The Soap Dispensary anima a sus clientes a traer los envases limpios para rellenarlos del producto que quieren comprar. En caso de que el cliente no lleve ningún bote al establecimiento, la compañía le ‘alquila’ o ‘vende’ uno mediante el pago de un depósito.

La compañía asegura que vende productos “cuidadosamente seleccionados para provocar el mínimo impacto posible en la salud humana y medioambiental”. Los artículos de The Soap Dispensary no utilizan material de relleno, colorantes o perfumes sintéticos. Son biodegradables, crueldad animal cero y algunos de ellos, veganos.

La filosofía de esta empresa incluye la promoción de la economía local. The Soap Dispensary dice en su web que los productos están “fabricados, con orgullo, por compañías radicadas en Canadá”.

Visto en Springwise.

 

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

Hubo un tiempo en que parecía que la Tierra acabaría convirtiéndose en un balón de plástico. Pero una parte del mundo reaccionó. Empezaron a tomar conciencia de la bola intragable que forma este material en la naturaleza. Algunos comenzaron a promover la reutilización de envases. Otros a reducir el consumo. Otros a reciclar… Y otros tomaron las tres medidas (las 3Rs: reuse, reduce, recycle). Es lo que hace, por ejemplo, una tienda de productos de higiene personal y del hogar llamada The Soap Dispensary.

La compañía vende todos sus productos en un establecimiento en Vancouver con el lema “Reutiliza primero y recicla después”. The Soap Dispensary anima a sus clientes a traer los envases limpios para rellenarlos del producto que quieren comprar. En caso de que el cliente no lleve ningún bote al establecimiento, la compañía le ‘alquila’ o ‘vende’ uno mediante el pago de un depósito.

La compañía asegura que vende productos “cuidadosamente seleccionados para provocar el mínimo impacto posible en la salud humana y medioambiental”. Los artículos de The Soap Dispensary no utilizan material de relleno, colorantes o perfumes sintéticos. Son biodegradables, crueldad animal cero y algunos de ellos, veganos.

La filosofía de esta empresa incluye la promoción de la economía local. The Soap Dispensary dice en su web que los productos están “fabricados, con orgullo, por compañías radicadas en Canadá”.

Visto en Springwise.

 

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

Compártelo twitter facebook whatsapp
La liquidación final de un imperio
El mapa del consumo energético de Nueva York
Que no te quiten la calle
Los collage mitológicos de Marina Molares
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El rollo legal de las cookies

La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

ACEPTAR
Aviso de cookies