17 de junio 2014    /   CREATIVIDAD
por
 

Viaje a los recovecos del Barranco del río Dulce

17 de junio 2014    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Hace unas semanas entré en la galería Slowtrack en Madrid empujado más por el azar que por otra cosa, sin imaginar, no ya saber, el viaje que me esperaba en la planta de abajo. Un viaje, al estilo madriguera de Alicia en el País de las Maravillas, originado en la sorpresa de mi pupila dilatada y con destino a los recovecos del Parque Natural del Barranco del río Dulce, en Guadalajara. Un trayecto de espejos y espejismos y susurros de río. Una reivindicación de la belleza de nuestro patrimonio natural frente a la mitificación de la colosal naturaleza norteamericana a través de su cultura. El vehículo, la instalación ‘Río Dulce’ del artista visual Guillermo Trapiello. Hemos hablado con él.

La primera toma de contacto de Guillermo con este bello paraje fue en el invierno de 2012 cuando un buen amigo y propietario de un alojamiento rural en Pelegrina (pedanía de Sigüenza) le ofreció su casa para que fuera allí a dibujar y a desarrollar proyectos nuevos. Al llegar chocó frontalmente con el diciembre manchego. «Nada más bajar del coche y asomarme al barranco, aparecieron ante mí decenas de buitres volando en círculos sobre el río, choperas infinitas, gigantescas formaciones kársticas y ¡hasta una catarata helada!».

Trapiello enseguida sintió la necesidad de registrar aquel lugar a través de la mejor herramienta de la que dispone: la imagen. El resultado es ‘Río Dulce’, una bitácora visual de aquellos viajes a Pelegrina, al río Dulce, cristalizada en dos formatos: una instalación en el espacio Slowtrack y un libro que consta de dos ediciones, una de 400 ejemplares y otra de 100.

1 Barranco del Río Dulce _ Guillermo Trapiello

La instalación está sumida en la oscuridad. Enseguida escuchamos el murmullo del río procedente de una pieza audiovisual. Nos montamos en una hoja a la deriva constante. Las imágenes del río cambian, los susurros cambian, pero el  río sigue siendo el mismo. En las paredes brillan diferentes trocitos del Barranco del río Dulce; unas láminas paisajísticas en papel translúcido sobre cajitas de madera de haya iluminadas por dentro con leds. Estos paisajes, pese a su enormidad, parecen cómodos dentro de sus cajitas. Su color se funde con las sombras en un ejercicio de sintetismo y delicadeza. Tienen cosas de cómic, de videojuego en 2D, pero también de Nebraska y Montana omnipotente.

3 Varias obras _ Guillermo Trapiello

2 Pelegrina _ Guillermo Trapiello«Desde el principio sabía que quería emular la rotundidad de los carteles de los parques nacionales americanos que se caracterizan por sus tintas planas y la separación por capas de los distintos planos que las componen», reconoce Trapiello. «Siempre he sido muy fan de los parques nacionales y del cartelismo de Estados Unidos. Sobre todo del cartel de los años treinta y cuarenta, principalmente serigrafías de gran formato. Este tipo de obra gráfica me parece un punto intermedio entre la fotografía y la pintura desde donde se puede transmitir con claridad la iconicidad, el misterio y la luz de un lugar. Con Río Dulce he intentado trasladar aquel hacer artesano a un proceso personal entre lo digital y lo analógico. Mezclo fotos con dibujos, dibujos con fotos, a veces redibujo imágenes de otros. Cortar, copiar y pegar todo el rato. Me gusta mezclar técnicas y formatos, nunca sabes lo que va a salir».

Río 2
Las láminas ‘Camino a Sigüenza’ y ‘Cañón estrellado’.

