14 de septiembre 2016    /   CREATIVIDAD
por
 

Por fin una clínica en la que no da miedo ir al dentista

14 de septiembre 2016    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Acudir al dentista es una experiencia aterradora para muchas personas. El torno, la anestesia y hasta el precio son razones suficientes para que la revisión anual se retrase un poco más porque, quien dice anual, dice cada tres años. O cinco.

Tal es el pavor que genera el dentista que para muchos es el patrón a la hora de medir el grado de miedo, asco o desagrado que produce cualquier otra actividad cotidiana.

Conscientes de esta situación, cuando el estudio shanghaiano de arquitectura RIGI tuvo que renovar el interiorismo de una clínica dental, decidió cambiar por completo el concepto que se tiene de ese tipo de lugares. Frente al espacio frío y aséptico, RIGI decidió crear un ambiente agradable, divertido y que, en lugar de rechazo, invitase a entrar y quedarse.

«A la hora de desarrollar sus proyectos, RIGI Design intenta tener siempre presente el punto de vista del usuario. Comprender cuáles son sus necesidades para lograr hacer un mejor diseño, porque un mejor diseño puede lograr transformaciones positivas en la vida de la gente», explica Rita Chow, responsable de comunicación de RIGI.


El reto al que se enfrentaba RIGI era desterrar de la mente del usuario las experiencias traumáticas vividas en las clínicas convencionales y generar un sentimiento de confianza hacia el lugar y sus profesionales que, al fin y al cabo, están ahí para mejorar su salud.

«El diseño debía generar un entorno acogedor que permitiera reducir la ansiedad e inseguridad que provoca el tratamiento odontológico. Eso había que hacerlo desde la entrada hasta las consultas. Para ello se creó un mostrador de recepción amplio y abierto que permitía ver cómo trabajaba el equipo de la clínica», comenta. «Además, diseñamos una zona infantil que transmite a los pacientes la idea de que la clínica también se preocupaba por sus hijos. Para los adultos creamos una zona de espera con una gran mesa de comedor en la que pueden sentarse a hablar o estar tranquilos, pero arropados y en un entorno agradable».


Todo ello se completó con una zona de laboratorio y esterilización diáfana que nunca queda oculta por los revestimientos de cristal, que permiten verla desde fuera, y una señalética que descartaba las convencionales placas en las puertas de las consultas y apuesta por números y líneas pintados en el suelo a modo de guía.

«RIGI quería que los visitantes se sintieran como en su casa porque, como en una casa, dentro de la cínica también resuelven problemas que surgen en el día a día», explica Chow. «De la misma manera que se hace en una casa, para llegar a esas soluciones se emplearon tanto métodos de análisis racional como soluciones puramente emocionales referidas al tamaño del mobiliario, las relaciones de escala entre las diferentes piezas, la elección de los materiales, los colores y, en último término, cómo se integra todo eso en el espacio y cómo se percibe por el usuario».


La respuesta de los usuarios parece indicar que el trabajo de RIGI ha sido más que acertado. Además de llamar la atención del sector de la salud, el proyecto de la clínica ha hecho que empresas vinculadas al diseño relacionado con niños se pongan en contacto con el estudio para encargarles nuevos trabajos.

«El diseño permite romper las fronteras de lo tradicional, de lo aceptado, pero ese proceso debe realizarse a través de la reflexión, en el análisis y teniendo siempre en cuenta el momento histórico y social en el que nos encontramos, porque en ocasiones puede que no sea el momento adecuado de romper ciertas reglas y que haya que esperar al futuro».

Acudir al dentista es una experiencia aterradora para muchas personas. El torno, la anestesia y hasta el precio son razones suficientes para que la revisión anual se retrase un poco más porque, quien dice anual, dice cada tres años. O cinco.

Tal es el pavor que genera el dentista que para muchos es el patrón a la hora de medir el grado de miedo, asco o desagrado que produce cualquier otra actividad cotidiana.

Conscientes de esta situación, cuando el estudio shanghaiano de arquitectura RIGI tuvo que renovar el interiorismo de una clínica dental, decidió cambiar por completo el concepto que se tiene de ese tipo de lugares. Frente al espacio frío y aséptico, RIGI decidió crear un ambiente agradable, divertido y que, en lugar de rechazo, invitase a entrar y quedarse.

«A la hora de desarrollar sus proyectos, RIGI Design intenta tener siempre presente el punto de vista del usuario. Comprender cuáles son sus necesidades para lograr hacer un mejor diseño, porque un mejor diseño puede lograr transformaciones positivas en la vida de la gente», explica Rita Chow, responsable de comunicación de RIGI.


El reto al que se enfrentaba RIGI era desterrar de la mente del usuario las experiencias traumáticas vividas en las clínicas convencionales y generar un sentimiento de confianza hacia el lugar y sus profesionales que, al fin y al cabo, están ahí para mejorar su salud.

