13 de marzo 2014    /   DIGITAL
por
 

El rescate de las abejas menguantes ha empezado

13 de marzo 2014    /   DIGITAL     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

En el año 2011 el Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) daba el zumbido de alerta: «El mundo se está quedando sin abejas». Lo que al principio parecía un problema sin causa conocida que sólo afectaba a Estados Unidos desde 2006, donde lo denominaron Trastorno de Colapso de Colonias (CCD –siglas en inglés-), pronto se propagó a España, a Europa, a Australia, a China, a Japón, a África…

Ese misterioso CCD que provoca la desaparición de las abejas adultas de las colmenas sigue siendo una incógnita no desvelada por completo. Se sabe que es debido a un cúmulo de razones como la afección de virus y bacterias, el cambio climático, la contaminación, los pesticidas y el creciente papel de determinados parásitos que están borrando al volador rayado del mapa. ¿Cómo controlar todo eso para que las abejas dejen de desaparecer? El asunto, lejos de tratarse solo de una peligro para el antófilo fabricante de miel, supone una grave amenaza para las especies agrícolas y vegetales cuya perpetuación depende casi al completo de la tarea polinizadora de estos insectos.

«Los agricultores van a necesitar ayuda para reconstruir estas poblaciones, y eso significa más colmenas y más apicultores», vieron claro Jon, Tristan, Aaron y Annemie, los creadores de Open Source Beehives. Su proyecto, de código abierto y con sede en Denver, Barcelona y Bruselas, lo definen como «la esperanza de lograr que mediante la difusión de diseños de colmenas simples y de bajo costo sea fácil para cualquiera crear la suya propia, y una oportunidad de fomentar la colaboración entre diseñadores, tecnólogos, investigadores y amantes de la abeja».

Dichas intenciones las han materializado en dos tipos de colmenas descargables e imprimibles (el Top Bar Colorado, y el Barcelona Warré) y ahora también en un sistema de hardware y aplicaciones que facilitan el cuidado y el control del estado de estos insectos a nivel global. Para darle viabilidad a este último plan disponen un mes para financiar el proyecto por crowdfunding.

«El objetivo es priorizar la salud de las colonias, hacer la apicultura más accesible, y hacer un seguimiento de la salud de las abejas», explican. En cuanto a estructura, las que ellos han inventado obtienen todas sus piezas de apenas un tablón de madera, «para preservar el medio ambiente»; y en lo que a digitalidad se refiere, han creado la colmena inteligente (en colaboración con Fab Lab Barcelona y Smart Citizen Kit). «Vamos a desarrollar un conjunto de sensores de monitoreo y una plataforma de código abierto que comprende tres niveles tecnológicos: un dispositivo de hardware, un sitio web y la API en línea, y una aplicación móvil».

Su técnica de sensores lo que busca es controlar de manera constante factores como la composición del aire en la colmena, la temperatura, la luz, los niveles de sonido o la humedad. Esos datos son los que facilitarán a apicultores profesionales o aficionados el cuidado de su enjambre, y por otro lado, el que permitirá saber, a escala global, qué es lo que está causando que las abejas desaparezcan del mundo.

20140310015459-SCPlatform

«Son datos que se pueden utilizar no solo para estudiar la salud de colonias», amplían su utilidad, «sino para construir pruebas contundentes que nos permitan hallar las causas del problema y generar cambios en las políticas que logren soluciones fundamentadas».

Los creadores de Open Source Beehives, por un lado, son unos férreos defensores del código abierto porque opinan que «los ciudadanos, en lugar de los gobiernos o de las empresas, puede resolver este problema mediante la adopción de medidas en conjunto». Por otro, son unos enamorados de los melíferos: «Es que no es solo una cuestión de que desaparezca esta especie, que de por sí ya es una especie asombrosa, sino que puede suponer una desestabilización total de nuestros recursos alimenticios. No nos damos cuenta de eso»

20140311145753-Warre04

20140310012644-Image_-_Sensors_-_Smart_Citizen_1

20140310000219-Flyer

 

 

