5 de febrero 2015    /   CREATIVIDAD
por
 

Practicar la carpintería sin cortar un árbol

5 de febrero 2015    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

Iván Octavio Medina era un carpintero con un problema de base: odia la tala de árboles. El oficio que había heredado de su padre no se le daba mal, pero le podían sus ganas de «ayudar al planeta». «Me di cuenta de que se gastaba muchísima madera haciendo muebles», dice este mexicano. Entonces se le ocurrió montar una empresa de objetos de madera con una peculiaridad casi inverosímil: prohibido cortar un solo árbol para crear sus productos.
«La solución era sencilla», narra el método con la que hace dos años fundó su empresa de lámparas artesanales, Roble Rojo. «Yo, que vivo a las faldas de los bosques de Cuernavaca (México), siempre he encontrado ramas que los árboles dejan caer. Esa madera ya está cortada, no hace falta talar ningún árbol. Lo que hago es observar estos pedazos esparcidos por el suelo para encontrar los que me llamen la atención por su forma estética, y ahí empieza el proceso».
IMG_0527
Medina apenas modifica la forma de las ramas que va recolectando cuando llega a su taller. Tal y como la encontró, la limpia, la pule y la convierte en una «pieza única de decoración gracias a su belleza natural».
Reconoce que quizás no se hubiera animado a instalar cableado y bombillas a los pequeños troncos caídos del bosque si no fuera por el impulso que le dio ver «el éxito que tiene ahora lo hipster-rústico». Después de estudiar comunicación y a pesar de ejercer como músico, le hacía falta una fuente más de ingresos para costearse los estudios que ya no podían seguir pagando sus familiares. Ahora, tras poner en marcha Roble Rojo en Ciudad de México, busca financiación colectiva «para poder llevar este proyecto de diseño comprometido con el medio ambiente también a Cuernavaca». Vuelve a ser carpintero.
«La idea no es hacer un negocio millonario, sino humanista», esgrime. Sus lámparas, que vende entre 200 y 300 pesos (entre 12 y 18 euros), por el momento llevan incorporados «cables de diseño», pero está trabajando en que «funcionen con corriente alterna» para terminar de afianzar su «compromiso con la naturaleza».
«Me gustaría que Roble Rojo se convirtiera en un depósito de árboles muertos», dice Medina, «involucrar más a las personas y que ellas mismas nos traigan, por ejemplo, los árboles de navidad u otros árboles ya sin vida que ya no les sirvan. Nosotros se los regresaremos convertidos en lámparas. No es necesario cortar árboles para hacer eso».
Revista españa 3
 

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

Iván Octavio Medina era un carpintero con un problema de base: odia la tala de árboles. El oficio que había heredado de su padre no se le daba mal, pero le podían sus ganas de «ayudar al planeta». «Me di cuenta de que se gastaba muchísima madera haciendo muebles», dice este mexicano. Entonces se le ocurrió montar una empresa de objetos de madera con una peculiaridad casi inverosímil: prohibido cortar un solo árbol para crear sus productos.
«La solución era sencilla», narra el método con la que hace dos años fundó su empresa de lámparas artesanales, Roble Rojo. «Yo, que vivo a las faldas de los bosques de Cuernavaca (México), siempre he encontrado ramas que los árboles dejan caer. Esa madera ya está cortada, no hace falta talar ningún árbol. Lo que hago es observar estos pedazos esparcidos por el suelo para encontrar los que me llamen la atención por su forma estética, y ahí empieza el proceso».
IMG_0527
Medina apenas modifica la forma de las ramas que va recolectando cuando llega a su taller. Tal y como la encontró, la limpia, la pule y la convierte en una «pieza única de decoración gracias a su belleza natural».
Reconoce que quizás no se hubiera animado a instalar cableado y bombillas a los pequeños troncos caídos del bosque si no fuera por el impulso que le dio ver «el éxito que tiene ahora lo hipster-rústico». Después de estudiar comunicación y a pesar de ejercer como músico, le hacía falta una fuente más de ingresos para costearse los estudios que ya no podían seguir pagando sus familiares. Ahora, tras poner en marcha Roble Rojo en Ciudad de México, busca financiación colectiva «para poder llevar este proyecto de diseño comprometido con el medio ambiente también a Cuernavaca». Vuelve a ser carpintero.
«La idea no es hacer un negocio millonario, sino humanista», esgrime. Sus lámparas, que vende entre 200 y 300 pesos (entre 12 y 18 euros), por el momento llevan incorporados «cables de diseño», pero está trabajando en que «funcionen con corriente alterna» para terminar de afianzar su «compromiso con la naturaleza».
«Me gustaría que Roble Rojo se convirtiera en un depósito de árboles muertos», dice Medina, «involucrar más a las personas y que ellas mismas nos traigan, por ejemplo, los árboles de navidad u otros árboles ya sin vida que ya no les sirvan. Nosotros se los regresaremos convertidos en lámparas. No es necesario cortar árboles para hacer eso».
Revista españa 3
 

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

Compártelo twitter facebook whatsapp
‘Qué pollas buscas’, el Google granadino
Nike Pro Combat calienta el Clásico
Los rituales cotidianos de George Sand, Beckett o Tolstói (entre otros)
El poeta militante de sí mismo
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 2
  • Es la carpinteria qué pude contratar, me asesoraron y ayudaron a crear mi proyecto. Me los recomendó una compañera y no puedo estar más deacuerdo, se los recomiendo a todos al totalmente. Muchas gracias por ser tan profesionales.

  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    El rollo legal de las cookies

    La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

    ACEPTAR
    Aviso de cookies