Estas representaciones del paisaje manchego coquetean con la estética idealizada de sus homólogos norteamericanos buscando su propia mitificación. Ante la falta de patrimonio histórico, fueron los estadounidenses de los primeros en proteger grandes superficies de territorio y en entender la naturaleza como patrimonio común. Después han exportado muy bien su atractivo a través de la fotografía, el cartelismo, los cómics, la televisión o el cine.

choperas«Toda mitificación requiere primero un ejercicio de difusión considerable», reflexiona Trapiello. «En España hubo un boom naturalista allá en los años 70 con los programas de Félix Rodríguez de la Fuente. Uno de los episodios más célebres de El Hombre y la Tierra fue rodado precisamente en el Barranco del río Dulce. Los años pasan y unos mitos desplazan a otros. Molaría que la naturaleza y el campo español volviesen a ganar protagonismo en el imaginario popular».

crepusculo_rio_dulce_guillermo_trapiello

Despierto del ensimismamiento y me pregunto dónde ha quedado el río. «El río Dulce es el elemento conductor de todas las imágenes, como una costura invisible, detrás de unas choperas o helado detrás de un risco», afirma Trapiello. «Juego con una forma de representar el horizonte magnificándolo y en esa lejanía, el río es imperceptible. Por eso incluí en la instalación de Slowtrack una pequeña pieza audiovisual que reproduce esos reflejos y murmullos del río».

Me tumbo sobre mi hoja a la deriva. Escucho el piar de los pájaros y el silbido del viento. La corriente me lleva a otra parte distinta del mismo río. Para completar el viaje tendré que visitar Pelegrina y el Parque Natural del Barranco del río Dulce. Mientras tanto, la exposición de Guillermo seguirá abierta hasta el 18 de julio.

Río Dulce 1

 

Hace unas semanas entré en la galería Slowtrack en Madrid empujado más por el azar que por otra cosa, sin imaginar, no ya saber, el viaje que me esperaba en la planta de abajo. Un viaje, al estilo madriguera de Alicia en el País de las Maravillas, originado en la sorpresa de mi pupila dilatada y con destino a los recovecos del Parque Natural del Barranco del río Dulce, en Guadalajara. Un trayecto de espejos y espejismos y susurros de río. Una reivindicación de la belleza de nuestro patrimonio natural frente a la mitificación de la colosal naturaleza norteamericana a través de su cultura. El vehículo, la instalación ‘Río Dulce’ del artista visual Guillermo Trapiello. Hemos hablado con él.

La primera toma de contacto de Guillermo con este bello paraje fue en el invierno de 2012 cuando un buen amigo y propietario de un alojamiento rural en Pelegrina (pedanía de Sigüenza) le ofreció su casa para que fuera allí a dibujar y a desarrollar proyectos nuevos. Al llegar chocó frontalmente con el diciembre manchego. «Nada más bajar del coche y asomarme al barranco, aparecieron ante mí decenas de buitres volando en círculos sobre el río, choperas infinitas, gigantescas formaciones kársticas y ¡hasta una catarata helada!».

Trapiello enseguida sintió la necesidad de registrar aquel lugar a través de la mejor herramienta de la que dispone: la imagen. El resultado es ‘Río Dulce’, una bitácora visual de aquellos viajes a Pelegrina, al río Dulce, cristalizada en dos formatos: una instalación en el espacio Slowtrack y un libro que consta de dos ediciones, una de 400 ejemplares y otra de 100.

1 Barranco del Río Dulce _ Guillermo Trapiello

La instalación está sumida en la oscuridad. Enseguida escuchamos el murmullo del río procedente de una pieza audiovisual. Nos montamos en una hoja a la deriva constante. Las imágenes del río cambian, los susurros cambian, pero el  río sigue siendo el mismo. En las paredes brillan diferentes trocitos del Barranco del río Dulce; unas láminas paisajísticas en papel translúcido sobre cajitas de madera de haya iluminadas por dentro con leds. Estos paisajes, pese a su enormidad, parecen cómodos dentro de sus cajitas. Su color se funde con las sombras en un ejercicio de sintetismo y delicadeza. Tienen cosas de cómic, de videojuego en 2D, pero también de Nebraska y Montana omnipotente.

