17 de abril 2012    /   ENTRETENIMIENTO
por
 

Rick Falkvinge: «El partido pirata está ganando la partida y cambiará el mundo»

17 de abril 2012    /   ENTRETENIMIENTO     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Un año es una vida en política. Si no, que se lo pregunten a los miembros del Partido Pirata de 20 países que acudieron este fin de semana a Praga a la reunión anual del Partido Pirata internacional. La situación ha cambiado mucho desde el anterior encuentro, cuando la participación legislativa de este partido se limitaba a tener dos escaños en el Parlamento Europeo en representación de Suecia. Doce meses después, el Partido Pirata alemán tiene 15 escaños en el Ayuntamiento de Berlín, reúne 25.000 miembros y, según los sondeos más recientes, contará con un 13% de intención de voto en las elecciones federales que se celebrarán en mayo. La rama austriaca está logrando un 7% en los sondeos.

Rick Falkvinge, fundador del primer Partido Pirata en Suecia, está eufórico. «Rodeados de malas noticias, el cambio está de camino. El plan del partido pirata para cambiar el mundo avanza más rápido de lo esperado. Estamos en el punto de no retorno. Los represores de internet están a punto de perder su influencia sobre la agenda legislativa», declaró en su blog.

Si el Partido Pirata logra entre el 10%-15% del voto en las elecciones nacionales alemanas, Falkvinge está convencido de que tendrán una oportunidad para entrar en coalición con otro partido para gobernar. A cambio, los partidos que lleguen a acuerdos con ellos tendrán que aceptar sus políticas en materia de derechos de internet. Un escenario que cambiaría completamente las reglas de juego y que Falvinge decribe en su blog personal:

– Con la perspectiva pirata en la administración alemana, se acabarán los acuerdos a puerta cerrada para imponer legislación represiva en internet. Sin contar, además, la influencia que tiene sobre el resto países siendo el país con más poder de Europa.

– Alemania tendría la capacidad de bloquear cualquier legislación represiva en el Consejo Europeo que, junto con el apoyo de Polonia, que está plantando cara a los lobbies de contenidos, significaría un poder de voto importante.

– Este cambio permitirá a países más pequeños adaptarse a estas circunstancias e ignorar presiones de EEUU y Europa para introducir legislación represiva.

– Este contrapeso significará un ejemplo para el resto del mundo democrático. Los monopolios pierden su validez si no se respetan universalmente.

Las palabras de Falkvinge hablan del escenario perfecto si esto llegara a ocurrir. La diferencia es que ya no suena a una utopía irrealizable. Si el Partido Pirata alemán no logra esta representación, el político sueco piensa que será solo cuestión de tiempo hasta que este escenario se haga realidad.

En Suecia, el partido ha aprendido de las anteriores elecciones generales cuando no lograron conseguir representación a pesar de contar con una alta valoración entre los jóvenes. «Cometimos el error de presentarnos sin un programa completo. Esta vez llegamos con una serie de políticas que cubren todos los temas además de la libertad de la red», añade Falkvinge.

El resto de países que acudieron a la reunión en Praga siguen estando en fases mucho menos avanzadas. Pero al igual que el ejemplo del partido pirata sueco ayudó a la rama alemana a construirse, Falvinge piensa que el éxito en Alemania ayudará al resto de países a ganar influencia.

«Juntos estamos hackeando el sistema para actualizarlo para una nueva generación».

Foto: Didier Misson bajo lic. CC.

 

 

 

Un año es una vida en política. Si no, que se lo pregunten a los miembros del Partido Pirata de 20 países que acudieron este fin de semana a Praga a la reunión anual del Partido Pirata internacional. La situación ha cambiado mucho desde el anterior encuentro, cuando la participación legislativa de este partido se limitaba a tener dos escaños en el Parlamento Europeo en representación de Suecia. Doce meses después, el Partido Pirata alemán tiene 15 escaños en el Ayuntamiento de Berlín, reúne 25.000 miembros y, según los sondeos más recientes, contará con un 13% de intención de voto en las elecciones federales que se celebrarán en mayo. La rama austriaca está logrando un 7% en los sondeos.

Rick Falkvinge, fundador del primer Partido Pirata en Suecia, está eufórico. «Rodeados de malas noticias, el cambio está de camino. El plan del partido pirata para cambiar el mundo avanza más rápido de lo esperado. Estamos en el punto de no retorno. Los represores de internet están a punto de perder su influencia sobre la agenda legislativa», declaró en su blog.

Si el Partido Pirata logra entre el 10%-15% del voto en las elecciones nacionales alemanas, Falkvinge está convencido de que tendrán una oportunidad para entrar en coalición con otro partido para gobernar. A cambio, los partidos que lleguen a acuerdos con ellos tendrán que aceptar sus políticas en materia de derechos de internet. Un escenario que cambiaría completamente las reglas de juego y que Falvinge decribe en su blog personal:

– Con la perspectiva pirata en la administración alemana, se acabarán los acuerdos a puerta cerrada para imponer legislación represiva en internet. Sin contar, además, la influencia que tiene sobre el resto países siendo el país con más poder de Europa.

– Alemania tendría la capacidad de bloquear cualquier legislación represiva en el Consejo Europeo que, junto con el apoyo de Polonia, que está plantando cara a los lobbies de contenidos, significaría un poder de voto importante.

– Este cambio permitirá a países más pequeños adaptarse a estas circunstancias e ignorar presiones de EEUU y Europa para introducir legislación represiva.

– Este contrapeso significará un ejemplo para el resto del mundo democrático. Los monopolios pierden su validez si no se respetan universalmente.

Las palabras de Falkvinge hablan del escenario perfecto si esto llegara a ocurrir. La diferencia es que ya no suena a una utopía irrealizable. Si el Partido Pirata alemán no logra esta representación, el político sueco piensa que será solo cuestión de tiempo hasta que este escenario se haga realidad.

En Suecia, el partido ha aprendido de las anteriores elecciones generales cuando no lograron conseguir representación a pesar de contar con una alta valoración entre los jóvenes. «Cometimos el error de presentarnos sin un programa completo. Esta vez llegamos con una serie de políticas que cubren todos los temas además de la libertad de la red», añade Falkvinge.

El resto de países que acudieron a la reunión en Praga siguen estando en fases mucho menos avanzadas. Pero al igual que el ejemplo del partido pirata sueco ayudó a la rama alemana a construirse, Falvinge piensa que el éxito en Alemania ayudará al resto de países a ganar influencia.

«Juntos estamos hackeando el sistema para actualizarlo para una nueva generación».

Foto: Didier Misson bajo lic. CC.

 

 

 

Compártelo twitter facebook whatsapp
Serendipity Polaroid
La Vie C’est Chouette
En las entrañas de una obra de teatro
Gente que vive en aeropuertos (y aeropuertos para quedarse a vivir)
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Comentarios cerrados.

Publicidad