En el año 2011 el Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) daba el zumbido de alerta: «El mundo se está quedando sin abejas». Lo que al principio parecía un problema sin causa conocida que sólo afectaba a Estados Unidos desde 2006, donde lo denominaron Trastorno de Colapso de Colonias (CCD –siglas en inglés-), pronto se propagó a España, a Europa, a Australia, a China, a Japón, a África…

Ese misterioso CCD que provoca la desaparición de las abejas adultas de las colmenas sigue siendo una incógnita no desvelada por completo. Se sabe que es debido a un cúmulo de razones como la afección de virus y bacterias, el cambio climático, la contaminación, los pesticidas y el creciente papel de determinados parásitos que están borrando al volador rayado del mapa. ¿Cómo controlar todo eso para que las abejas dejen de desaparecer? El asunto, lejos de tratarse solo de una peligro para el antófilo fabricante de miel, supone una grave amenaza para las especies agrícolas y vegetales cuya perpetuación depende casi al completo de la tarea polinizadora de estos insectos.

«Los agricultores van a necesitar ayuda para reconstruir estas poblaciones, y eso significa más colmenas y más apicultores», vieron claro Jon, Tristan, Aaron y Annemie, los creadores de Open Source Beehives. Su proyecto, de código abierto y con sede en Denver, Barcelona y Bruselas, lo definen como «la esperanza de lograr que mediante la difusión de diseños de colmenas simples y de bajo costo sea fácil para cualquiera crear la suya propia, y una oportunidad de fomentar la colaboración entre diseñadores, tecnólogos, investigadores y amantes de la abeja».

Dichas intenciones las han materializado en dos tipos de colmenas descargables e imprimibles (el Top Bar Colorado, y el Barcelona Warré) y ahora también en un sistema de hardware y aplicaciones que facilitan el cuidado y el control del estado de estos insectos a nivel global. Para darle viabilidad a este último plan disponen un mes para financiar el proyecto por crowdfunding.

«El objetivo es priorizar la salud de las colonias, hacer la apicultura más accesible, y hacer un seguimiento de la salud de las abejas», explican. En cuanto a estructura, las que ellos han inventado obtienen todas sus piezas de apenas un tablón de madera, «para preservar el medio ambiente»; y en lo que a digitalidad se refiere, han creado la colmena inteligente (en colaboración con Fab Lab Barcelona y Smart Citizen Kit). «Vamos a desarrollar un conjunto de sensores de monitoreo y una plataforma de código abierto que comprende tres niveles tecnológicos: un dispositivo de hardware, un sitio web y la API en línea, y una aplicación móvil».

Su técnica de sensores lo que busca es controlar de manera constante factores como la composición del aire en la colmena, la temperatura, la luz, los niveles de sonido o la humedad. Esos datos son los que facilitarán a apicultores profesionales o aficionados el cuidado de su enjambre, y por otro lado, el que permitirá saber, a escala global, qué es lo que está causando que las abejas desaparezcan del mundo.

20140310015459-SCPlatform

«Son datos que se pueden utilizar no solo para estudiar la salud de colonias», amplían su utilidad, «sino para construir pruebas contundentes que nos permitan hallar las causas del problema y generar cambios en las políticas que logren soluciones fundamentadas».

Los creadores de Open Source Beehives, por un lado, son unos férreos defensores del código abierto porque opinan que «los ciudadanos, en lugar de los gobiernos o de las empresas, puede resolver este problema mediante la adopción de medidas en conjunto». Por otro, son unos enamorados de los melíferos: «Es que no es solo una cuestión de que desaparezca esta especie, que de por sí ya es una especie asombrosa, sino que puede suponer una desestabilización total de nuestros recursos alimenticios. No nos damos cuenta de eso»

20140311145753-Warre04

20140310012644-Image_-_Sensors_-_Smart_Citizen_1

20140310000219-Flyer

 

 

Compártelo twitter facebook whatsapp
La Gaîté Lyrique: el milagro de la resurrección
Por qué Instagram es la red social favorita de las marcas
Enlaces patrocinados para conseguir trabajo
Everyday, o la manera de ver lo viejos que nos hacemos
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 8
  • JAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAAJAJAJAJA deja de traumatizarme! ya se me habia olvidado este asunto jajajajaja

  • Comentarios cerrados.

    Publicidad