3 Varias obras _ Guillermo Trapiello

2 Pelegrina _ Guillermo Trapiello«Desde el principio sabía que quería emular la rotundidad de los carteles de los parques nacionales americanos que se caracterizan por sus tintas planas y la separación por capas de los distintos planos que las componen», reconoce Trapiello. «Siempre he sido muy fan de los parques nacionales y del cartelismo de Estados Unidos. Sobre todo del cartel de los años treinta y cuarenta, principalmente serigrafías de gran formato. Este tipo de obra gráfica me parece un punto intermedio entre la fotografía y la pintura desde donde se puede transmitir con claridad la iconicidad, el misterio y la luz de un lugar. Con Río Dulce he intentado trasladar aquel hacer artesano a un proceso personal entre lo digital y lo analógico. Mezclo fotos con dibujos, dibujos con fotos, a veces redibujo imágenes de otros. Cortar, copiar y pegar todo el rato. Me gusta mezclar técnicas y formatos, nunca sabes lo que va a salir».

Río 2
Las láminas ‘Camino a Sigüenza’ y ‘Cañón estrellado’.

Estas representaciones del paisaje manchego coquetean con la estética idealizada de sus homólogos norteamericanos buscando su propia mitificación. Ante la falta de patrimonio histórico, fueron los estadounidenses de los primeros en proteger grandes superficies de territorio y en entender la naturaleza como patrimonio común. Después han exportado muy bien su atractivo a través de la fotografía, el cartelismo, los cómics, la televisión o el cine.

choperas«Toda mitificación requiere primero un ejercicio de difusión considerable», reflexiona Trapiello. «En España hubo un boom naturalista allá en los años 70 con los programas de Félix Rodríguez de la Fuente. Uno de los episodios más célebres de El Hombre y la Tierra fue rodado precisamente en el Barranco del río Dulce. Los años pasan y unos mitos desplazan a otros. Molaría que la naturaleza y el campo español volviesen a ganar protagonismo en el imaginario popular».

crepusculo_rio_dulce_guillermo_trapiello

Despierto del ensimismamiento y me pregunto dónde ha quedado el río. «El río Dulce es el elemento conductor de todas las imágenes, como una costura invisible, detrás de unas choperas o helado detrás de un risco», afirma Trapiello. «Juego con una forma de representar el horizonte magnificándolo y en esa lejanía, el río es imperceptible. Por eso incluí en la instalación de Slowtrack una pequeña pieza audiovisual que reproduce esos reflejos y murmullos del río».

Me tumbo sobre mi hoja a la deriva. Escucho el piar de los pájaros y el silbido del viento. La corriente me lleva a otra parte distinta del mismo río. Para completar el viaje tendré que visitar Pelegrina y el Parque Natural del Barranco del río Dulce. Mientras tanto, la exposición de Guillermo seguirá abierta hasta el 18 de julio.

Río Dulce 1

 

Compártelo twitter facebook whatsapp
LVMH lanza la plataforma de contenidos de lujo y e-commerce Nowness.com
Linking Days: un evento sobre el ‘momento mágico en que una idea se hace tangible’
Yorokobu en el Mercado Central de Diseño
50
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 3
  • El Barranco del Río Dulce es uno de los parajes más espectaculares de España, muy recomendable. Y precioso trabajo de Trapiello, muy japonés como es él!

  • El paisaje es castellano, nunca manchego. Qué manía con llamar manchego a toda la puñetera comunidad autónoma. Por lo demás, genial post y descubrimiento que a mi no me descubren. Ya decía Cela que Guadalajara y. LA ALCARRIA es un hermoso país al que a la gente no le da la gana de ir….

  • Comentarios cerrados.

    El rollo legal de las cookies

    La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

    ACEPTAR
    Aviso de cookies
    Publicidad