«El diseño debía generar un entorno acogedor que permitiera reducir la ansiedad e inseguridad que provoca el tratamiento odontológico. Eso había que hacerlo desde la entrada hasta las consultas. Para ello se creó un mostrador de recepción amplio y abierto que permitía ver cómo trabajaba el equipo de la clínica», comenta. «Además, diseñamos una zona infantil que transmite a los pacientes la idea de que la clínica también se preocupaba por sus hijos. Para los adultos creamos una zona de espera con una gran mesa de comedor en la que pueden sentarse a hablar o estar tranquilos, pero arropados y en un entorno agradable».


Todo ello se completó con una zona de laboratorio y esterilización diáfana que nunca queda oculta por los revestimientos de cristal, que permiten verla desde fuera, y una señalética que descartaba las convencionales placas en las puertas de las consultas y apuesta por números y líneas pintados en el suelo a modo de guía.

«RIGI quería que los visitantes se sintieran como en su casa porque, como en una casa, dentro de la cínica también resuelven problemas que surgen en el día a día», explica Chow. «De la misma manera que se hace en una casa, para llegar a esas soluciones se emplearon tanto métodos de análisis racional como soluciones puramente emocionales referidas al tamaño del mobiliario, las relaciones de escala entre las diferentes piezas, la elección de los materiales, los colores y, en último término, cómo se integra todo eso en el espacio y cómo se percibe por el usuario».


La respuesta de los usuarios parece indicar que el trabajo de RIGI ha sido más que acertado. Además de llamar la atención del sector de la salud, el proyecto de la clínica ha hecho que empresas vinculadas al diseño relacionado con niños se pongan en contacto con el estudio para encargarles nuevos trabajos.

«El diseño permite romper las fronteras de lo tradicional, de lo aceptado, pero ese proceso debe realizarse a través de la reflexión, en el análisis y teniendo siempre en cuenta el momento histórico y social en el que nos encontramos, porque en ocasiones puede que no sea el momento adecuado de romper ciertas reglas y que haya que esperar al futuro».

Compártelo twitter facebook whatsapp
Las ilustraciones soul de David Navascues
Óscar Llorens: «No hay un lugar en el mundo donde recibas más impactos visuales que Japón»
Manual de supervivencia urbana
Algunos miedos y autocríticas de los escritores cuando escriben
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 0
  • HOLA, CIERTAMENTE COMO VISITA AL MEDICO QUE EVITAMOS CAER EN SUS MANOS RESULTA MAS ALEGRE, PERO YO QUE CAI EN UNA DE ESAS CLINICAS QUE TE LO ARREGLAN «TODO» (HASTA
    EL BOLSILLO….Y EN MI CASO ES UNIDENTAL) CREO QUE TENEMOS QUE VALORAR MAS LO IMPORTANTE QUE ES PARA NUESTRO CUERPO UNA BOCA SANA Y PONERSE EN MANOS DE AUTENTICOS ESPECIALISTAS (YO AL FINAL HE TENIDO QUE VOLVER A MI DENTISTS DE SIEMPRE Y
    MENOS MAL QUE ME LO HAN QUERIDO ARREGLAR (POR CIERTO NO SOY EL UNICO CON PROBLEMAS……??????). SALUDOS CORDIALES.

  • Interesante iniciativa. El diseño y los colores pueden ayudar a los usuarios a sentirse más cómodos. A nivel del procesamiento de la información visual los estímulos discriminativos (intensidad luminosa, colores, disposición del mobiliario) pueden influir en la percepción de las personas. Sin embargo, aunque un entorno bien adecuado puede ayudar, no lo es todo. Una persona con fobia dental va a seguir pasándolo mal en la consulta ya que las variables que mantienen el trastorno van más allá del control estimular que se ejerza sobre el contexto. En este sentido destacar que existen tratamientos cuya eficacia ha sido contrastada empíricamente para aquellos que quieren dejar de sufrir cada vez que tienen que acudir al odontólogo. Por ejemplo, Instituto Davó de Alicante cuenta con un área específica dedicada a ayudar a los pacientes a superar el miedo al dentista.

  • El miedo al dentista es algo más grave que la decoración. Está claro que puede ayudar, pero si tienes fobia, no miedo, fobia, que entra dentro de patología, y tu salud se ve afectada por ello como me pasaba a mi, en ese caso la decoración es lo de menos. A mi me sirvió la realidad virtual con gafas 3d para empezar y evadirme, pero lo seguía pasando mal. Así que en Instituto Davo me animaron a seguir una terapia para superar ese miedo que me limitaba. Y la verdad es que funciona. Poder ir al dentista sin sentir que me voy a desmayarse es una gran satisfacción.

  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    El rollo legal de las cookies

    La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

    ACEPTAR
    Aviso de cookies