fbpx
20 de mayo 2016    /   ENTRETENIMIENTO
por
 

Rock ‘n’ Draw | Kendrick Lamar, el rey de Compton

20 de mayo 2016    /   ENTRETENIMIENTO     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Cuando alguien lee que una persona se adelantó a su época, se da a entender que su talento llega antes de ser comprendido. Lo de Kendrick Lamar es el anacronismo en sentido inverso. Si hubiera nacido medio siglo atrás habría encajado igual de bien. O igual de mal.

El rapero de Compton se desliza por la sinuosas colinas del jazz tan libremente, tan desafiantemente, tan apabullantemente que hace cincuenta años también habría sido «uno de los nuestros» entre los genios del género. Incómodo para los cánones e inconformista con el negocio, pero «uno de los nuestros» en el universo del jazz o el funky de quilates. La tentación de dejar la rima en segundo plano existe. Pero se desprecia porque es imposible desdeñar unas palabras que son como un disparo al vientre.

Es, además, una presencia necesaria en el rap militante, el que reivindica toda la dignidad para su raza. Lamar se planta firmemente junto a otros iconos negros de la cultura popular: junto a Tommie Smith y John Carlos en el podio del Estadio Olímpico de México DF o junto a Nina Simone arrojando Mississippi Goddam a la cara del público del Carnegie Hall en 1964. Las cadenas y los barrotes de su actuación en los Grammy de 2016 van a quedar para siempre en la historia de la música.

Ask me what I have accomplished
I don’t know I don’t have conscience
I just load up and start dumpin’ on enemies I’m head hunting
No sympathy, ain’t no love when you in these streets just get something
[…]
Cause ignorance is bliss.

Kendrick Lamar, por Óscar Giménez
Kendrick Lamar, por Óscar Giménez

Lamar mira a la cara al raperismo macarra y le espeta, con claridad, que la ignorancia es felicidad y permite a cualquiera ser un salvaje. Mira al cadáver de Trayvon Martin, al arma subastada que acabó con él y que es el indicador más duro de que vivimos en una sociedad enferma. La ignorancia es felicidad.

It’s been a week already, feeling weak already
Got me at peak, possibility of what could be
Situation is heavy, I’ve got to prove
On February 26th I lost my life too.

To Pimp a Butterfly es un tsunami. La cantidad de capas, texturas, escorzos y guiños que esconde es inabarcable. La magnitud de su momento de forma actual es tal que le ha permitido darse el gusto de lanzar un nuevo disco con el material que descartado de su cañonazo de 2015.

untitled unmastered no tiene título. Sus canciones tampoco. No ha habido promoción, ni noticias previas a su lanzamiento. Salió a la calle y no necesitó más que eso para confirmar que Kendrick Lamar es, antes de cumplir los 30, una parte de la historia del rap.

Rock ‘n’ Draw es una sección que cuenta cada dos semanas historias del pop y el rock de los últimos 80 años que merecen ser contadas. Os proponemos textos breves y las emocionales ilustraciones de Óscar Giménez, especialmente creadas para contar cada historia de un vistazo.

Si quieres ver entregas anteriores, acerca de Eagles of Death Metal y la sala Bataclan, de la muerte del Lemmy Kilmister, la obsesión de David Bowie por el cosmos, el tiempo que PJ Harvey pasó encerrada en una caja acristalada o la soledad de Janis Joplin, las tienes a un clic.

[full_background_video videoId=»8aShfolR6w8″]

Cuando alguien lee que una persona se adelantó a su época, se da a entender que su talento llega antes de ser comprendido. Lo de Kendrick Lamar es el anacronismo en sentido inverso. Si hubiera nacido medio siglo atrás habría encajado igual de bien. O igual de mal.

El rapero de Compton se desliza por la sinuosas colinas del jazz tan libremente, tan desafiantemente, tan apabullantemente que hace cincuenta años también habría sido «uno de los nuestros» entre los genios del género. Incómodo para los cánones e inconformista con el negocio, pero «uno de los nuestros» en el universo del jazz o el funky de quilates. La tentación de dejar la rima en segundo plano existe. Pero se desprecia porque es imposible desdeñar unas palabras que son como un disparo al vientre.

Es, además, una presencia necesaria en el rap militante, el que reivindica toda la dignidad para su raza. Lamar se planta firmemente junto a otros iconos negros de la cultura popular: junto a Tommie Smith y John Carlos en el podio del Estadio Olímpico de México DF o junto a Nina Simone arrojando Mississippi Goddam a la cara del público del Carnegie Hall en 1964. Las cadenas y los barrotes de su actuación en los Grammy de 2016 van a quedar para siempre en la historia de la música.

Ask me what I have accomplished
I don’t know I don’t have conscience
I just load up and start dumpin’ on enemies I’m head hunting
No sympathy, ain’t no love when you in these streets just get something
[…]
Cause ignorance is bliss.

Kendrick Lamar, por Óscar Giménez
Kendrick Lamar, por Óscar Giménez

Lamar mira a la cara al raperismo macarra y le espeta, con claridad, que la ignorancia es felicidad y permite a cualquiera ser un salvaje. Mira al cadáver de Trayvon Martin, al arma subastada que acabó con él y que es el indicador más duro de que vivimos en una sociedad enferma. La ignorancia es felicidad.

It’s been a week already, feeling weak already
Got me at peak, possibility of what could be
Situation is heavy, I’ve got to prove
On February 26th I lost my life too.

To Pimp a Butterfly es un tsunami. La cantidad de capas, texturas, escorzos y guiños que esconde es inabarcable. La magnitud de su momento de forma actual es tal que le ha permitido darse el gusto de lanzar un nuevo disco con el material que descartado de su cañonazo de 2015.

untitled unmastered no tiene título. Sus canciones tampoco. No ha habido promoción, ni noticias previas a su lanzamiento. Salió a la calle y no necesitó más que eso para confirmar que Kendrick Lamar es, antes de cumplir los 30, una parte de la historia del rap.

Rock ‘n’ Draw es una sección que cuenta cada dos semanas historias del pop y el rock de los últimos 80 años que merecen ser contadas. Os proponemos textos breves y las emocionales ilustraciones de Óscar Giménez, especialmente creadas para contar cada historia de un vistazo.

Si quieres ver entregas anteriores, acerca de Eagles of Death Metal y la sala Bataclan, de la muerte del Lemmy Kilmister, la obsesión de David Bowie por el cosmos, el tiempo que PJ Harvey pasó encerrada en una caja acristalada o la soledad de Janis Joplin, las tienes a un clic.

[full_background_video videoId=»8aShfolR6w8″]

Compártelo twitter facebook whatsapp
Paquito el chocolatero: los cuñados que acabaron en todas las fiestas
El bukkake era un castigo para mujeres infieles
Asjabad: una de las ciudades más lujosas, vacías, limpias, exageradas y extrañas del mundo
Amigos que se orinan unos a otros: el hilarante día a día de las comisarías pequeñas
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *