21 de enero 2017    /   CREATIVIDAD
por
 

‘Periferias’: 150 historias de Ricardo Cavolo que te harán replantearte qué es «lo normal»

21 de enero 2017    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

Cuanto más equilibrio encontréis,
menos movimiento notaréis.
Santi Balmes

Lo ‘normal’ es un lugar pequeño donde apenas viven unos cuantos. Esos pocos, blanquitos y de buena estirpe, que piensan que son la norma, lo correcto, lo deseable. Desde su miopía infinita y su miedo atroz no alcanzan a ver la periferia, ese otro mundo raro y sospechoso donde viven albinos, prisioneros, niños soldado, prostitutas, niñas diosas Kumari o personas con síndrome de Diógenes.

Ellos forman «la cara B de la sociedad», según Ricardo Cavolo. Están en el otro lado del disco, lejos del hit mainstream y donde realmente suena la música interesante. A ellos, a los gitanos, los transexuales, los siameses o los que emigran de México a EEUU, dedica el ilustrador su último libro, Periferias (Lunwerg, 2017).

r3

«¡Asomaos a las orillas escondidas del mundo aunque sea de manera cobarde!», Santi Balmes (Periferias) Clic para tuitear

A Ricardo Cavolo siempre le interesaron esos lugares y esos individuos que se alejan de lo ‘adecuado’ y lo ‘impecable’. Quizá porque, desde los tres años, vivió entre dos ambientes socialmente opuestos. Uno, el de su padre, un pintor que vivía en un estudio montado en una antigua fábrica de tapones de goma; y otro, el de su madre, que se casó con un «señor altísimo, elegante, sabio y gitano». Eso lo llevó a vivir unas veces en la ciudad de Salamanca y otras, en una barriada gitana de Ciudad Rodrigo donde ni siquiera había asfalto.

Allí era un «payito rubio» al que trataban como a un príncipe. Allí se divertía y aprendió que en esos lugares que muchos temían y miraban como si fuesen estercoleros había alegría, solidaridad y escenas tan fantásticas como en cualquier otro sitio. «Nos divertíamos mucho. Había magia y luz, aunque desde fuera no lo parezca», relata el ilustrador. «A la gente no le gusta mirar lo que no considera ‘normal’. Nos quedamos con la foto del drama social pero en las periferias las personas se enamoran, lo pasan bien y viven momentos felices».

r4

«¿Acaso no veis que la periferia será algún día el centro?», Santi Balmes (Periferias) Clic para tuitear

Ricardo Cavolo nunca creyó en esa división del bien y el mal. Nunca la vio ni la sintió. «Esa vida no fue nada traumática para mí. Al contrario. Lo viví todo con absoluta naturalidad», indica. Eso le hizo interesarse por «lo otro», por lo que queda al margen del discurso oficial, y plantear un día a Lunwerg que quería crear un atlas de las periferias o un «compendio universal del extrarradio terrestre», como lo define el músico Santi Balmes, en el prólogo del libro.

El artista salmantino escribió e ilustró este libro con una intención. «Me gustaría que la gente mirase bonito. A pesar de las escombreras, en todos los sitios aparece el arcoiris», alienta. «En todas las entradas del libro hay una parte explicativa, de información más enciclopédica, y después hay una segunda parte más mágica».

r5

«Lo novedoso está en las mismísimas esquinas donde nadie mira», Santi Balmes (Periferias) Clic para tuitear

Ese es el aspecto que más le interesa a Cavolo: la magia. Y niega que sea un invento o que resulte menos real que la realidad. «Yo defiendo que no es ficción. Todo lo que cuento en el libro o lo he visto o me lo han dicho. Lo único que hago es exagerar la magia porque es el punto para atrapar al lector».

Cavolo pasó cuatro meses «trabajando en fuego» para escribir y dibujar 150 relatos de «periferias que existen en nuestro mundo y que la mayoría de las veces no somos capaces de ver como algo bueno, interesante y bello». Del conjunto de esas personas, animales, plantas y lugares surge una reflexión: «Plantéate lo que tú piensas que es ‘normal’ y lo que no es normal. Piensa qué es lo ‘estándar’. Yo viví esa cara A y esa cara B, y no veo ninguna frontera».

ricardo cavolo periferias

r2

«El imperio de lo mágico ha sido perseguido por la dictadura de la razón», Santi Balmes (Periferias) Clic para tuitear

r6

r7

«Seamos lo otro», Ricardo Cavolo (Periferias) Clic para tuitear

r8

r9

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

Cuanto más equilibrio encontréis,
menos movimiento notaréis.
Santi Balmes

Lo ‘normal’ es un lugar pequeño donde apenas viven unos cuantos. Esos pocos, blanquitos y de buena estirpe, que piensan que son la norma, lo correcto, lo deseable. Desde su miopía infinita y su miedo atroz no alcanzan a ver la periferia, ese otro mundo raro y sospechoso donde viven albinos, prisioneros, niños soldado, prostitutas, niñas diosas Kumari o personas con síndrome de Diógenes.

Ellos forman «la cara B de la sociedad», según Ricardo Cavolo. Están en el otro lado del disco, lejos del hit mainstream y donde realmente suena la música interesante. A ellos, a los gitanos, los transexuales, los siameses o los que emigran de México a EEUU, dedica el ilustrador su último libro, Periferias (Lunwerg, 2017).

r3

«¡Asomaos a las orillas escondidas del mundo aunque sea de manera cobarde!», Santi Balmes (Periferias) Clic para tuitear

A Ricardo Cavolo siempre le interesaron esos lugares y esos individuos que se alejan de lo ‘adecuado’ y lo ‘impecable’. Quizá porque, desde los tres años, vivió entre dos ambientes socialmente opuestos. Uno, el de su padre, un pintor que vivía en un estudio montado en una antigua fábrica de tapones de goma; y otro, el de su madre, que se casó con un «señor altísimo, elegante, sabio y gitano». Eso lo llevó a vivir unas veces en la ciudad de Salamanca y otras, en una barriada gitana de Ciudad Rodrigo donde ni siquiera había asfalto.

Allí era un «payito rubio» al que trataban como a un príncipe. Allí se divertía y aprendió que en esos lugares que muchos temían y miraban como si fuesen estercoleros había alegría, solidaridad y escenas tan fantásticas como en cualquier otro sitio. «Nos divertíamos mucho. Había magia y luz, aunque desde fuera no lo parezca», relata el ilustrador. «A la gente no le gusta mirar lo que no considera ‘normal’. Nos quedamos con la foto del drama social pero en las periferias las personas se enamoran, lo pasan bien y viven momentos felices».

r4

«¿Acaso no veis que la periferia será algún día el centro?», Santi Balmes (Periferias) Clic para tuitear

Ricardo Cavolo nunca creyó en esa división del bien y el mal. Nunca la vio ni la sintió. «Esa vida no fue nada traumática para mí. Al contrario. Lo viví todo con absoluta naturalidad», indica. Eso le hizo interesarse por «lo otro», por lo que queda al margen del discurso oficial, y plantear un día a Lunwerg que quería crear un atlas de las periferias o un «compendio universal del extrarradio terrestre», como lo define el músico Santi Balmes, en el prólogo del libro.

El artista salmantino escribió e ilustró este libro con una intención. «Me gustaría que la gente mirase bonito. A pesar de las escombreras, en todos los sitios aparece el arcoiris», alienta. «En todas las entradas del libro hay una parte explicativa, de información más enciclopédica, y después hay una segunda parte más mágica».

r5

«Lo novedoso está en las mismísimas esquinas donde nadie mira», Santi Balmes (Periferias) Clic para tuitear

Ese es el aspecto que más le interesa a Cavolo: la magia. Y niega que sea un invento o que resulte menos real que la realidad. «Yo defiendo que no es ficción. Todo lo que cuento en el libro o lo he visto o me lo han dicho. Lo único que hago es exagerar la magia porque es el punto para atrapar al lector».

Cavolo pasó cuatro meses «trabajando en fuego» para escribir y dibujar 150 relatos de «periferias que existen en nuestro mundo y que la mayoría de las veces no somos capaces de ver como algo bueno, interesante y bello». Del conjunto de esas personas, animales, plantas y lugares surge una reflexión: «Plantéate lo que tú piensas que es ‘normal’ y lo que no es normal. Piensa qué es lo ‘estándar’. Yo viví esa cara A y esa cara B, y no veo ninguna frontera».

ricardo cavolo periferias

r2

«El imperio de lo mágico ha sido perseguido por la dictadura de la razón», Santi Balmes (Periferias) Clic para tuitear

r6

r7

«Seamos lo otro», Ricardo Cavolo (Periferias) Clic para tuitear

r8

r9

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

Compártelo twitter facebook whatsapp
El jubilado que revolucionó Estambul con su escalera de colores
Si tienes un problema, échate a dormir
Yorokobu gana el premio a la mejor revista del año en los premios ÑH
El Doctor Frankestein de los robots
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El rollo legal de las cookies

La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

ACEPTAR
Aviso de cookies